Nube de tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tags de todo el sitio

Techo de cristal y las mujeres. Situación evidente en la función docente.

Países como Alemania, Francia, Italia, Gran Bretaña o España, entre otros, continúan con niveles de discriminación de género muy elevados en pleno siglo XXI. Esta discriminación se produce a nivel horizontal y vertical y así lo indican todas las tasas (el desempleo sigue siendo mucho más elevado en las mujeres, los cargos más bajos siguen siendo ocupados por más mujeres, sueldos más bajos, menor valoración social…)

Es importante destacar que a medida que vamos avanzando en un puesto, aun en aquellos considerados feminizados, la proporción de mujeres que ocupan un cargo importante van disminuyendo de forma muy significativa. Como prueba, los últimos datos nos muestran que tan solo un 2% de las mujeres se encuentra en la cúspide de la pirámide organizacional.

Para Kanter (1977) el problema no se sitúa en ser mujer  y su mayor vinculación con la reproducción y los cuidados, sino que se explica por las posiciones que se ocupan en el mercado produciéndose un solapamiento entre posición laboral y género.  A esta explicación se le ha denominado “efecto madeja” y concreta que:

-          Las mujeres acceden tarde y sin preparación para el mercado laboral.

-          Entran en dicho mercado ocupando puestos inferiores que los hombres rehúsan.

-          El interés de las mujeres y su dedicación laboral es menor.

En mi opinión, esto que Kanter dice no se corresponde con la realidad, quizás porque lo ha escrito en la década de los 70 y la situación política, económica y social condiciona las perspectivas. Sin embargo, considero que las mujeres ya no acceden tarde al mercado laboral, que cada vez son más las mujeres con estudios que los hombres con estudios, que el interés y dedicación laboral de una persona no se ve influenciado por su género y que el problema para acceder a un determinado puesto de trabajo por parte de una mujer se está subsanando a medida que pasan los años. Así, se sigue detectando que cuando se llega a un determinado punto, las mujeres siguen sin avanzar pero ¿Por qué?

Bien, esto es lo que denominados el “techo de cristal” por el que el ascenso laboral de las mujeres se ve limitado. Se trata de algo invisible y sobre lo que no existen leyes.

Todo esto es una mera explicación de la situación de las mujeres en general para evidenciar la situación en la función docente. Esta profesión es claramente una profesión feminizada en la que la mayor parte de puestos los ocupan mujeres (sobre todo en lo que se refiere a la Educación Infantil y Primaria). Sin embargo, ¿quiénes ocupan los puestos más representativos en un colegio? ¿O en la facultad? Casi siempre se trata de un “director”, un “jefe de estudios”, un “catedrático”, etc.

Aquí adjunto unos gráficos para evidenciar la situación:

https://www.google.es/search?q=techo+de+cristal+profesoras&espv=2&biw=1366&bih=624&tbm=isch&imgil=GA5z0yh1pInmIM%253A%253BPdHxkcHKbHZg_M%253Bhttp%25253A%25252F%25252Fwww.mujeryciencia.es%25252Fpage%25252F3%25252F&source=iu&pf=m&fir=GA5z0yh1pInmIM%253A%252CPdHxkcHKbHZg_M%252C_&usg=__WEvoBYUP7vdphQyJGvFRNgvkcig%3D&ved=0CCoQyjc&ei=PYomVNL_KMnVPJ7LgfgC#facrc=_&imgdii=_&imgrc=GA5z0yh1pInmIM%253A%3BPdHxkcHKbHZg_M%3Bhttp%253A%252F%252Fwww.mujeryciencia.es%252Fwp-content%252Fuploads%252F2012%252F03%252Ffig3.png%3Bhttp%253A%252F%252Fwww.mujeryciencia.es%252F2012%252Fpage%252F2%252F%3B729%3B464

En los últimos años se está produciendo un descenso del Índice de techo de cristal en las universidades españolas. A pesar de poder hablar de una situación más optimista el índice se sitúa en 2.34 puntos por encima de la media de UE que es de un 1,8.

https://www.google.es/search?q=techo+de+cristal+profesoras&espv=2&biw=1366&bih=624&tbm=isch&imgil=GA5z0yh1pInmIM%253A%253BPdHxkcHKbHZg_M%253Bhttp%25253A%25252F%25252Fwww.mujeryciencia.es%25252Fpage%25252F3%25252F&source=iu&pf=m&fir=GA5z0yh1pInmIM%253A%252CPdHxkcHKbHZg_M%252C_&usg=__WEvoBYUP7vdphQyJGvFRNgvkcig%3D&ved=0CCoQyjc&ei=PYomVNL_KMnVPJ7LgfgC#facrc=_&imgdii=GA5z0yh1pInmIM%3A%3BTP7OZjDsuiAJVM%3BGA5z0yh1pInmIM%3A&imgrc=GA5z0yh1pInmIM%253A%3BPdHxkcHKbHZg_M%3Bhttp%253A%252F%252Fwww.mujeryciencia.es%252Fwp-content%252Fuploads%252F2012%252F03%252Ffig3.png%3Bhttp%253A%252F%252Fwww.mujeryciencia.es%252F2012%252Fpage%252F2%252F%3B729%3B464

Como podemos ver en el último gráfico en nuestro ámbito de Ciencias Sociales, las diferencias en el índice se reducen considerablemente, comparándonos con otros ámbitos. 

¡Espero vuestras opiniones en este tema! 

REFERENCIAS WEBGRÁFICAS

Recuperado de: http://centreantigona.uab.es/docs/articulos/Sostre%20de%20vidre.pdf

Comentarios

  • Alexandra Castro Faria

    Muy interesante la entrada Isa! Estoy de acuerdo contigo en cuanto a que las aportaciones de Kanter no se corresponden a la realidad actual. Efectivamente, como tú bien has apuntado, cada vez son más las mujeres con estudios superiores y razones como la incorporación tardía al mercado laboral y el interés o dedicación no es una cuestión de la diferencia de género. Creo, más bien, que se trata de una cuestión social, en base a estereotipos, entre otros obstáculos que tenemos que intentar solucionar para llegar a una verdadera equidad. 

    Un saludo :)

  • Mirian Cortiñas Pérez

    Estoy de acuerdo con Alexandra, el problema esta inculcado en la sociedad, a pesar de que hemos conseguido a lo largo de los años muchos avances, sigue habiendo muchos estereotipos y prejucios a la hora de hablar de las capacidades de las mujeres y los hombres para puestos de trabajos concretos o en los que prima la mayoría de uno de los dos sexos. Me parece muy buena entrada, ya que los gráficos ejemplifican muy bien la situación actual, además me alegra saber que en el campo de las Ciencias Sociales la situación esté más equiparada.

    Un saludo, Isa :D

  • Isabel Fernandez

    Quizás se equipare en las Ciencias Sociales ya que son carreras de un estatus "inferior" a las ciencias puras como ya han indicado varios de nuestros compañeros/as en sus entradas. Realmente es crítico pero cada vez son más las mujeres que hacen que esto cambie y como no, también está en nuestra mano. Gracias por vuestras aportaciones.