"O povo é quem máis ordena"

Hoy se cumplen ya 40 años de ese 25 de Abril de  1974 que provocó la caída en Portugal de la dictadura salazarista. La revolución de los claveles sigue pareciéndome un ejemplo a seguir y el momento más brillante de la historia de Portugal. Esto significó la libertad, el derecho al trabajo con derechos, el derecho a la salud, a la educación, a la Seguridad Social; fue la experiencia histórica en la que la tierra pasó a manos de quienes la trabajan, y los principales sectores estratégicos de la economía se pusieron al servicio del pueblo y del país. Y fue la construcción de la democracia local, el final de la guerra colonial, la liberación de otros pueblos del yugo colonial. La libertad del 25 de Abril de Portugal fue también el fin de su aislamiento internacional. 


Y como no, la mujer tuvo un papel muy importante en este día, aquí os dejo un pequeño fragmento de lo que la periodista Mª Ángeles Fernández escribe en su blog:"Ella dio nombre y color a la Revolución de los Claveles. En la florista Celeste Caseiro, que regaló la flor de temporada a un militar que le pidió un cigarro, acaban las referencias que los libros de Historia y las crónicas periodísticas hacen sobre la presencia de las mujeres en el levantamiento que cambió la historia de Portugal. El 25 de abril se cumplen 40 años del alzamiento militar que acabó con una de las dictaduras más largas de Europa y que, además de traer la libertad, permitió que las mujeres portuguesas votaran por primera vez."

 Para leer todo el artículo solo tenéis que hacer click aquí: www.pikaramagazine.com/2014/04/y-el-grito-de-la-revolucion-fue-de-las-mujeres

 

10255497_10203824655163830_8648527355681690602_n.jpg

“Ellas hicieron huelgas de brazos caídos
Ellas lucharon en casa para ir al sindicato y a la junta.
Ellas gritaban a la vecina que era fascista.
Ellas subieron a pedir un igual salario y guarderías y cantinas.
Ellas fueron para la calle encarnadas.  
Ellas fueron a pedir una carretera de alquitrán y cañerías de agua
Ellas gritaban mucho.
Ellas llenaron las calles de claveles
Ellas dijeron a la madre y a la suegra que eso era de antes.
Ellas trajeron aliento y sopa a los cuartales y a la calle”

(...)

Maria Velho da Costa (1976)