Una reflexión sobre la práctica

Con esta entrada en el blog pretendo hacer una reflexión más detallada sobre lo que supuso para mí la visita de la profesional María José Lorenzo (Chefa para los amigos).

Durante su visita, tratamos en clase aspectos de atención a la diversidad y cómo se atienden en los centros educativos. De esta forma, partimos de que no debemos olvidarnos de que los departamentos de orientación en los centros educativos están constituido por varios profesionales que trabajan colaborativa y conjuntamente. En relación a esto, nos centramos fundamentalmente en la atención al alumnado con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo y los distintos tipos de medidas que podemos llevar a cabo: ordinarias (refuerzo educativo, metodología y agrupamientos), extraordinarias (adaptación curricular y programas de diversificación curricular) y organizativas (agrupamientos y aulas específicas).

María José nos contó forma muy cercana y amena qué son las aulas específicas, cómo fue su primer contacto con ellas y cómo es su día a día en ellas. Para ello, nos indicó cuáles son los pasos a seguir como asesores:

  • Análisis de necesidades: en las que tenemos que prestar atención a los espacios, recursos humanos, curriculum y entorno.
  • Implementación: profesorado, reuniones de coordinación y administración.
  • Evaluación.

Tras esta breve introducción, se ofreció a responder a todas nuestras dudas e inquietudes sobre cómo es su trabajo, o el de cualquier otro profesional de este ámbito en la realidad escolar.

Respecto a la idea de que cada vez los departamentos de orientación son más valorados entre los docentes de los centros, esta me sorprendió, ya que pensaba que, aunque habían pasado años desde las primeras promociones de psicopedagogos y psicopedagogas, aun nos consideraban como personal “de relleno” que ponía la administración. De esta forma, me parece maravilloso que cada vez sean más los profesores y las familias que valoren nuestro trabajo, ya que esto nos ayudará a crecer como profesionales.

Otra duda que surgió fue si realmente existe un trabajo colaborativo por parte de los profesores y el departamento de orientación. La respuesta a esta pregunta me hizo reflexionar, ya que María José nos dijo que no “se atreven” a rechazar tus propuestas porque forman parte de sus obligaciones. Realmente me parece asombroso que aun existan profesionales que desempeñen alguna de sus labores porque se les ha impuesto, sobre todo a la hora de trabajar con personas, tengan o no, alguna Necesidad Específica de Apoyo Educativo.

Finalmente, la idea de que en las aulas específicas se trabaja con personas para lograr su integración en la sociedad, así como se potencian sus características para lograrlo, me parece realmente espléndida. Considero que lograr la integración de los niños y niñas en un centro lo más cercano posible a sus casas, es parte de sus derechos como ciudadanos y ciudadanas. Asimismo, estoy de acuerdo con la afirmación de María José sobre que lo que ahora hace falta es lograr una integración laboral para este alumnado, ya que muchos de ellos son capaces de aprender un oficio, sobre todo cuando se trata de tareas rutinarias.

Esta visita me hizo reflexionar sobre las aulas específicas, ya que, en parte, desconocía el trabajo que se realiza en ellas. Me parece una forma de trabajar muy adecuada, ya que todos somos diferentes y todos tenemos derecho a una educación de calidad cerca de nuestras casas. Finalmente, quisiera resaltar la idea de que como maestros, debemos estar preparados para afrontar la diversidad de una forma enriquecedora y como una oportunidad para aprender los unos de los otros. 

 

Ana Fernández Viso

18 de mayo de 2012