Nube de tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tags de todo el sitio

Predicciones que se cumplen: Isaac Asimov

http://www.semana.com/tecnologia/novedades/articulo/nueve-predicciones-de-hace-50-anos-que-hoy-son-realidad/384575-3

Buscando por algunos periódicos noticias interesantes sobre Tecnología, he encontrado esta que me parece muy curiosa. Hace unas cuantas semanas, algunos de mis compañeros/as centraron la atención en Isaac Asimov (imagen al final de la entrada), un bioquímico y escritor soviético, conocido sobre todo por sus obras de ciencia ficción. Este arítculo de la revista electrónica Semana, focaliza su atención en determinar que predicciones literarias de Asimov han sido cumplidas en la actualidad. Una de las primeras predicciones de Asimov: "las comunicaciones serán audiovisuales y uno podrá ver, además de escuchar a la persona a la que llama", está más que cumplida en nuestro día a día, a través de aplicaciones como Skype, Facetime... Podría hacer un resumen de todas las predicciones, pero prefiero que leais todo lo que se plasma en el artículo, ya que creo que puede ser muy valioso para comprender los grandes cambios que se han producido en el contexto tecnológico.

Como aspectos que me planteo y me gustaría que me respondieseis es: ¿cómo vería el resto del mundo las predicciones de Asimov? ¿lo podemos comparar con alguna situación en la actualidad? y ¿podríais predecir algun acontecimiento del futuro?

Espero que os haya gustado la entrada, un saludo Smile

                                                  asimov

                                                                                            Imagen recuperada de: http://img.vavel.com/mgj_IsaacAsimov_1__631669596.jpg

Comentarios

  • Alba Besada Estévez

    Muy interesante aportación y, aunque algunas de sus predicciones no se han cumplido (me hizo gracia la de la Luna), sin duda era un gran conocedor del conocimiento científico y un importante visionario. Hay que tener una mente muy abierta para plantear ciertos escenarios y aguantar en muchos de ellos la hemeroteca.

    Como contraste, a lo largo de la historia tenemos ejemplos de muchas predicciones o afirmaciones tremendamente erróneas como que “sería imposible viajar en tren a alta velocidad porque los pasajeros morirían de asfixia”, “que ninguna máquina más pesada que el aire podría volar” o “que es una tontería intentar extraer grandes cantidades de energía de la desintegración de los átomos”.

    A título personal, creo que en algunas décadas la tecnología se integrará de tal modo en el ser humano que formará parte de nosotros mismos de forma indistinguible. Monitorización nuestra salud 24 horas, podremos hablar con una persona con sólo pensarlo (chips subcutáneos convertirán ese pensamiento en una comunicación electrónica a distancia a partir de nuestro historial de contactos) y nos podremos comunicar con nuestro entorno de maneras nuevas a través de ese nuevo “ser humano aumentado” hibrido entre tecnología y biología. Actualmente, estamos viendo que algo tan simple como el teléfono móvil ha pasado de ser un armatroste de varios kilos en los ’80 a un dispositivo ligero en los ’90 y un superordenador en miniatura a principios de siglo XXI. Ahora mismo la tecnología se está integrando en nuestras prendas (Google Glass) y puede que los visionarios del siglo XX tuviesen razón y el siguiente paso sea el hombre cibernético.

  • Sandra Dorado

    Me parece que Isaac Asimov ha sido un gran revolucionario para su tiempo, y un visionario con mucho valor de exponer sus ideas y opiniones en un tiempo no tan revolucionario. Me parece interesante las predicciones erróneas que destacas, ya que las desconocía; sobretodo me ha llamado la atención la del tren de alta velocidad. En cuanto a tus predicciones, no me parece tan descabellado lo que dices, puesto que he leido una entrada "Google Glass" donde se integra una tecnología avanzada en unas simples gafas. Muchas gracias por comentar Alba, un saludo Smile

  • Pablo Rivas Díaz

    Alba, me parecen muy destacables tus predicciones y al igual que las de Asimov, pueden suceder en años venideros facilitándonos en mayor medida nuestro quehacer diario a la vez que nos harán más dependientes de las nuevas tecnologías. ¿Creéis que esta serie de avances acortarán nuestra autonomía y libertad? La verdad es que a mí me crea algunas dudas.

  • Alba Besada Estévez

    Hola chicos,

    Respecto a lo que comenta Pablo, pues depende de lo que entiendas por “libertad” y “autonomía”.

    Según la RAE, en su segunda acepción, autonomía es “Condición de quien, para ciertas cosas, no depende de nadie.”. Tal y como está redactada se entiende como autonomía respecto de otros porque emplea el término “nadie”, no “nada” u otros que comúnmente se puedan asimilar a objetos.  Además, al emplear el condicionante “para ciertas cosas” deja claro que el concepto académico de autonomía no es absoluto en el sentido de que no necesita ser total para entenderse como tal. Por citar un ejemplo, yo puedo “depender” de otras personas para tener un coche porque no lo fabrico yo misma, pero eso no implica que no sea autónoma en su uso. En el mundo moderno (y no tan moderno) no existe nadie autónomo en sentido estricto porque somos seres sociales.

    Respecto de la “libertad”, es un término que tiene muchos más matices en cuanto a su significado, al menos académicamente. Según la primera acepción de la RAE, la libertad es la “Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos.”. Al definirlo como una facultad natural presupone que es innata a nosotros y que por ende debe ser limitada activamente por algún factor disruptivo. La clave en este caso es que, por algún motivo, no actuemos de manera consciente o alguien nos limite a la hora de obrar. Una patología psiquiátrica, por ejemplo, nos podría llevar a obrar de un modo no consciente. Por otro lado, las leyes que impone el estado en muchas ocasiones establecen limitaciones a nuestra libertad con la finalidad de proteger los derechos de los demás y las normas de convivencia. En este sentido, yo podría tomar la decisión libre de robar un banco, pero existen leyes para disuadirme de ello porque estaría vulnerando el derecho a la propiedad privada de otras personas. Por todo ello, aunque la libertad es un valor social, admitimos que debe ser limitada de forma razonable con la finalidad de mantener una convivencia sana, por eso no existe en las sociedades libertad absoluta.

    Revisados los términos, en un sentido estricto la tecnología no podría limitar nuestra autonomía porque la RAE lo entiende como una falta de dependencia entre personas. En el caso de la libertad, si consideramos que toda persona sana es dueña de sus actos, la tecnología sólo puede hacernos menos libres si por si misma llegase a tomar control explícito sobre nuestros actos.

    Si aceptamos un sentido más amplio de los términos, algunos podrían entender que el rol que tiene la tecnología actualmente en nuestra sociedad es un modo de dependencia y por tanto de limitación de nuestra autonomía. Yo opino que no es tanto así. Puede que haya gente que llegue a mostrar dependencia psicológica de algunos elementos tecnológicos (igual que puede ocurrir respecto de personas) pero en general la tecnología sólo nos facilita hacer aquello que nosotros queremos hacer. Por ejemplo, ¿es la tecnología la que hace que yo quiera comunicarme con mis amigos? No. Sólo hace que sea más sencillo. Aunque no hubiese teléfonos yo hablaría con mis amigos, no dependería de la existencia de teléfonos para comunicarme porque la comunicación ya existía antes de ellos. Obviamente ofrecen nuevas oportunidades que antes no eran posibles y respecto de las que si somos dependientes. Pero incluso en ese caso  la tecnología, entendida como un producto del ingenio del ser humano, de la civilización, es en cierto sentido parte de nosotros mismos. No se puede entender la tecnología sin una civilización que la crea y, dado que es parte de ella, ¿se puede considerar que limita la autonomía de la civilización algo que ella misma creó y no tiene voluntad propia? Por eso mi conclusión final es que, mientras la tecnología no tenga “voluntad propia” se puede considerar parte de nosotros, de nuestra civilización, y por tanto no creo que a nivel colectivo se pueda afirmar que limita nuestra libertad y autonomía aunque a nivel individual  puede ocurrir que si dependemos en exceso de ella.

    Otro tema que se podría debatir es sobre como la tecnología está alterando al ser humano (cambiando, por ejemplo nuestra manera de pensar, hay estudios al respecto). Yo opino que es algo natural que un elemento tan importante de nuestro entorno como la tecnología influya sobre nosotros igual que lo hizo en el pasado todo nuestro entorno natural. La tecnología es ya parte de nuestro entorno “natural” y por ello ya forma parte de la ecuación de la evolución futura del hombre, especialmente si tenemos en cuenta que casi estamos en posición de diseñar seres vivos y humanos mediante ingeniería genética pero ese ya es otro tema…