Análisis de la integración de las TIC en el sistema educativo de Corea del Sur

En su día elaboré una entrada en la que se hacía un amplio análisis respecto de más de una veintena de indicadores vinculados a la integración de las TIC en las aulas que cubría desde factores de equipamiento físico (ordenadores, portátiles, pizarras digitales…) hasta indicadores de uso efectivo de las TIC en el aula pasando por acceso a Internet o existencia y uso de plataformas digitales de enseñanza-aprendizaje (remito al lector a mi entrada “Análisis de factores indiciarios del efecto de las TIC en la calidad educativa”).

En esa ocasión mi interés era analizar, en países de nuestro entorno (mayoritariamente europeos) la evolución durante los últimos 10 años de las políticas de integración de las TIC en el aula vinculándolas a la evolución de esos mismos sistemas educativos en la comparativa PISA no tanto para identificar tendencias particulares sino para buscar indicios de factores determinantes en el desarrollo de la calidad educativa. Los datos analizados parecían mostrar que no existen evidencias de que la dotación de recursos en la forma de equipamiento TIC o acceso a Internet redunden en una mejora de la calidad educativa y de hecho la focalización de las políticas TIC en este aspecto es incluso contraproducente (seguramente por desviar recursos de otras políticas más efectivas). Por el contrario, incluso en entornos poco dotados de recursos físicos, un uso más intensivo de las TIC en la docencia si parecía redundar en una mayor calidad educativa.

Aunque ese estudio incluyó un gran número de indicadores (21) y países (25), a título personal echaba en falta países fuera de nuestro entorno con realidades sociales y políticas más divergentes. Por ese motivo he decidido analizar la política de integración de las TIC en la educación de Corea del Sur, un país que presenta enormes diferencias respecto a la realidad social y educativa europea.

En lo sucesivo referenciaré la bibliografía mediante un identificador en corchetes de manera que ([1]) indicará que lo que se comenta se ha extraído de la primera referencia bibliográfica que se adjunta al final de la entrada.

¿Por qué Corea del Sur?

Corea del Sur (oficialmente la República de Corea) es un país asiático de cerca de 50 millones de habitantes con un nivel de renta per cápita inferior al español. Pese a ser considerado económicamente un país emergente [17], es una potencial mundial educativa (si se me permite la expresión) que alberga empresas florecientes como Samsung, LG o Hyundai. Aunque es un país de contraste y desigualdades (como otros muchos), se posiciona como una potencia tecnológica que ha basado su crecimiento en industrias y empresas tecnológicas que florecieron en los ’90 como monopolios auspiciados por el estado en la forma de grandes conglomerados (Chaebol). Sus indicadores TIC son envidiables y, por citar algunos ejemplos tiene un 84,1% de usuarios de Internet (2012) [7], ha sido el primer país del mundo en proporcionar accesos a Internet de alta capacidad a todos los centros educativos [3], ganó en 2007 el premio de la UNESCO de integración de las TIC en la educación [3] y consiguió el primer lugar de la comparativa PISA de competencia digital de 2011 por un margen apreciable [3].

Adicionalmente, tanto desde el punto de vista social como político presenta un panorama diametralmente diferente al de España y otros países de Europa. Socialmente, se trata de un país con unos valores y principios que le llevan, no sólo a tener una mayor cohesión grupal, sino a situar la educación entre sus prioridades nacionales y personales absolutas aunque de un modo diferente al de países como Finlandia.

Si en Finlandia el gasto público en educación ronda el 7% del PIB en Corea del Sur rara vez ha excedido del 4% y actualmente se sitúa de forma estable en el 5% [8][12]. Sin embargo, se estima que las familias destinan en torno al 25% de su renta a gastos educativos como profesores particulares, material escolar o colegios privados [3]. La relevancia social de la educación en Corea del Sur es tal que en época de exámenes no es raro que los comercios abran más tarde para facilitar la conciliación a los padres que trasnochan ayudando a sus hijos hasta altas horas de la noche y factores como el posicionamiento en PISA se toman seriamente como prioridades nacionales que asumen las familias como propias [3].

Las diferencias sociales, económicas y educativas hacen que me resulte especialmente atractivo analizar los entresijos de este sistema educativo respecto de las TIC constituyendo la principal razón de su elección para ampliar mi espectro de conocimiento tratando de identificar factores clave en la integración de las TIC en los procesos de enseñanza aprendizaje.

Introducción

Finlandia y Corea del Sur, aparentemente tan cerca en PISA y tan lejos como modelos educativos. El primero, principalmente público y con un gasto educativo algo por encima de la media de la OCDE [8], refleja la importancia social de la educación (recordemos el rol del Luteranismo en la alfabetización de las sociedad protestantes) y el sentimiento de que el estado debe ser su mayor garante. En contraposición, la igualmente notable relevancia de la educación en Corea del Sur (influencia de Confucio sin duda) se plasma no tanto en el gasto público (por debajo de la media de la OCDE [8]) sino en los elevados esfuerzos personales que hacen las familias para dar las mejores oportunidades educativas a sus hijos [3]. En este sentido, el modelo educativo coreano es sin duda más competitivo (en un sentido de sentimiento de competencia por una posición social) pero refleja que, por encima de aspectos gubernamentales, lo realmente importante es la voluntad de una sociedad por priorizar unos aspectos sobre otros (especialmente si consideramos que en Corea del Sur la renta per cápita está en el entorno de los 23.000 dólares frente a los 30.000 de España con datos de 2012 [9]).

Aunque Corea del Sur siga estando por detrás de España en desarrollo económico (no muy por detrás) es una de las economías mundiales más pujantes y sólidas que tiene en la educación y el esfuerzo colectivo dos de sus pilares fundamentales ya que, para impulsar el actual desarrollo económico, la sociedad coreana ha tenido que hacer importantes concesiones sociales que derivaron en desigualdades sociales aceptadas en pos del progreso del país (de forma similar a como ocurrió anteriormente en países como Japón).

Para hacerse una idea del esfuerzo privado y personal que realiza la sociedad coreana, se estima que tan sólo el 30% de las horas de las horas formales de aprendizaje se llevan a cabo en las escuelas siendo el resto en otros entornos (academias, profesores particulares…) [3]. Es más, es tan grande el esfuerzo en términos de horas de estudio (dentro y fuera del centro educativo) que Corea del Sur se encuentra entre las últimas naciones en términos de efectividad del estudio (que indica el ratio entre horas de estudio y resultados educativos) pese a situarse entre los países que mejores resultados educativos obtienen [3]. Ese dato, por sí sólo, es muestra de que el éxito educativo coreano probablemente se basa en un elevado grado en esfuerzo personal y familiar en estado puro. Sin duda, la educación en Corea del Sur se ve como el culmen del éxito personal y la consecución de una formación superior en una prestigiosa carrera universitaria (una ingeniería por ejemplo) el honor más elevado que puede hacerle un hijo a sus progenitores.

Lla educación en Corea del Sur tiene tanto prestigio que sólo los graduados en el percentíl del 5% de alumnos con mejores notas pueden aspirar a ser profesores, los cuales están bien pagados en relación a la remuneración de otras profesiones con similar nivel formativo [4].

Integración de las TIC en Corea del Sur: estado actual y retos futuros

Aunque sin duda los aspectos sociales tienen una gran influencia en la calidad educativa (basta echar un vistazo a la posición en PISA de muchas sociedades confucionistas o protestantes) no podemos dejar de analizar el lado más tecnológico del sistema educativo coreano.

Como ya se ha comentado, Corea del Sur presenta unos indicadores TIC envidiables tanto de manera global como de forma específica en el ámbito educativo [7] (hasta el punto de que es el primer país del mundo en desarrollo de las TIC en un listado en donde España ocupa el puesto 28 de 30 países [10]). Sin embargo hay algunos aspectos de su política de integración de las TIC en el aula que podrían resultar chocantes. En primer lugar, el uso de los ordenadores en las aulas a menudo se restringe a la presentación de información por parte del docente a los alumnos [3]. De hecho, si recordamos la cifra anterior de horas de estudio fuera del centro, el éxito de las TIC en el sistema educativo coreano se debe, en parte, a que las TIC tienen una presencia relevante en los procesos de enseñanza-aprendizaje que ocurren fuera de las aulas y las autoridades han sabido crear entornos virtuales adecuados que se usan de modo intensivo. En este sentido, estas son algunas de las políticas de integración de las TIC en procesos de enseñanza-aprendizaje que han dinamizado en los últimos 10 años el panorama educativo coreano:

Reforzar las competencias digitales: se espera que este mismo año todos los alumnos coreanos sean ampliamente competentes en las habilidades propias de los entornos de la sociedad del conocimiento haciendo un uso innovador de las nuevas tecnologías (algo que a la luz del último informe PISA en la materia han logrado con éxito) [3].

Un organismo que impulsa las TIC en la educación: gran parte de las iniciativas en la materia descansan en el KERIS, un instituto gubernamental que actúa como agencia nacional de TIC/educación. Este organismo ha realizado, bajo su programa de escuelas del futuro, 39 proyectos de investigación y 14 de desarrollo centrados en nuevos métodos de aprendizaje basados en las nuevas tecnologías [3].

Después de investigar a equipar: no es que las escuelas coreanas no tengan equipamiento TIC pero si presentaban carencias si tenemos en consideración su posición en PISA y su avanzado desarrollo tecnológico. Por ello, después de realizar profundas experiencias en el uso de las nuevas tecnologías a través del KERIS, el gobierno ha reforzado en los últimos años su política de dotación de recursos físicos (dispositivos) y virtuales (programas y plataformas educativas) [3][4].

La creatividad y la resolución de problemas como objetivos: uno de los principales objetivos de la política TIC educativa no es sólo el completo desempeño en entornos propios de la sociedad del conocimiento sino también trabajar la creatividad como fuente de desarrollo económico y social [3][4].

Aprendizaje ubicuo: es la segunda prioridad presupuestaria reciente después de la dotación de recursos. Dada la realidad social coreana, este aspecto es especialmente importante dado que el grueso del estudio ocurre fuera de las aulas por aplastante mayoría por lo que una política educativa que no priorice la ubicuidad con plataformas virtuales y nuevos modelos de enseñanza está condenada al fracaso [3][4].

Proyecto de libros digitales: ligado a la política de aprendizaje ubicuo encontramos la iniciativa de que para el año 2015 todos los centros, niveles educativos, materias y estudiantes tengan todo el material en formato digital accesible desde múltiples terminales como smartphones, tablets u ordenadores [3][1]. En contraste en Galicia aún se están dando los primeros y tímidos pasos para que en unos años un grupo minoritario de estudiantes se puedan beneficiar de una iniciativa similar (me remito a mi entrada “Una plataforma gallega de libros digitales”).

Sistema de ciber-aprendizaje doméstico: se trata de una plataforma lanzada en 2004 como un servicio de aprendizaje en línea destinado a articular un aprendizaje dirigido por el propio estudiante. Esta plataforma está en constante expansión para incluir una rica comunidad grupal colectiva, e-portfolio y funciones analíticas avanzadas para analizar los procesos de aprendizaje (en el siguiente video se expone su versión de 2009 y se puede entender un poco de la realidad social del país) [3][4].

Sistema de información centralizado: el KERIS configura y opera desde hace años un sistema de información que distribuye una gran cantidad de contenidos educativos de gran calidad en diferentes formatos (fotos, sonido, imagen, animaciones, video…) específicas por currículo. Para dar una idea del uso de este entorno, en 2010 esta plataforma tenía como usuarios a más de 6 millones de estudiantes de una población estudiantil de algo más de 7 millones (como curiosidad adjunto un anuncio centrado en la plataforma de idiomas) [3]

Servicios educativos de difusión en Internet: estableciendo una plataforma de difusión de contenidos que, en 2010, tuvo una actividad de casi 600.000 video-clips con lecturas docentes [3].

Formación docente: existen cursos específicos para instruir en el uso de las TIC y la educación a distancia fundamentada en el e-learning se convirtió en el principal método de entrenamiento de docentes [3][4].

Menos carga administrativa y más acercamiento entre agentes: existe una plataforma denominada NEIS que está pensada para aligerar trabajo a los docentes, simplificar procedimientos y poner en contacto a todos los agentes respecto de un amplio abanico de aspectos como evaluaciones, exámenes, análisis de evolución, datos médicos…En el contexto de esta iniciativa se instalaron 3800 servidores con bases de datos en los centros educativos que se integran en una base de datos central con 100 servidores en los principales organismos. Los docentes son instruidos en el uso de este entorno disponiendo adicionalmente de guías estructuradas en la propia plataforma. Uno de los principales objetivos que se persigue con esta iniciativa es implicar a tutores así como a la comunidad local en el sistema educativo [3][4].

Como resumen, la siguiente tabla (sacada de un Informe de Eugenio Severin y Christine Capota del Banco Inter-americano de Desarrollo sobre el uso de las TIC en el sistema educativo coreano [4]) refleja de forma resumida la evolución de los planes de integración de las TIC en el sistema educativo.

 

                 Cuadro resumen: Política de integración de las TIC en el sistema educativo coreano entre 1996 y 2011

Figura 1. Tabla resumen de la política de integración de las TIC en el sistema educativo coreano entre 1996 y 2011. Como se aprecia se observa que, aunque se ha llevado a cabo un plan a largo plazo multidimensional, la dotación extensiva de recursos se intensificó tras diferentes iniciativas formativas y de investigación [4].

Todo lo que hemos expuesto hasta ahora hace referencia al pasado o presente del sistema educativo coreano que, en algunos aspectos presenta paralelismos con algunas iniciativas realizadas en España pero a menor escala, menos estructuradas y menos desarrolladas. En lo que respecta al futuro de las TIC en el sistema educativo coreano, se apuntan los siguientes retos:

  • Mejorar la infraestructura software con plataformas y aplicaciones más innovadoras.
  • Impulsar el aprendizaje a lo largo de toda la vida aprovechando el potencial de las TIC (en Corea del Sur los ratios de iniciativas educativas para adultos son peores que en la mayoría de los países europeos).
  • Impulsar las habilidades propias de la sociedad del conocimiento como herramientas indispensables para el desarrollo social y económico.

El Banco Mundial: un aliado en la integración de las TIC

El Banco Mundial es un organismo especializado del sistema de Naciones Unidas que presta asistencia técnica y financiera a países en desarrollo para reducir la pobreza y la desigualdad social en el mundo. Por su naturaleza es un organismo que promociona y financia iniciativas muy diversas por todo el mundo en desarrollo.

En el caso de Corea del Sur (que pese a su modernidad en algunos aspectos se considera un país en desarrollo), el Banco Mundial lleva años colaborando en materia de integración de las TIC en procesos de enseñanza-aprendizaje. Como ejemplo, todos los años se organiza un evento de esta temática en Seúl en colaboración con el Ministerio de Educación, el KERIS y el MEST (principales instituciones coreanas en la materia) [1].

Sin embargo, el sistema educativo coreano ha avanzado considerablemente y en el último evento de este tipo que se ha organizado, además de analizar experiencias TIC realizadas en diversos países (había representantes de hasta 23 países diferentes) se exploró el uso que se hace de la tecnología en el sistema educativo coreano haciendo hincapié en cómo puede servir de referencia para otros países en desarrollo [1]. De entre todas las temáticas que se tocaron, se identificó especial interés en las iniciativas que habían llevado a Corea del Sur a los puestos de cabeza en competencia digital y los planes para universalizar el libro de texto digital para 2015 [1]. En todo caso, también se destaca el aparentemente bajo nivel de integración de las TIC en las escuelas coreanas que, en gran medida, parecen escuelas tradicionales pero que, como hemos comentado, han desarrollado una serie de recursos TIC especialmente enfocados a la ubicuidad y el entorno doméstico [1][3].

En línea con la cooperación internacional, el gobierno de Corea del Sur tiene programas como el Programa Incheon específicamente pensado para entrenar docentes de otros países en desarrollo en el uso de las TIC para que estos a su vez sirvan de amplificadores trasladando sus experiencias en estancias de entre una y dos semanas en Corea del Sur [2]. Este programa, celebrado desde 2007 no sólo muestra que Corea del Sur es un país aún en desarrollo que es una referencia educativa para otros países sino que colabora activamente para retornar a la comunidad mundial el apoyo recibido a través del Banco Mundial.

Opinión personal

Al profundizar un poco en el sistema educativo coreano, al menos en lo que respecta a las TIC, se aprecia una realidad compleja y variada que presenta factores  cuyo análisis es especialmente interesante.

En primer lugar, el elevado desempeño educativo de Corea del Sur (recordemos que oficialmente sigue siendo un país en vías de desarrollo) parece responder a la conjunción de diversos factores sociales que se traducen en un extrema priorización de la educación en el ámbito privado de las familias que lleva a un clima que incentiva un esfuerzo constante por alcanzar la cima del reconocimiento social. Estas características, en parte vinculadas a la influencia ancestral de los principios del confucionismo y el propio bagaje histórico del país (que ha sido invadido en sucesivos momentos por diferentes naciones) ha forjado este carácter competitivo y de cultura por el esfuerzo. Si bien estos modelos sociales no son trasladables porque responden a procesos históricos lentos y complejos, si podemos tratar de incentivar un nivel de compromiso mayor en nuestra propia sociedad en donde, a título privado, no está ni mucho menos extendido dicho sentimiento.

Desde el punto de vista institucional, su esfuerzo presupuestario no es especialmente elevado, de hecho históricamente más bien lo contrario aunque recientemente repuntó algo a niveles similares a España en términos de PIB pero menor en términos de inversión por estudiante. Pese a ello han articulado una estrategia progresiva para implantar las TIC desde mediados de los ’90 de una manera integral que no ha desembocado en una dotación masiva hasta que tenían desarrollados procesos formativos y habían investigado sobre el uso de las TIC en la educación. En este sentido, parecen disponer de un plan estratégico desde una etapa más temprana que España con un enfoque más integral y acertado.

Otro aspecto interesante de su estrategia TIC es que se ha adaptado muy bien a la realidad social del país, en donde el aprendizaje fuera del centro educativo hace que sea especialmente necesario desarrollar herramientas de aprendizaje ubicuo supervisado y estructurado curricularmente con un enfoque en el que el alumno guie la evolución de su propio aprendizaje. Considero que este aspecto responde a la visión coreana de la educación y permite potenciar los procesos educativos más allá del aula de una manera integral.

En cuanto a la estructura del sistema educativo, me gustaría destacar la relevancia institucional que tiene el uso de las TIC en la educación dado que cuenta con un organismo propio desde 1999 con una actividad investigadora notable. El rol de este organismo a la hora de planificar y hacer evolucionar el sistema educativo de una forma organizada y coherente contrasta con la visión del sistema educativo español, mucho más fragmentado por las comunidades autónomas y sin una referencia clara en la materia. En contraposición, el modelo planteado por Corea del Sur parece mucho más efectivo. En España existen organismos como el INTEF (Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado) pero su rol, importancia e influencia no es ni comparable a la del KERIS en Corea del Sur en donde las TIC llevan desde mediados de los ’90 siendo uno de los pilares del desarrollo educativo nacional [11]. El acierto de dicho organismo en priorizar temporalmente la formación docente y la investigación educativa sobre la dotación de recursos seguramente haya marcado la diferencia en términos de efectiva integración de las TIC en el sistema educativo en comparación con países como España en donde tradicionalmente se ha hecho un mayor énfasis en la dotación de recursos tangibles más fácilmente vendible electoralmente.

En cualquier caso, el retraso educativo que parece tener España respecto a las TIC no se restringe a la educación. En el listado que publica las Naciones Unidas sobre desarrollo de las TIC, España ocupa el puesto 28 de 30 países encabezados por Corea del Sur. Este indicador, que ya he mencionado en alguna entrada, mide tanto el acceso a las TIC como su uso y el desarrollo de las habilidades propias de estos entornos [10].

Como resumen final, a partir de la experiencia coreana puedo refirmar mi convicción de que los factores sociales, que no son replicables a corto plazo sino progresivos y largos procesos naturales, son determinantes girando todos los demás en torno a los mismos. Sin embargo, si es interesante analizar la necesidad de organismos de investigación y planificación nacionales específicamente dedicados a las TIC en la educación con influencia y competencias como para planificar su evolución a largo plazo asegurando un marco de referencia común. Complementariamente, la estrategia a trazar debe priorizar la formación de docentes y el diseño de nuevos modelos de aprendizaje tomando una aproximación analítica y científica que derive en un proceso posterior de dotación de recursos racional y eficiente que tenga un impacto real sobre la calidad educativa. Todos estos factores constituyen, sin duda, aspectos que deberíamos revisar para evaluar la idoneidad de trasladarlos a la realidad educativa española considerando las particularidades que requiere nuestra realidad social actual.

 

 

Corea del Sur

España

Gasto público en educación (% PIB)

5% [8]

5% [8]

Índice de desarrollo de las TIC (puesto de 30 países en 2011)

1º [10]

28º [10]

Ranking PISA soporte digital (promedio 2012)

554

440,5

Gasto privado de las familias en educación (% renta)

25% [3][13]

5% [14]

Alumnos medios por ordenador (promedio de primaria y secundaria, 2012)

5 [5]

3 [16]

Centros educativos con acceso a Internet

100% [15]

98,5% [16]

Proporción de usuarios de Internet (2012)

82,5% [7]

71,8% [7]

Renta per cápita anual (en dólares, año 2012)

23.680

30.150

 

Fuentes bibliográficas

[1] Referencia del Banco Mundial a la colaboración educativa en Corea del Sur:

http://blogs.worldbank.org/edutech/e-learning-in-korea-in-2011-and-beyond

[2] Noticia en donde se hacen eco del Programa Incheon:

http://www.elheraldo.co/educacion/en-corea-del-sur-docentes-podran-formarse-en-el-uso-pedagogico-de-las-tic-146616

[3] Artículo de análisis y opinión sobre el sistema educativo coreano:

http://edutechassociates.net/2012/05/14/what-can-we-learn-from-south-korea/

[4] Informe de Eugenio Severin y Christine Capota del Banco Inter-americano de Desarrollo sobre el uso de las TIC en el sistema educativo coreano:

http://idbdocs.iadb.org/wsdocs/getdocument.aspx?docnum=36419670

[5] Informe detallado de la UNESCO (realizado por tres investigadores coreanos) sobre el e-learning en Corea del Sur:

http://iite.unesco.org/pics/publications/en/files/3214677.pdf

[6] White papers anuales del KERIS, el organismo coreano de referencia (desde el año 2000 al 2013)

http://english.keris.or.kr/es_ac/es_ac_210.jsp

[7] Listado de paises por usuarios de Internet (2012)

http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Pa%C3%ADses_por_n%C3%BAmero_de_usuarios_de_Internet

[8] Datos históricos de gasto público en educación en relación al PIB (The World Bank)

http://data.worldbank.org/indicator/SE.XPD.TOTL.GD.ZS

[9] Datos de renta per cápita por país

http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Pa%C3%ADses_por_PIB_(nominal)_per_c%C3%A1pita

[10] Listado de países por su índice de desarrollo TIC

http://en.wikipedia.org/wiki/ICT_Development_Index

[11] Página web principal del INTEF

http://www.ite.educacion.es/es/intef

[12] Datos históricos de gasto público en educación del gobierno de Corea del Sur desde 1970

http://es.theglobaleconomy.com/South-Korea/Education_spending/

[13] Análisis del esfuerzo que realizan las familias coreanas en la educación de sus hijos

http://www.csmonitor.com/World/Asia-Pacific/2012/1110/Drive-for-education-drives-South-Korean-families-into-the-red

[14] Boletín del INE sobre las familias españolas que incluye datos económicos

http://www.ine.es/revistas/cifraine/0309.pdf

[15] Análisis de los recursos TIC disponibles en las escuelas coreanas

http://www.cienciaytecnologia.edu.sv/1forotic/ICT_FORUM1024.pptx

[16] Informe de la Comisión Europea sobre la situación de las TIC en la educación europea (con indicadores de recursos y uso) “Survey of Schools: ICT in education”.

http://www.arbeidsmarktplatformpo.nl/uploads/media/ICT_in_education.pdf

[17] Referencia en donde se explica la categorización de Morgan Stanley (una entidad financiera estadounidense) de los países del mundo en donde Corea del Sur se tipifica como "Emergente" económicamente

http://www.saladeinversion.com/formacion/como-diferenciar-mercados-desarrollados-emergentes-frontera-acciones-cfds-bolsas/