Nube de tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tags de todo el sitio

Profesorado novel, ¿shock de la realidad?

La pasada semana tratamos un tema del que llevo mucho tiempo queriendo saber más; se trata del profesorado novel.

Decimos que un profesor o profesora es novel  cuando se encuentra en la fase de iniciación profesional y que en palabras de Huberman (1990) “conlleva un proceso de iniciación y de vacilación que se prolonga hasta la estabilización profesional”.

Lo más destacable de esta etapa es el choque que se produce entre los conceptos ideales que este profesorado lleva (sus expectativas) con la propia realidad, lo que Veenman (1984, 1988) denominaría “shock de la realidad”. Como todo proyecto nuevo al que las personas nos enfrentamos cotidianamente, lo normal es afrontarlo con miedo, incertidumbre y sensación de incapacidad que muchas veces nos impide dar cuenta de las nuevas posibilidades que están por venir en nuestra carrera profesional.

Bien, esta sensación no es solo para el profesorado sino que lo sienten todas las personas que van a empezar un nuevo trabajo, pero ¿por qué lo relaciono estrechamente con el profesorado? Lo relaciono porque las personas que trabajan con seres humanos tienen mayores preocupaciones para afrontar esto ya que “se juegan más”.

Dicho esto, es imprescindible asesorar a estos profesores/as en esta etapa de su carrera profesional, solventando sus necesidades y apoyándolo para que evolucione profesionalmente de la mejor manera posible.  Cuando esto no sucede y el docente ve que su ideal no se corresponde con su real, van decayendo su motivación y pasión por la enseñanza y, en general, su actividad docente se verá empobrecida. El último eslabón de esta cadena siempre es al alumno/a y por consecuente, quien se lleva la peor parte.

Es aquí donde el pedagogo/a tiene mucho que decir; tal y como se nos planteaba la pasada semana: ¿qué sentido tiene esta materia  en la pedagogía? Entre muchos otros sentidos, uno de ellos es este; el profesorado necesita apoyo, ayuda y que sus necesidades sean solventadas y, ¿quién mejor que un experto en educación para ayudarle?

Ya por último, me gustaría reflexionar sobre la problemática que estos docentes tienen para formar parte de forma íntegra en los departamentos, para que sean tenidos en cuenta, la asignación de puestos que los veteranos repudian, el poco trabajo colaborativo, etc.  Creo que el cambio se tiene que dar desde la base; si formamos a los noveles como les gustaría, cuando éstos sean veteranos tratarán a los que vengan de la misma manera.  ¿Qué opináis vosotros?

Y ahora, os lanzo una cuestión: ¿creéis que esto es similar a lo que nos ocurre a nosotros con el practicum y por qué?

 

REFERENCIAS WEBGRÁFICAS

Recuperado de: http://ddd.uab.cat/pub/edlc/02124521v23n3p393.pdf

Recuperado de: http://www.ugr.es/~recfpro/rev52ART4.pdf

Comentarios

  • Angela Rodriguez

    Muy buen post Isa!

    Cuando terminas los estudios universitarios tienes la sensación de que no sabes nada y de que no vas a desempeñar tu cargo de la manera adecuada al no tener experiencia, de ahi la inseguridad que se tiene en esa "fase de iniciación profesional" de la que hablas. Como tu pienso que esta asignatura es muy importante para los pedagogos, como profesionales de la educación debemos formar y ayudar al profesorado en esta y posteriores etapas.

    Un saludo.

  • Carlos Vázquez Sánchez

    Cuando hablas de la inseguridad del profesor novel me pare muy interesante que comentes la inseguridad que puede producir el trabajar con personas reales. Con esto me refiero a el apunte que haces sobre la responsabilidad que supone el trabajar con personas en desarrollo y las consecuencias que podemos llegar a causar como formadores en estos individuos, que va mucho más allá de si conseguimos o no transmitir ciertos conocimientos. Desde mi punto de vista esta asignatura es todavía más necesaria en el momento en el que el docente transmite mucho más que lo que prentende intencionalmente. Siguiendo esta idea, debemos estar bien formados en el tratamiento con el alumno y las responsabilidades que supone ser "la guía" de otra persona en lo que a comportamiento, formas de pensamiento y planteamiento de la vida se refiere. Podemos llegar a ser algo mucho mas que canales de transmisión de conocimiento para esa persona que depende de nosotros para aprender y desarrollarse. Buena aportación Isa! 

  • Mirian Cortiñas Pérez

    Como ya sabemos a los docentes que podemos denominar veteranos, no les gusta y a la vez no les resulta cómodo que un profesional de la educación más joven le ayude o le forme en el ámbito del trato con sus alumnos y con la transmisión de otras actitudes que no están implícitas en el proceso intencional de enseñanza-aprendizaje. Pienso que como Pedagogos en un centro enducativo, viviremos en una lucha permanente a favor de la colaboración entre los docentes y en el ámbito de la formación permanente con los mismos; ya que un profesor al estar educando a sus alumnos, nunca debe dejar de renovarse y de adquirir nuevos conocimientos a cerca de nuevas metodologías entre otras muchas cuestiones.

    En relación con lo anterior, está muy claro que esta materia es más que necesaria en nuestra formación como Pedagogos ya que entre otras cosas debemos colaborar con los docentes a la hora de interaccionar con los alumnos y a la hora de la transmisión de mucho más que conocimientos como muy bien señaló anteriormente Carlos, además cosidero que es necesario concienciar al profesorado en la necesidad de innovar y trabajar con el ámbito de las Nuevas Tecnologías.