Las mujeres del Grupo de Investigación Stellae nos unimos a la campaña #MulleresUSC.

Como grupo de Investigación  conformado en su mayoría por mujeres, somos plenamente conscientes de las dificultades constantes que encontramos en nuestro ámbito personal y ejercicio profesional, producto de un machismo estructural.

Por ello, secundamos el manifiesto de la Asamblea de Mujeres Trabajadoras de la USC; estamos juntas contra el machismo estructural que afecta a nuestro sector al igual que a los demás sectores laborales:

1.   Techo de cristal o segregación vertical. Solo somos un 23,3% de catedráticas, un 48,2% en la máxima categoría del personal de administración y servicios y un 30,8% de coordinadoras de grupos de investigación.

2. Segregación horizontal. Seguimos estando masivamente en las especialidades tradicionalmente femeninas y las que más se relacionan con el cuidado.

3.    Representación política. A pesar de los avances de los últimos años, la participación en los órganos de representación sigue siendo menor que la presencia real en la universidad en todos los sectores.

4.  Corresponsabilidad y cuidados. La universidad debe asumir cómo estratégico un cambio de horarios y organización del trabajo para hacer de la conciliación y de la corresponsabilidad un hecho y no solo un derecho.

5.     Acoso sexual y laboral. Se hace imprescindible  erradicar de una vez el terrorismo de la violencia de género. Queremos sentirnos seguras y libres en las aulas, en los centros de trabajo y en los campus.

6.  Conocimiento parcial. La perspectiva de género sigue sin estar introducida en la producción del conocimiento y en la formación del estudiantado. Es por eso que  se genera un conocimiento y una transmisión del saber que sigue reproduciendo los sesgos de género.

7.   Imagen y la comunicación institucional con perspectiva de género. Hace falta visibilizar las contribuciones de las mujeres en las labores de docencia e investigación. Hasta el momento, la USC solo reconoció con la distinción  Honoris Causa a una única mujer.

8.   Atención a la salud femenina. Las mujeres somos diagnosticadas de trastornos de ansiedad y  psicosomáticos mucho más a la ligera que los hombres. Hace falta dotar de medios humanos y materiales al servicio de salud de la USC para que pueda atender nuestras dolencias en tiempo y forma.