• Blogs
  • ALBA
  • EL CONECTIVISMO: ¿EL MODELO DE APRENDIZAJE DEL S.XXI?

EL CONECTIVISMO: ¿EL MODELO DE APRENDIZAJE DEL S.XXI?

Parece realmente absurdo que en nuestras aulas actuales se siga basando la mayoría del aprendizaje de los conocimientos en la memorización de una serie de contenidos para a continuación, vomitarlos en un examen. Históricamente este tipo de memorización tenía su explicación y validez, ya que no todos tenían acceso a la información de forma directa, y era preciso muchas veces retenerla ahí dentro de nuestras cabezas para poder transmitirla. ¿Pero, por qué se sigue utilizando este método en nuestras escuelas, en una era en la que cada 18 meses el conocimiento se duplica?

Resulta casi irónico que en un momento en el que los propios alumnos pueden ser creadores y editores de la información gracias a la web 2.0, sigan teniendo que chaparse los temas de los libros de textos como si fuesen almacenes que se van vaciando cada vez que se le realiza una prueba por escrito. Imposibilitando totalmente la adquisición de un aprendizaje significativo.

Varios expertos en el emprendimiento hablan de una “Tercera Revolución industrial” ( Gómez, P. y Rodríguez F. 2014) lo que está cambiando el presente y afectará al futuro en dónde le 70% de los bebés de hoy trabajarán en profesiones no inventadas todavía. Y sin embargo continuamos no solamente en muchos centros de educación obligatoria, sino también en Universidades con una metodología tradicionalista en numerosos aspectos ignorando el paso tan grande que está ocurriendo ya con el aprendizaje informal. “La tecnología está alterando nuestro cerebros” (Siemens, 2004) entonces ¿por qué nos empeñamos en considerarla como una enemiga más que como un recurso útil?

Todos hemos podido observar en nuestro período de prácticas como las teorías de conductismo y del congnitivismo siguen vigentes en nuestras aulas, y aunque en ciertas ocasiones podamos recurrir a ellas no significa que debamos basar el eje de nuestro proceso de enseñanza- aprendizaje en ellos. El constructivismo es la única metodología que hace partícipe e interactúa con el alumno y aboga por un aprendizaje significativo, que permite que éste continúe a lo largo de la vida.

Pero, parece innegable que con los cambios que se están produciendo en la sociedad a nivel tecnológico esta última teoría de la educación también tenga que ser modificada o adaptada para la adquisición de conocimiento actual. Incluso, ¿es posible que se deba establecer una teoría alternativa como el conectivismo?

Éste permite, según el autor Siemens (2004): integrar los conocimientos de un aprendizaje cambiante dónde la información que barajamos no solo varía continuamente, sino que resulta cada vez más difícil discriminar aquella que es válida, objetiva y real de la que no lo es. Reconoce la variedad de opiniones, cuando encontramos una información si sus referencias son numerosas será de alta calidad. También otorga el almacenamiento de información a dispositivos no humanos. Hace partícipe al individuo de la toma de decisiones, de la selección de la información a través de una serie de requisitos que van cambiando en función de la realidad en la que nos encontramos.

Debemos buscar las herramientas y los recursos que nos permitan adaptarnos a la realidad cambiante puesto que la escuela debe ser un reflejo de la sociedad en la que estamos, no puede ni debe permanecer al margen. No se deben ver como una dificultad o un imposible podemos llegar con ellos mejorar el nivel educativo y conseguir sobre todo un aprendizaje significativo. ¿Quizás, sea el conectivismo una de las claves que nos permita avanzar en el aprendizaje y en su cambiante contexto?

Como docentes no podemos obviar el cambio que aumenta y que en las próximas décadas será todavía más notable, porque sin duda esto va a más. Querer es poder y engancharnos a estas posibilidades de recursos e innovación no solamente tiene que fijarse en lo digital, existen múltiples alternativas, pero está claro que las TIC están en auge y no deberíamos despreciarlas sin conocerlas, por encontrarnos sin apoyo o por simple comodidad.

Sin embargo, dentro del conectivismo Siemens (2004) define el aprendizaje como un “conocimiento aplicable”, que “puede residir fuera de nosotros (dentro de una organización o de una base de datos)”. Siendo así, ¿no estamos viendo el aprendizaje como un mero fin a conseguir dónde el proceso es irrelevante? Se presenta al aprendizaje casi como algo vinculado, al manejo y configuración de la información de las redes. Excluyendo los procesos de aprendizaje del individuo, lo cual es fundamental según el constructivismo.

Por otro lado, también es cierto que no podemos ceñirnos única y exclusivamente cuando hablamos de innovación a todos los recursos y facilidades digitales que nos ofrecen las nuevas tecnologías. No siempre una gran inversión de capital en una idea educativa, o de otro tipo, que se supone innovadora y rompedora causa un resultado o alcanza las expectativas y objetivos que se planteaban desde un principio.

El tener a nuestro alcance ciertas posibilidades que nos ofrecen ventajas en muchos aspectos, no significa que se esté innovando o que se pueda llegar a un aprendizaje verdaderamente significativo. Es más yo como discente he sufrido esas clases de informática aburridas, o esas largas presentaciones en power point o en prezi en las que parece que por el simple hecho de estar empleando recursos alternativos ya están innovando, y no era para nada así.

Creo que no podemos quedarnos solamente con el soporte sino con el verdadero contenido que hay detrás para no caer en el famoso “efecto pantalla”. No podemos dejar que todo el peso del aprendizaje de nuestros alumnos y alumnas recaiga sobre la web 2.0 y sobre los recursos digitales con los que hoy en día contamos. De esta forma caeríamos en una total desprofesionalización. Es necesaria la mediación de un docente para el proceso de la enseñanza-aprendizaje.

Por último, el que los alumnos definidos como “nativos digitales” cuenten con una alta alfabetización tecnológica no implica que sean capaces de aprovechar todo lo que la información en red y la web 2.0 les ofrece, por eso nosotros como docentes debemos tener consciencia y conocer a fondo estos aspectos, para poder ofertar una enseñanza de calidad.

Es decir, el conectivismo puede servir de ayuda en la innovación de la educación actual según nuestro contexto actual, posibilitando una situación mucho más ecuánime entre profesorado y alumnado, y potenciando el aprendizaje cooperativo y significativo, pero no debe considerarse como una teoría única y exclusiva ni quedarse en la superficie que ésta nos muestra.

REFERENCIAS:

  • Siemens, G. (2004). En Creative Commons 2.5, Conectivismo: Una teoría de aprendizaje para la era digital.

     

  • (19 de septiembre de 2014). El 70% de los bebés de hoy trabajarán en profesiones que aún no se han inventado, según expertos. RRHHpress.com. Recuperado de http://goo.gl/6acXUQ

     

  • Zapata-Ros, M. (s.f.). Teorías y modelos sobre el aprendizaje en entornos conectados y ubicuos. Universidad de Alcalá, España.

     

  • Sobrino, A. (2011). Proceso de enseñanza-aprendizaje y web 2.0: valoración del conectivismo como teoría de aprendizaje post-contructivista. Revista Semestral del Departamento de Educación Facultad de Filosofía y letras, número monográfico, 117-140.