LA PROBLEMÁTICA QUE RODEA AL ASESOR

LA PROBLEMÁTICA QUE RODEA AL ASESOR

   Murillo, P. (2000). Estrategias centradas en el asesoramiento para la innovación.

La visión que predomina del asesor o del profesional de apoyo es la de una persona que en alguna medida ha "renegado" del trabajo directo con alumnos en los centros escolares. Se habla de "desertores de la tiza", al tiempo que de representantes de la Administración encargados de gestionar la implantación de los cambios y directrices propugnadas por la misma. Esto, en principio, va a suponer una tremenda dificultad a la hora de establecer vínculos y relaciones con el profesorado, así como una traba importante para conseguir la credibilidad del asesor.

Lo anterior viene a significar que el verdadero reto del asesor va a estar como señala Rodríguez Moreno (1996) en "situar el apoyo escolar en el contexto de las relaciones entre colegas sin distinción de status", de forma que se vaya ganando la credibilidad y el prestigio a los ojos del profesorado, así como consiguiendo la habilidad suficiente como para promover el protagonismo de los verdaderos artífices del  asesoramiento, es decir, de los centros educativos y su profesorado, de forma que, en palabras de la misma autora, colegialidad y responsabilidad se conviertan en dos aspectos inseparables que confieran al asesoramiento el facilitar la capacitación del profesorado.

Todo ello implica iniciar procesos claros y transparentes no de dependencia y sí de responsabilidad compartida que sienten las bases para la consecución de una relación de confianza y duradera que centre el protagonismo en el propio grupo de trabajo, huyendo de personalismos, contribuyendo así a la apertura de procesos reflexivos que se constituirán en los verdaderos artífices de los proyectos de actuación en y desde los centros.