La identidad y la profesión

         La construcción del profesor como profesional es un proceso de diferentes fases. Desde la escuela , pasando por la formación inicial y durante la ejecución de la actividad profesional , el docente se forma su propia identidad profesional , la cual es , a su vez , colectiva e individual.

      Entonces , ¿cuales son las características que tiene un profesor? 

      El profesor tiene una serie de características "generales" que se subdividen en las siguientes:

- Características específicas de la profesión docente:

  • El docente debe tener conocimientos pedagógicos y conocimientos sobre la práctica : culturales , didácticos, históricos ...
  • La reflexión crítica debe ser un requisito indispensable para la formación del conocimiento compartido.
  • El profesor debe tener trascendencia social , siendo un nexo entre la sociedad y la escuela , fomentando el consenso y formándose en competencias compartidas de diferentes campos.

- Dentro del marco específico de la profesión encontramos:

  • La autonomía ( el profesor como profesional reflexivo sobre el currículo escolar , la evaluación y la autoevaluación , para la formación como reflexión sobre la práctica ...).
  • La globalidad ( el profesor debe dar con la visión holística de su profesión , interrelacionando diferentes cuestiones sobre su oficio , encontrar la cohesión entre el modelo pedagógico y las condiciones laborales y buscar el consenso con la comunidad educativa).
También encontramos las aportaciones de Beijaard , Meijer y Verloop (2004) , los cuales nos acercan el resultado de sus investigaciones y estudios , y enumeran las características de la profesión de la siguiente manera:
  • La identidad profesional es un proceso de interpretación y reinterpretación de las experiencias , dando a ver que la profesión docente extiende su formación a lo largo de la vida.
  • La identidad profesional se caracteriza por las personas y también por el contexto en el cual se desarrolla el ejercicio profesional. Esto deriva a que la identidad profesional deja de ser única , desarrollando cada uno su propia respuesta profesional al contexto.
  • La identidad docente está compuesta por sub-identidades interrelacionadas. Estas son el resultado del profesional en la interacción con diferentes contextos de trabajo. Las sub-identidades deben ser flexibles y poder amoldarse a las necesidades de cada momento.
  • La identidad profesional del docente está influenciada por aspectos personales , sociales y cognitivos.
       También decir que la identidad del docente es una realidad evolutiva , que se va desarrollando a lo largo de la vida , y que se desenvuelve tanto de forma individual como de forma colectiva. 

      Pero esta identidad profesional tiene mucha más profuncidad de lo que podemos ver en esos puntos. Y más, cuando hablamos de la sociedad en la cual estamos viviendo ( en este caso , una sociedad occidental ). Hargreaves (2003) nos sugiere que la docencia es una profesión paradójica. Ya que en la profesión docente se tienen puestas muchas esperanzas a la hora de formar a las futuras generaciones en habilidades y capacidades necesarias para sobrevivir en la sociedad del conocimiento. Se alienta la idea de que los profesores sean los que desarrollen la capacidad de innovación , flexivilidad y compromiso con el cambio , actitudes esenciales en el mundo actual. Pero a su vez , el profesor debe procurar mitigar los problemas : el superconsumismo , la cerrar la brecha entre ricos y pobres, reivindicar el sentimiento de comunidad. De una manera u otra , los profesores deben hacer frente a estas contradictorias ideas , lo cual provoca dicha paradoja.

      Con estos pequeños datos , vemos que la identidad profesional del docente es compleja y completa. Es un oficio que tiene demasiados factores  interdependientes ( como hablábamos antes , cognitivo , personal y social) que condicionan la actividad profesional. 

       Esta entrada está relacionada con el día internacional del docente ( 5 de octubre), ya que el oficio del profesor es como un prisma que tiene múltiples caras las cuales deben funcionar correctamente para poder ofrecer una educación exitosa. Por ello , debemos apoyar a los docentes en su formación y ayudarles a sentirse respetads y valorados dentro de su espacio de trabajo ( y en la sociedad en general).

 

Bibliografía :

Vaillant, D. y Marcelo, C. (2001). Las tareas del formador. Archidona (Málaga): Aljibe.

*Imbernón, F. (1998). La formación y el desarrollo profesional del profesorado (Barcelona): Graó.

Comentarios

  • Lourdes Montero

    Un concepto complejo y apasionante como es el de identidad docente como una de tus primeras entradas ... estupendo Raquel. ¿Qué dirás cuando elabores tu portafolio ?

    Saludos