¿Progreso?

 Esta reflexión sobre el “experimento” llevado a cabo en la pasada sesión interactiva del jueves de la materia Formación y desarrollo profesional del profesorado es realizada por Noelia Castiñeiras Seco, Carla Deira Noya y Estefanía Pereira González.

Hemos decidido realizar esta actividad de reflexión con el fin de aportar nuestra visión sobre la actividad, y con ella la formación del profesorado. Dicha tarea se trata de una sucesión de diapositivas en las cuales se recogen las ideas de Antonio Nóvoa sobre el papel que ha ejercido y ejerce el profesorado desde el punto de vista de dos grandes revoluciones, la primera data de principios del siglo XX y la segunda, comienzos del XXI.

Como la mayoría de nuestros compañeros y compañeras, en un principio nos hemos sentido desorientadas ante la propuesta de ser nosotros mismos los que condujéramos dicha actividad en lugar de ser la profesora la que desempeñe el papel de guiarnos, actuando como mediadora. Sin embargo, nos sorprendió gratamente ya que asumimos el rol de agente activo en lugar de un mero receptor de conocimientos cuyo resultado fue positivo.

Analizando las diapositivas en las cuales se habla de la educación en general nos gustaría centrarnos en la cuestión que se plantea en dicha presentación acerca del papel que jugaron y juegan los profesores, teniendo en cuenta dicha pregunta “concluyendo, ¿y los profesores?” realizaremos una valoración sobre ello.

Después de visionar de nuevo las diapositivas que hacen mención a los años 70 (racionalización de la enseñanza y pedagogía por objetivos), años 80 (reformas del currículo), años 90 (gestión y administración de los centros escolares) y hoy (el regreso de los profesores) podemos afirmar que han pasado cuatro décadas lo que hace presagiar grandes avances en el ámbito de la educación pero nada más lejos de la realidad. Actualmente, el papel del profesor sigue estando desvalorizado a pesar de las mejoras llevadas a cabo desde años atrás, puesto que tal y como mencionamos en clase, la figura docente es vista como el último recurso que escogen los estudiantes para su futura profesión. Sin embargo, y rescatando una de las ideas de Hargreaves (2003), “se ha esperado de las escuelas y del profesorado que rescaten a los niños de la pobreza y la miseria; que reconstruyan el sentimiento de nación tras la guerra; que desarrollen la alfabetización universal como plataforma para la supervivencia económica, que formen trabajadores cualificados aunque haya poco empleo adecuado para ellos; que fomenten la tolerancia entre los niños en un mundo en el que los adultos están divididos por conflictos étnicos y religiosos; que cultiven sentimientos democrático en sociedades que lucen las cicatrices del totalitarismo […]”, con lo cual vemos una clara contradicción entre lo que se espera del profesorado en la sociedad y como ésta es quién, al mismo tiempo, la infravalora.  

Concluyendo, todos los agentes que conforman la sociedad son el motor de cambio y, por ello, deben ayudar a propiciar dicho  progreso, ya que como señala el escritor estadounidense Wayne W. Dyer “el progreso y el desarrollo son imposibles si uno sigue haciendo las cosas tal como siempre las ha hecho”, y por lo tanto, nosotras como futuras pedagogas debemos favorecer este avance.

 

Bibliografía:

-          Hargreaves, A. (2003): Enseñar en la sociedad del conocimiento. La educación en la era de la inventiva. Ediciones Octaedro: Barcelona

Comentarios

  • Olaia Gude Urdangarín

    Hola chicas, he de decir que en un principio yo también me encontré inmersa en un mar de dudas e incertidumbres durante esta actividad, más al principio, aún así, durante toda la sesión me sentí bastante perdida, creo que una de las razones de que nos sintiéramos así es porque no estamos acostumbradas a realizar este tipo de tareas. Con esto me he dado cuenta también de lo difícil que resulta construir un discurso que no es nuestro; es decir, a mí lo que me faltaba era un nexo de unión entre diapositivas para obtener una visión global de la presentación y no sólo destellos de algo que parecía un diamante en bruto, y creo que nuestra tarea era pulirlo para así poder verlo en su máximo esplendor.

    En cuanto a la diapositiva a la que os habéis referido de "concluyendo, ¿y los profesores?, también a mí me parece una de las más interesantes como ya he planteado en un blog. Aún así decir que me ha gustado mucho vuestra referencia a Hargreaves, pues creo que sí que es verdad que muchas veces se espera mucho de los profesores en un contexto totalmente inapropiado o contrario a nuestros deseos educativos, en definitiva, creo que expresarlo de ese modo tan poético hace que a todos nos llegue al corazón algo que todos teníamos en la razón.

    Gracias y un saludo!

  • Noelia Diéguez

    Estou totalmente de acordo no que acabades de relatar do escaso progreso no ámbito da educación, pois é realmente preocupante o incremento da frustración do profesorado debido o pouco apoio social do que dispoñen como colectivo que representan, tanto por parte das familias, como da comunidade e da sociedade en xeral. Polo tanto, nos como futuros pedagogos debemos favorecer este avance como promotores do cambio na educación.

    Ánimo e un saúdo! Smile

  • Gabriela Díaz Rodríguez

    Este tema tiene que ver un poco con el tema de los profesores que entran en el papel de víctimas, aquel que hemos tratado en el aula. Creo que como Noelia, cada vez la frustración en el ámbito docente es más frecuente, lo que dificulta el proceso de E-A. También por otro lado, el sistema educativo aún no sigue innovando y experimentando en todo aquello que le influye, la verdad es que aún sigue inmerso en contenidos anacrónicos, que a mi parecer, se deberían de adaptar a la sociedad presente. Ahí estaremos nosotros, como futuros pedagogos, compartiendo con otros profesionales nuestra profesión y sobre todo formación; para hacer posible que esto vaya cambiando y sobre todo, para orientar, para ayudar, educar, enseñar, crear y transformar. Un saludo

  • Carla Deira Noya

    Gracias chiicas !!!Laughing