Reflexión sobre el artículo "Entre la realidad y el deseo : una visión del asesoramiento" (Lourdes Montero y Mª Dolores Sanz Lobo)

   Si se parte del modelo clínico y de una base teórica de corte psicologicista ( o en el otro extremo didactista), se diferencia estrictamente entre asesor y orientador. Se identifica al orientador como un psicólogo clínico, dentro de un modelo clínico y al asesor, exclusivamente, como un formador o asesor de docentes. Pero consideran, que sólo desde éstos modelos tiene sentido diferenciarlos.

Pero desde el punto de vista que mantiene este artículo, y encontrándome en la misma postura que ellas, " el orientador y el asesor internodevienen en la misma figura". Es más, reivindican una clara identificación de ambos. El asesor consultor, es un nuevo rol de la figura del orientador.

Para que se de esta relación, el marco teórico tiene que ser de corte psicopedagógico o incluso socio-psicopedagógico. Dentro de estos marcos teóricos, el alumnado, el profesorado, el equipo directico,, el departamento de orientación, la comunidad educativa en su conjunto, la familia y la sociedad tienen su peso específico y tienen que ser el eje esencial , con el que siempre se debe contar, en las tareas de orientación y asesoramiento.