Escuela 2.0

Indagando acerca de las políticas educativas en cuestión de TIC, he descubierto que el último proyecto aplicado en ese contexto es el llamado Proyecto Escuela 2.0, aplicado en el anterior gobierno.

La Escuela 2.0 tenía por objetivos dotar a los centros educativos de suficientes ordenadores para alumnos y profesores, así como de aulas virtuales y acceso a Internet; formar al profesorado en la utilización de estas nuevas tecnologías y la plataforma virtual; usar ésta para poder tener disponibles diversos documentos en formato digital y, por último, implicar a alumnos y familias para que adquiriesen las competencias necesarias para manejar las nuevas tecnologías y se interesasen por ellas.

Este proyecto estaba pensado para aplicarse en 5º de Primaria, y más adelante se amplió a 6º de Primaria y 1º y 2º de la ESO.

Informándome en profundidad acerca de la aplicación de este proyecto, descubrí que cada Comunidad Autónoma lo aplicó como creyó conveniente dentro de sus propias posibilidades, pero se obtuvieron más o menos los mismos resultados. Se dotó a los centros participantes de más o menos ordenadores, aunque en algunos casos no se llegó a cumplir la premisa de "1 ordenador por niño". También se los dotó de conexión a Internet. Y se formó a los profesores en la utilización de la plataforma Moodle, que usarían para crear sus aulas virtuales. Sin embargo, el proyecto no tuvo un impacto importante en las aulas españolas, por diversas razones. Para comenzar, la formación de los profesores era muy básica, y esto provocó que muchos no supiesen bien cómo utilizar los ordenadores y cómo sacarles partido. Además, debe tenerse en cuenta el rechazo de muchos de los profesores a la implantación de estas nuevas tecnologías, así como la reticencia a cambiar drásticamente de metodología educativa para integrar los nuevos recursos en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Considero que debería haberse profundizado más en la formación de los profesores. Quizá si la formación hubiese sido más exhaustiva, sin dar nada por supuesto, enseñando a los profesores a utilizar sus nuevos recursos (pizarras electrónicas, ordenadores, proyectores) y, una vez consigan controlar el recurso y sepan sacarle el mayor partido, implantarlos en las aulas para poder adaptar su metodología a éstos y aprovechar al máximo los recursos para enseñar; los resultados habrían sido distintos. El intento de implantación de las nuevas tecnologías en el sistema educativo español estuvo bien, pero opino que tuvo el gran fallo de no darle la importancia necesaria a la formación previa del profesorado. 

 

Fuente principal:

- Página web del Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado: http://www.ite.educacion.es/escuela-20