Nueva imagen de Siria a través de la profesora Nusa Ouis

El pasado martes 18 de Febrero fuimos partícipes de una clase magistral de la mano de Nusa Ouis sobre Siria. Al principio, desde mi punto de vista, todos teníamos una concepción preconcevida de lo que conforma el país de Siria (basado fundamentalmente en la situación bélica del país) que, con el paso de los minutos durante esta clase, esta imagen se fue disipando gracias a las aportaciones diversas de Nusa.

Tras esta pequeña introducción lo que más destacaría de esta clase fue que la mayoría de las escuelas en Siria eran públicas, con unas instalaciones y unas clases "modernas", donde primaban el uso de las TIC, sobre todo en secundaria en adelante. Uno de los aspectos que más me impresionó fue la llamada "Escuela Moderna". Esta es un proyecto llevado a cabo entre Siria y Japón, donde participan tanto adultos como jóvenes en prol del avance educativo en el país de Siria. Otros aspectos a señalar, es el papel tan presente de las tecnologías en el aula (en primaria casi nada) destacando, por ejemplo, el trabajo en grupo de unos alumnos/as en un mapa digital que se situaría en las paradas de autobuses, el cual avisaría a los usuarios, entre otras cosas, de los restaurantes más cercanos; la construcción de un robot capaz de lanzar una pelota e incluso correr a la misma velocidad que un perro (pensado para utilizar en espionajes, etc), etc. También señalaría que la educación es tanto para niños como para niñas (eliminación del estereotipo de que las niñas no estudian igual que los hombres). Otro aspecto es la importancia que se le da al aprendizaje de idiomas (sobre todo Inglés) a través de instalaciones de programas que avisan a sus usuarios de si los verbos están bien conjugados o no, o incluso el uso de Skype para que los niños/as aprendiesen inglés con niños de otros países (nativos).

En el contexto universitario, las tecnologías siguen primando en la educación destacando, por ejemplo, un programa de ordenador capaz de aprovechar la energía solar y calentar una casa, dos móbiles conectados a bluetooth capaces de calentar agua, etc.

Por otro lado, me pareció muy importante la inclusión de la gente discapacitada en actos como disponer de una impresora que imprime directamente del ordenador al papel en Braille o poder navegar por la red por control de voz.

Con todo esto, por desgracia, no todo es un camino de rosas en Siria, ya que aunque una clase normal en Siria suele ser de 15 personas (aproximadamente), la situación actual debido a la guerra es muy distinta. En algunos colegios, en las aulas hay casi 100 estudiantes de entre 6 y 12 años (todos juntos) y con tan solo 2 horas de clase al día. A esto, además, se le suma que en el aula hay varios profesores que tienen el inconveniente de coordinarse para adaptarse a las distintas necesidades de los alumnos (muchos alumnos/as ni siquiera disponen de edificio escolar). Por si esto fuese poco, en Siria disponen de 2 horas de electricidad al día lo que complica mucho más el día a día. Nusa, ante esto, destacó la importancia que tienen las tablets en estas situaciones por que se cargan muy rápido y pueden contener y enviar los libros y documentos necesarios. Otra factor negativo que destacaría sería que el Internet que disponen en las aulas es por cable (no WIFI), lo que complica aún más las imparticiones de las clases debido a su escasa rapidez.

Por último, pero no por ello menos importante, descaría con mayúsculas la NECESIDAD de los niños por APRENDER. Esto se podría ver reflejado, por ejemplo, cuando un pequeño grupo de niños/as de pequeña edad se juntaban en grupos para charlar y aprender los unos de los otros. Por otra parte, destacaría la gran imaginación de los niños, ya que, debido a la falta de dinero de sus familias estos montaron un pequeño teatro con una caja y un movil.

En definitiva, creo que aunque se nos mostró una imagen de Siria muy tecnológica y con una educación bastante avanzada, por desgracia, desde mi punto de vista, todos los puntos buenos de la exposición quedaron empañados por la desgracia que sufre Siria en estos momentos debido al conflicto bélico que se está a producir en el país. 

Finalmente, pienso que es muy triste que personas como Nusa tengan que "escapar" de su país y pensarse muy seriamente si volver a su país o no por situaciones que no son de su competencia, ya que, personas como ella, constituirían un gran motor para llevar a flote la situación actual de Siria.