Narración Transmedia

Tal y como ya hemos mencionado en numerosas ocasiones, las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) han creado un nuevo espacio de comunicación así como creación y compartición de conocimiento. Este nuevo espacio, no sólo presenta nuevas reglas y retos tanto técnicos como éticos sino que permite la expansión de los cauces de expresión articulando nuevas formas de entender las obras creativas. Dentro de estas nuevas formas de expresión y creación se enmarca el transmedia, una extensión del espíritu creativo que no entiende de fronteras entre diferentes plataformas y espacios.

El transmedia

 Algunas de las definiciones más extendidas de transmedia (Jenkins, 2010) lo entienden como una técnica de expresión cuya característica principal es el uso de múltiples plataformas y medios que de forma conjunta dan lugar a una experiencia creativa imposible de entender sin la correcta sincronización de todo esos medios. Es decir, no se trata de replicar una misma experiencia creativa en diferentes formatos sino de aprovechar el potencial de cada uno de ellos para construir una parte del todo que representa la obra en su conjunto.

En este sentido, el transmedia es una tendencia natural de convergencia de formatos y medios que emergen una vez los creadores disponen cada vez de más medios de expresión con características y ventajas diferenciadas (Gaur, 1999). Al igual que en el pasado convergieron diferentes géneros literarios, en la actualidad no sólo los entornos digitales convergen entre ellos sino con otros formatos tradicionales.

Adicionalmente, una creación que aprovecha de forma síncrona las posibilidades que ofrecen diferentes espacios creativos no sólo se puede beneficiar de esa diversidad sino que el discurso puede ganar fuerza de manera exponencial a medida que cada una de las partes aporta un elemento diferencial y único al conjunto.

Sin embargo considero que el mayor reto que presenta el transmedia es que resulta complejo de gestionar para obtener obras de calidad que realmente sorprendan. Si ya de por si diseñar, planificar y ejecutar una obra creativa de la naturaleza que sea es complejo, integrar adecuadamente diferentes entornos y formatos de manera que su unión se muestre armoniosa y equilibrada resulta de especial dificultad. Quizás esta sea la razón por la cual el transmedia está teniendo un arranque lento y progresivo puesto que resulta una técnica compleja que requiere de experimentación de cara a la búsqueda de nuevos horizontes creativos tal y como llevan haciendo desde finales de los ’90 las industrias del videojuego o del cine con ejemplos como los juegos de realidad alternativa (que integran experiencias en mundos virtuales y el espacio físico real tratando de difuminar la barrera entre ambos).

Una de las ventajas del transmedia, por la cual está suscitando el interés de diversas industrias y sectores (especialmente el audiovisual y de marketing), es que por su propia naturaleza permite reforzar la imagen de marca y la permeabilidad de los mensajes transmitidos al integrarlos de una manera más estructural en el entorno diario de las personas. Algunas campañas de marketing viral ya llevan años explorando estas técnicas de convergencia para potenciar la penetración de productos y servicios en su público objetivo con experiencias más inmersivas y participativas (especialmente los segmentos más jóvenes de la población).

¿Hacia dónde vamos?

Antes hablaba de una tendencia, la convergencia, que se percibe en nuestra sociedad a diferentes niveles ya sea el económico (un ejemplo sería la propia eurozona), tecnológico (tan sólo miremos el ejemplo de nuestros teléfonos móviles) o cultural (cada vez las costumbres, hábitos se intercambia más rápido y con mayor intensidad). ¿Quiere decir esto que tendemos hacia la homogeneidad? De ningún modo, simplemente significa que existen diferentes fuerzas que están creando estas tendencias de convergencia que en el caso que nos ocupa se traduce en una división cada vez menos clara entre los diferentes medios y formatos de expresión y creación. Sin embargo, estas fuerzas convergentes, que en ocasiones proceden de grandes industrias como la audiovisual, se contraponen a las naturales fuerzas divergentes que emergen principalmente de la propia necesidad creativa de los autores por buscar nuevas maneras de expresión.

De hecho, existen autores como Jenkins que, aun reconociendo la existencia de tendencias convergentes, llaman la atención sobre el hecho de que este no será ni mucho menos el estado último al que tenderán los medios de expresión y creación. Muy al contrario, este mismo autor ya postulaba en 2001 la convergencia de formatos y su explosión en multitud de formas creativas diferentes (Jenkins 2001). Desde este punto de vista, las “viejas” plataformas de comunicación no sólo no desaparecen sino que se integran e hibridizan con entornos nuevos para dar lugar a otras nuevas que se añaden a la gran variedad de formas de expresión que surgen.

En este sentido, otra tendencia o manifestación del transmedia es el que se da todos los días de forma natural y no intencionada mediante el uso de diferentes espacios virtuales (Facebook, Twitter, Second Life…) y el propio entorno físico. En la actualidad las historias que ocurren en todos estos entornos se entrelazan de forma colectiva y compleja dando lugar a relatos no intencionales que discurren al compás de las masas. Aunque algunos autores discrepan sobre la categorización de estos comportamientos, son un reflejo más de que las barreras entre espacios y formatos se están difuminando de modo progresivo e intuitivo. Al mismo tiempo, estas modalidades colectivas de creación permiten diferentes niveles discursivos que hacen que el mismo “relato” se pueda percibir de forma muy diferente en base a la implicación y perspectiva de diferentes personas. Este aspecto heterogéneo y personal es, precisamente, una de las riquezas de estas manifestaciones de transmedia.

Fuentes bibliográficas

Jenkins, H. (2010). Transmedia storytelling and entertainment: An annotated syllabus. Continuum: Journal of Media & Cultural Studies, 24(6), 943-958.

Gaur, R. D. (1999). Flora of the district Garhwal, North West Himalaya. Transmedia.

Jenkins, H. (2001). Convergence? I diverge. Technology review, 104(5), 93.

Finalmente me gustaría compartir un interesante vídeo sobre la narrativa transmedia en la publicidad que expone brevemente y de manera muy ilustrativa el concepto de "transmedia".

 

Fuente: