Nube de tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tags de todo el sitio

El tutorial: nuestro gran amigo

A menudo somos usuarios de los tutoriales que se nos ofrecen desde distintas plataformas; bien sean escritos o en formato digital. Casi todos/as los hemos utilizado y nos han permitido llevar a cabo nuestra tarea si éste seguía los pasos y era capaz de hacerlo con suma claridad.

Todos los tutoriales tienen en común los siguientes aspectos:

- La persona que los elabora concreta paso a paso el proceso de realización.

- Se apoya en un soporte que puede ser releído o revisualizado.

- Permite el aprendizaje de la actividad que queremos desempeñar de una forma más clara.

A continuación os presento un tutorial de cómo retocar imágenes por medio del photoshop:

Como podemos ver estos tutoriales son más fácilmente comprensibles ya que pone en juego dos sentidos: la vista y el oído. De esta forma, vamos viendo como la persona lo va haciendo y nosotros lo podemos reproducir a ese tiempo pudiendo pararlo para no perdernos en ningún paso. Al apoyarnos en el sonido que utiliza a la vez que el vídeo también se nos facilita la actividad.

En segundo lugar se presenta un tutorial escrito como este:

http://msdn.microsoft.com/es-es/library/z63ctsh2.aspx

Este tutorial se encuentra en formato escrito por lo que necesita de una mayor concentración de la persona que lo está utiliazando. También nos limita ya que no siempre se apoya por medio de dos lenguajes, como en el vídeo.

La elección de uno u otro va en función de la necesidad y es preciso destacar que son muy beneficiosos porque por la reproducción de un modelo se aprenden muchas cosas; sin embargo, el enriquecimiento está en que a partir de ese aprendizaje, lo hagamos nuestro introduciendo modificaciones y avanzando.

Por último preguntaros, ¿A qué modelo de aprendizaje creéis que corresponden los tutoriales?