Elaboración y análisis de los materiales curriculares

En esta entrada a mi blog, me gustaría centrarme en lo tratado en la interactiva del 28/04/14, donde se nos habló sobre el análisis de los materiales curriculares a través de un documento de Jaume Martínez Bonafé. En este, se mostraban una serie de dimensiones a tener en cuenta, consideradas fundamentales para la elaboración de los distintos materiales curriculares.

Tras una toma de contacto con el documento, me han quedado bastante claras las dimensiones y los aspectos fundamentales a recojer en las mismas, quedando resumidas en las siguientes:

  •  Selección y presentación de contenidos (Se basa fundamentalmente el la explicitación del temario y su índice estructural)
  • Elección de estrategias didácticas (Que siempre podrán ser adaptadas a las posibles necesidades de los alumno/as de los centros donde se implementen y al contexto del centro en si mismas)
  • Promover el modelo de profesionalidad que debe ejercer el docente ( su forma de interacción y de implementación de los temarios en la práctica, etc)
  • Describir el modelo de aprendizaje del alumnado (la metodología que se pretende llevar a cabo, que objetivos que quieren conseguir, etc)
  • Promover las tareas organizativas que implican al centro (temporalización y horarios de los docentes, la flexibidad, etc).
  •  Evaluar el material y vincular ese material con la formación del profesor docente (que materiales se van a utilizar para implementarlos en la práctica, los docentes encargados de seleccionar y evaluar los mismos, etc). 
En definitiva, creo que son unas dimensiones que engloban perfectamente lo que debería constituir un buen material curricular. Aún así, creo que se queda en un simple documento escrito, muy completo, pero que en la práctica no se implementa mucho, desde mi punto de vista. Pienso que la finalidad de las grandes editoriales de materiales educativos es comercializar y vender el mayor número de manuales educativos, muchas veces, con unas dinámicas y fundamentaciones bastante dudosas; mientras que los profesores, la mayoría, buscan implementar su método de trabajo de forma "personal", lo que provoca una ruptura entre lo que el profesor quiere impartir y lo que los manuales educativos (muy influyentes a nivel económico) quieren imponer.
 
En base a esto, creo que muchos de los materiales curriculares, aún hoy en día, se implementan de manera muy generalizada, adaptando los mismos de una manera bastante escueta, lo que impide a muchos alumnos/as con necesidades a desenvolver sus conocimientos en base a sus propias capacidades, dificultando el aprendizaje de los mismos. 
 
Pienso que el problema no es la falta de documentos y guías sobre la elaboración de materiales curriculares, ya que estamos atiborrados de ellos. El problema está a la hora de llevarlos a la práctica, donde se implementan de forma basante nefasta (solo hay que ver los diversos estudios sobre los resultados educativos españoles).
 
En definitiva, centrándome en el documento de Jaume Martínez Bonafé, creo que me puede ser útil como futuro pedagogo, ya que muestra unas dimensiones muy importantes a la hora de poder llevar a cabo la elaboración de algún tipo de material curricular. Aún así, creo que lo que hay que tener más encuenta a la hora de elaborar el mismo son las características definitorias del centro (financiación, localización, estructura, etc) y las características de los alumnos/as del mismo (capacidades, necesidades, etc), para lograr la verdadera finalidad  de los materiales curriculares , con el fin de no excluir a nadie a la hora de implementarlos en la práctica.
 
Y vosotros compañeros/as, ¿estais de acuerdo con mi reflexión?, ¿Añadiríais o destacaríais algo?

Un saludo :)

Información recogida el día 2 de Mayo del 2014, disponible en: 

http://www.neuquen.edu.ar/regresoreceso/materiales%20otros/Martinez_Bonafe-_Como_analizar_los_materiales.pdf

Comentarios

  • Pablo Rivas Díaz

    Completamente de acuerdo con tu reflexión, compañero Jossua. Bonafé nos presenta una serie de dimensiones que nos facilitan, en gran medida, el trabajo a la hora de adaptar los materiales curriculares a las necesidades y características de cada alumno para así facilitar su proceso de enseñanza-aprendizaje. El problema reside en que el profesorado no hace propio dicho material didáctico, bien sea por comodidad o dejadez, bien sea por falta de tiempo. No debemos olvidarnos que en la actualidad se carga demasiado peso sobre el docente, otorgándole un mayor número de competencias y ampliando la ratio de alumnos por aula.