Invitados a la reflexión, inmersos en las nuevas tecnologías.

Reparando de nuevo en lo nombrado en la sesión interactiva de ayer, destaco el término infoxticación. Hoy en día contamos con demasiada información, incluso cuando ni nos interesa. A través del correo electrónico, por ejemplo, recibimos al día correos de publicidad, algunos peligrosos que contienen virus para intentar que caigamos en la trampa... Se conoce como sobrecarga de información. 

Cuando buscamos información sobre un tema de interés en Google, por ejemplo, suelen aparecer incluso millones de entradas que ni si quiera llegamos a leer por la imposibilidad que ello acarrea. Además tampoco podemos estar seguros de qué información es veraz, cuál está incompleta... 

Considero que el principal método para poder "superar" dentro de unas posibilidades la infoxicación, en cuanto a la información que deseamos, es la importancia de conocer medios para seleccionar la información en base a una serie de criterios como la validez, la actualidad, la fiabilidad... Con esto me refiero a llegar a ser críticos en lo que se refiere a la selección de información. 

Leyendo el texto de Burbules se destacaba la importancia de consultar diversas fuertes pero, sobre todo, de dudar de la información que encontramos. Preguntarse qué puede faltar o qué es necesario. También podemos dar uso a buscadores que no sean tan corrientes o a los que no estemos tan acostumbrados como Dialnet con la finalidad de ser más selectivos en nuestra búsqueda.

En cuanto a la manera de controlar aquella información que no queremos (publicidad, spams...) indagando un poco en Internet se sugerían rastreadores de información, barras que suprimen esas ventanas emergentes que tanto molestan... etc.

Por último, reflexionando sobre este tema, en general, comprendí lo que el mismo texto de Burbules me había hecho pensar con anterioridad: nosotros usamos las nuevas tecnologías y ellas nos usan a nosotros. Ya no sé hasta qué punto domino dichas herramientas. No sé si ellas me controlan más de lo que yo las controlo. Comienzo a realizar una mirada más exhaustiva hacia las mismas con la finalidad de descubrir hasta qué punto influyen en mi vida cotidiana y descubro que su influencia va más allá de lo que se puede ver. 

Es por ello por lo que os invito a la reflexión: ¿somos dueños de las tecnologías o ellas se acaban apoderando de nosotros?

Comentarios

  • xeila raposo rodríguez

    En este sentido, y respondiendo a tu pregunta, yo creo que debemos ser dueños de las tecnologías sin embargo a medida que progresa el tiempo la tecnología se adueña de nosotros, de nuestra intimidad, de nuestras opiniones y pensamientos, acabandonos por enloquecer. Y una de los motivos de esto es porque las personas que crean las tecnologías lo hacen con fines beneficiosos y muchas veces macabros, en sentido de querernos adicionar a ellos y después no separarnos. Un ejemplo es la infinidad de redes sociales que existen ahora en la sociedad, ¿qué persona no tiene un facebook, un twitter, o un hotmail? Sería impensable pensar en un mundo sin redes. En tanto a lo de cuidar y obtener la mejor información sería la solución, sin embargo la vagancia puede más, es más fácil, copiar y pegar.