Bajo un techo de cristal.

image

¿Quién tiene más fortuna para acceder a un puesto de trabajo? ¿Un hombre o una mujer?

La respuesta es obvia. Desde antaño, un hombre es considerado con mayores competencias que una mujer para poder desarrollar cualquier puesto de trabajo, independientemente de su oficio.

¿Por qué?

Por la jerarquía de la sociedad, en la cual, el sexismo se encuentra a la orden del día.

¿Cómo se denomina a este fenómeno?

"Techo de cristal", conocido como un obstáculo en la carrera de la mujer que impide que ésta acceda a puestos más altos en el organigrama de una empresa o institución. 

Datos según el Instituto Nacional de Estatística lo confirman:

En 2009,  el porcentaje de mujeres dentro de Consejos de Administración de empresas referidas a  Ibex 35 era del 10,3%.

En 2010, la cifra de graduadas en educación superior era del 60%, mientras que el número de catedráticas ascendía al 15%.

En 2012, el porcentaje de mujeres que trabajan en la Administración General del Estado comprende el 31%.

Esta barrera invisible, presenta varias perspectivas de su origen dependiendo de quien la defienda:

- Desde el punto de vista masculino, nace por culpa de la actitud represiva y de liderazgo que presentan para gestionar un proceso.

- Desde el punto de vista femenino, la falta de confianza en sí mismas así como la autocrítica, determina en un pensamiento negativo para poder liderar o acceder hacia arriba.

En el ámbito de la sociología, Friederich Nietzsche ofrece una visión constructivista de género que destaca y prevalece  como un sesgo discriminatorio hacia las mujeres dedicadas al conocimiento y actualmente a la ciencia, y que hay modificar.

Desde mi perspectiva, opino que la culpa reside en aquellas personas que no te dejan crecer profesionalmente, y te exigen un nivel de "excelencia" desde un principio, sin pensar que todos tenemos unas capacidades y habilidades distintas,  y que evolucionamos a medida que transcurre el tiempo, no por ciencia infusa.

En el ámbito de la educación, es curioso destacar, que siendo una profesión donde mayoritariamente es desempeñada por mujeres, en los puestos con mayor rango estén presentes hombres.Sin embargo, en los últimos años, las mujeres van escalando grandes puestos gracias a su esfuerzo y tenacidad, dejando atrás la falsa creencia que una mujer no puede desempeñar un mismo oficio que un hombre. Eso se creía que venía dado, porque una mujer presenta unos riesgos mayores, como por ejemplo altos costes personales y familiares. Se piensa erronámente que tiene mayor debilidad, y inestabilidad para poder encargarse de un alto rango, sin embargo, poco a poco, las profesionales de la educación y del resto de los contextos, van haciendo pequeñas rupturas en ese techo que algún por fin se romperán. Como pedagogas, y pedagogos debemos ser partícipes de esa ruptura, aplicando los métodos y estrategias que hemos estado estudiando todo este tiempo.

 

¿Cual es vuestra opinión acerca de este aspecto?

Información recogida de: http://oficinaprecaria.org/2014/03/12/techo-de-cristal-y-suelo-pegajoso-2/

Información recogida de: http://todosobretrabajo.wordpress.com/2014/05/19/teoria-del-techo-de-cristal/

Información recogida de: http://ssociologos.com/2013/02/15/el-techo-de-cristal-como-instrumento-que-visibiliza-la-construccion-cientifica-desde-el-sesgo-de-genero/

Imagen recuperada de: http://oficinaprecaria.org/wp-content/uploads/2014/03/GENERO2.jpg

Comentarios

  • Lucía

    Por desgraza, aínda é moi evidente á resposta á pregunta que plantexas: "¿Quién tiene más fortuna para acceder a un puesto de trabajo? ¿Un hombre o una mujer?", o que é moi preocupante, pois o simple feito de coñecer tan claramente a resolución desta pregunta, sen ser necesario tan sequera a necesidade de consultar ningún tipo de información deixanos entrever a aínda tan machista sociedade na que nos atopamos. Como se pode observar nos datos que na túa entrada nos ofreces, pouco a pouco a situación tanto laboral como formativa das mulleres vai mellorando, mais aínda non é suficiente, polo que como ti ben dis, nós como pedagogos/as debemos traballar para evitar os estereotipos de xénero entre outros moitos motivos que inflúen na discriminación da muller. E na miña opinión é esencial comezar a traballar en clave de igualdade dende idades moi temperás, tendo moi presente aqueles aspectos que non están explícitos pero que sen embargo propoñen dun xeito implícito un modelo de sociedade excesivamente machista.

    Boa entrada, un saúdo! Smile

  • Mirian Cortiñas Pérez

    Es increíble que en el S.XXI sigamos hablando de estereotípos de género, pero por desgracia aún se ven reflejados en el mundo laboral, y está demostrado en ell concepto de Techo de cristal. Como muestras con los datos estadísticos, la mujer va avanzando en cuanto a nivel de formación y ocupación de puestos de trabajos, pero aún así, no equiparamos a los hombres en cuanto a la ocupación de puestos más altos en cuanto a nivel de jerarqías o de un cargo superior en un puesto de trabajo; también sabemos que por desgracia en algunos puestos de trabajo, la mujer tiene una remuneración menor que los hombres, echo que también nos debería preocupar bastante. Como pedagogos, debemos trabajar en el sentido de la igualdad y de eliminar esos estereotipos hacia las mujeres en el mundo laboral, trabajando desde la primera infancia y a lo largo de todo el proceso eucativo, la temática de la igualdad de género, pero sin dejarlo a un lado en las edades adolescentes, que desde mi punto de vista son las más importantes y  en las que menos se trabaja este tema.

    Un saludo!

  • Lourdes Montero

    ¿Alguien podría decirme a quien  se debe la expresión "techo de cristal? Gracias

    Lourdes

  • xeila raposo rodríguez

    Esta expresión débese a teórica Betty Friedan, que foi líder do movemento feminista estadounidense durante a década de 1960 e 1970. Friedan, crítica o rol feminino na sociedade contemporánea, que está condicionado por altas tasas de depresión, sentimento de inutilidade e vacío nas mulleres acomodadas de Estados Unidos.