Las TIC en mi centro de prácticas

Una de las tareas que nos habían sido encomendadas para realizar durante el período de prácticas era observar en el centro la relación o el uso que hacen de las nuevas tecnologías.

En mi caso, hice los dos prácticums (3º y 4º) en el mismo centro de Educación Especial. Se trata de un colegio que atiende exclusivamente a alumnos de Educación Especial.

El primer período de prácticas estuve en el aula de estimulación multisensorial, aula que cobra gran relevancia en el desarrollo de estos niños, pues la estimulación tiene efectos muy positivos en ellos.  En esta aula, todos los elementos pueden considerarse “nuevas tecnologías”, pues hace no muchos años era impensable llegar a contar con ellos; se trata de cama vibratoria, columna de burbujas, paneles de esencias, luces de diferentes colores y formas, proyectores… Todos los alumnos que acudían a las sesiones de estimulación multisensorial tenían acceso a cada uno de estos elementos, de modo que se les permitía manipularlos y utilizarlos siendo ellos mismos los que se elegían.

Además de estar en el aula de estimulación multisensorial, tuve contacto con las demás aulas del centro. En ellas, la presencia de nuevas tecnologías era mucho más limitada; todas las aulas cuentan con un ordenador, que en algunos casos sólo utiliza el profesor. En  todas las aulas hay una pizarra tradicional, la cual sólo se utiliza en las aulas de los mayores. La única pizarra digital del centro se encuentra en la biblioteca, por tanto, las diferentes clases tienen que turnarse para ir a este espacio y poder hacer uso de la pizarra. Si bien es cierto que la mayoría de los profesores se implicaban activamente en enseñarles a los alumnos a usar el ordenador o la pizarra digital (cada alumnos dentro de sus posibilidades), también había dos que evitaban en todo momento hacer uso de los mismos, pues consideraban demasiado “complicado” intentar que sus alumnos empleasen este tipo de herramientas sin romper o estropear algo. Las clases de estas dos profesoras acudían igualmente a la biblioteca pero no usaban para nada la pizarra digital, del mismo modo que su aula el ordenador era para uso exclusivo de la profesora.

El segundo período de práctica tuve un contacto mucho más directo con las aulas, pues mis prácticas transcurrieron en una de ellas. En esta, tampoco había demasiados recursos tecnológicos; sólo un ordenador y juguetes adaptados.

En este caso, la profesora estaba muy implicada en el uso de las nuevas tecnologías en el aula, ya que consideraba que podía traerles múltiples beneficios a sus alumnos. Diariamente, colocaba a cada uno de los alumnos frente al ordenador para realizar con ellos algunas actividades. Debido a sus grandes limitaciones se trataba siempre de actividades muy básicas pero que a ellos les suponían un gran esfuerzo. Viendo que el teclado normal y el ratón se les hacían muy incómodos, y en ocasiones imposibles de manejar, pidió que se le consiguiese un teclado y un ratón adaptado para facilitar el uso del mismo. Aunque tardó bastante tiempo en conseguirlo, finalmente se hizo con el teclado y el ratón adaptado; el teclado tiene las teclas mucho más grandes y de colores, y el ratón constaba de una bola grande que hacía mucho más fácil su utilización.

Durante el curso pasado, varios profesores se reunieron para crear un grupo de trabajo donde se estudiaban las posibilidades de incluir las tablets en las aulas, y este curso las han incluido. Cada semana, las utilizan dos días, centrándose sobre todo en juegos que favorezcan la memoria y la atención y percepción. Dado que la mayoría de los alumnos mostraban un gran interés por el uso del ordenador, la implantación de las tablets en el aula resulta muy motivadora para ellos.

En difinitiva, en el centro se van incluyendo poco a poco las nuevas tecnologías, mediante iniciativas como esta para favorecer el desarrollo de los alumnos. Es cierto que muchas veces los avances son mínimos, pero el simple hecho de ver la motivación con la realizan las actividades que se les proponen ya merece mucho la pena.

Personalmente creo que es una pena que la situación económica actual influya tanto en la dotación de recursos a los centros, ya que por ejemplo el caso de la pizarra digital está claro que insuficiente una para todo el centro, pues tienen que turnarse 10 clases para utilizarla, con suerte, una hora a la semana.

Obviamente queda mucho por hacer en este ámbito, pero creo que con la implicación activa del profesorado pueden hacerse grandes cosas.

Os dejo el enlace del blog del centro para que les echéis un vistazo si os interesa.

http://ceeabarcia.blogspot.com.es/