• Blogs
  • Alba Besada Estévez
  • Reflexión sobre las políticas educativas de integración de las TIC en el aula: las posibilidades...

Reflexión sobre las políticas educativas de integración de las TIC en el aula: las posibilidades del Cloud Computing

Recientemente he inaugurado una serie de entradas enfocadas a reflexionar en torno a las políticas educativas de integración de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) con una entrada sobre la formación inicial de los docentes.

En esa entrada se identificaban algunos aspectos que requerían una mayor atención por parte de la política educativa como reforzar las carencias formativas de los docentes que se formaron bajo planes de estudio más antiguos o crear unos estudios superiores específicos que den acceso a la docencia en educación secundaria.

Igualmente, se apuntaba a la necesidad de mejorar las políticas de formación continua articulando actuaciones transversales continuadas al tiempo que se fundamente en la cooperación y reflexión colectiva de diversos perfiles profesionales en torno al mundo de la educación (a modo de grupos multidisciplinares de trabajo que se reúnan mensualmente para reflexionar en torno a las TIC en el ámbito educativo).

Sin embargo, políticas de esta naturaleza no sólo requieren recursos (que se deben priorizar respecto a la mera dotación de equipos) sino que harían necesario ampliar las horas de investigación y formación de los docentes y, por tanto, la ampliación de las plantillas actuales junto con la racionalización de las horas lectivas. De hecho, siempre me ha llamado la atención como España es uno de los países del mundo en los que los docentes dedican a horas lectivas una proporción mayor de su jornada laboral (más del 60%) frente a países como Japón en donde los docentes tienen más diversificada su labor (menos del 40%; fuente Panorama de la Educación, indicadores de la OCDE 2013). Si tenemos en consideración que las horas lectivas son sólo una de las funciones del docente junto con la formación, la investigación, la preparación y reflexión en torno a las sesiones, la socialización en el centro (organizar actividades, compartir experiencias con sus colegas…) o el diálogo con los tutores; está claro que resulta imposible que puedan responder a todos estos retos del modo correcto si la docencia les absorbe más del 60% de si tiempo.

En la entrada que nos ocupa dejaré a un lado el tema de la formación de los docentes para debatir en torno a aspectos más tecnológicos de la integración de las TIC en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Cambiar de paradigma: Cloud Computing

Normalmente pensamos en las TIC como “aparatos” físicos como ordenadores o pizarras digitales en los que se instala software (programas) que nos permiten llevar a cabo diversas tareas. En algunos casos la integración de software y hardware puede hacer que desde fuera parezcan un conjunto más o menos homogéneo pero siempre existe esta dualidad.

En el caso de las políticas educativas, durante años hemos visto cómo se primaba la dotación de recursos respecto a otros factores como la reflexión en torno a su uso o la formación en torno a las nuevas posibilidades de aprendizaje que abren (remito al lector a mi entrada “Análisis de factores indiciarios del efecto de las TIC en la calidad educativa”). Tal y como se ha mencionado recientemente en una de las últimas sesiones presenciales de docencia, estas situaciones desembocaron en la infrautilización de recursos o incluso en su abandono por obsolescencia tecnológica. Este es uno de los problemas del hardware, los requisitos del software en ocasiones hacen que equipos antiguos queden inservibles para las nuevas herramientas. Adicionalmente, los entornos educativos carecen aún de estándares asentados lo cual hace que en otras situaciones puedan existir problemas de incompatibilidad si se opta por cambiar de plataforma tecnológica.

Una forma de intentar esquivar algunos de estos problemas sería emplear estándares abiertos pero si se hace de forma local (como en Extremadura) estas políticas sólo fragmentan el mercado, aíslan educadores y no suponen ninguna ventaja real. Es necesario impulsar estas políticas a un nivel global supranacional para que puedan ser verdaderamente exitosas. En este sentido lo ideal sería establecer unos estándares de interoperabilidad comunes para que, independientemente de si se emplean plataformas libres o propietarias, todas ellas puedan interactuar bajo unos términos comunes y pedagógicamente consistentes.

En otro orden, las limitaciones que impone la evolución del software y las limitaciones del hardware para atender a esta evolución suponen una gran disyuntiva. El ejemplo más palpable lo podemos encontrar en las consolas de videojuegos. Sistemas de entretenimiento que requieren de potentes configuraciones de hardware que, en unos pocos años, ya han quedado obsoletas. Debemos fijarnos en mercados como este o el del entretenimiento porque son entornos TIC mucho más maduros que el educativo que se están enfrentado a retos tecnológicos similares. Por lo tanto, y siempre salvando las distancias, podemos extraer interesantes lecciones de la evolución reciente de estos entornos. En ambos casos (videojuegos y multimedia) vemos una tendencia común hacia servicios en la nube que permiten romper la simbiosis local entre hardware y software. La misma tendencia se está dando en los entornos corporativos en donde cada vez es más común que las empresas se interesen por estos servicios por motivos de coste y escalabilidad.

El ejemplo más claro son las consolas de videojuegos. El modelo de negocio más común en este mercado es el de obtener ingresos a partir del software ya sea por la venta y/o distribución de videojuegos como por el cobro de royalties asociados al uso de ecosistemas (que vienen a ser como tasas que imponen los fabricantes de los entornos para que otras empresas puedan sacar sus videojuegos para ellos). En este escenario, el hardware no produce apenas beneficios (o genera pérdidas) convirtiéndose en un mal menor necesario para crear una base de usuarios a la que posteriormente vender el software.

Aunque en otro sentido, en el mundo de la educación se da una disyuntiva similar. Lo que importa de verdad son los entornos educativos que permite crear el hardware y las interfaces (pantalla, pizarra…) son más o menos estables. Cuando en una escuela los equipos físicos quedan obsoletos porque ya no pueden dar cabida a los nuevos entornos educativos virtuales (software) se da la misma disyuntiva que cuando una empresa debe sacar un nuevo hardware.

La solución que han encontrado (o están encontrando) en algunos mercados son los servicios en la nube. Básicamente suponen llevar a Internet lo que normalmente ejecutamos en local (ya sea un videojuego o una aplicación educativa). Ello supone una gran ventaja: ya no estamos limitados al hardware de que disponemos físicamente de manera local y la escalabilidad de recursos es mucho mejor. Imaginemos que la Xunta de Galicia crea un CPD (centro de procesado de datos) en el que instala software educativo que comparten todos los centros educativos de la comunidad. En primer lugar se centralizarían recursos lo cual permitiría una mayor eficiencia. Del mismo modo, en los centros educativos se liberaría al personal de tareas tediosas ya que los equipos que manejaría apenas requerirían de instalaciones o mantenimiento. Por si fuese poco, sería más sencillo trabajar de forma colectiva y compartir experiencias de aprendizaje con otros centros en un entorno común. En este escenario sería mucho más sencillo instalar un nuevo software o mejorar el hardware ya que no sería necesario cambiar cada terminal de cada colegio. Los terminales de los centros educativos serían poco menos que visualizadores que representarían el resultado de la ejecución remota de las aplicaciones en servidores centrales. Esto reduciría las necesidades de nuevo hardware a interfaces nuevas que puedan asentarse en el futuro (como gafas interactivas) que en todo caso podrían seguir conectándose a las mismas aplicaciones en la nube por lo que más que sustitutivas serían complementarias.

Una de las claves del modelo propuesto basado en aplicaciones en la nube es que se reducirían ampliamente las necesidades de cambiar regularmente los terminales físicos en los centros educativos.

Aunque estos modelos presentan retos como la privacidad o la seguridad, no se trata de problemáticas que no existan ya en la actualidad. Por otro lado, los entornos centralizados tienen debilidades intrínsecas que requieren de una atención especial (como tener servidores de respaldo y réplicas para evitar que todos los centros educativos se queden sin servicio si se caen los servidores centrales). Otra de las debilidades que este modelo es que requiere de conexión a Internet, de la mejor conexión a Internet que podamos disponer. En este sentido el PDBL de la Xunta de Galicia ya está dotando de conexión a Internet de calidad a la práctica totalidad de los centros educativos (en muchos casos conexiones de alta capacidad HFC o de fibra óptica). Por lo tanto no parece que el acceso a Internet vaya a ser una gran problemática en la mayor parte de los casos. Los despliegues de 3G en el rural y de 4G en las ciudades están haciendo que cada vez nuestra realidad sea la de la filosofía “always on line” (siempre conectado) que se debe transferir a los entornos educativos como el “siempre aprendiendo” (y si puede ser de un modo coherente, guiado y planificado mucho mejor). Por todo ello seguramente el futuro de los entornos educativos sea que estos se integren en nuestros terminales más cotidianos como smartphones o televisores inteligentes de modo que demos un sentido educativo lo más profundo y enriquecedor posible a toda nuestra existencia.

Educación basada en servicios en la nube ¿una realidad?

En parte el modelo de servicios en la nube ya existe. De hecho plataformas como el Stellae no requieren de instalaciones especiales ni de evoluciones hardware al basarse en entornos web estándar. Sin embargo, lo que propongo en un enfoque mucho más integral y completo, una nueva manera de entender los servicios educativos desde el punto de vista tecnológico que permita racionalizar el gasto y obtener el mayor retorno posible de las inversiones que se hagan en hardware minimizando la obsolescencia de los equipos adquiridos.

Conclusiones

Hoy en día vivimos en un mundo cada vez más conectado, iniciativas como el PDBL de la Xunta de Galicia intentan facilitar que esa realidad alcance a todos los territorios y ciudadanos. En esta entrada he introducido algunas de las ventajas que tendría explorar las posibilidades de los servicios en la nube para articular entornos educativos innovadores que permitan abordar algunos de los retos tradicionales como la obsolescencia tecnológica apostando por soluciones tecnológicas abiertas, estandarizadas y fundamentadas en modelos centralizados más eficientes y escalables y menos dependientes de las características del hardware instalado localmente. Este modelo ya se está abriendo paso en mercados como el del entretenimiento multimedia, los videojuegos o los entornos de trabajo empresariales en donde parece proporcionar respuestas a algunos retos que plantean semejanzas con los existentes en entornos educativos.

Fuentes bibliográficas

Panorama de la Educación, indicadores de la OCDE 2013 (Informe español)

https://www.mecd.gob.es/dctm/inee/internacional/panoramadelaeducacion2013informe-espanol.pdf?documentId=0901e72b816996b6

How Can Cloud Computing Help In Education?

http://cloudtweaks.com/2011/02/how-can-cloud-computing-help-in-education/

Revolución multimedia de los servicios cloud

http://tecno.americaeconomia.com/noticias/cloud-computing-la-nueva-revolucion-en-la-industria-de-videojuegos

En mayo de 2013, en torno a 200 centros ya disponían de conexiones a Internet de 100 Mbps gracias al PDBL de la Xunta de Galicia

http://amtega.xunta.es/portal/actualidade/novas/2013_04_30_banda_larga.html?__locale=es

Recientemente el número ya era de 240

http://www.diariodeferrol.com/articulo/ferrol/plan-banda-larga-xunta-llega-montojo-y-juan-langara/20140331230935080282.html

Análisis tecnológico del cloud computing

http://mobiledevices.about.com/od/additionalresources/a/Cloud-Computing-Is-It-Really-All-That-Beneficial.htm