Qué pasa con nuestros datos?

Hace ya algunas semanas hablábamos en clase de las políticas de privacidad en la Red y de un concepto que, muchos de nosotros hemos escuchado muchas veces y no sabemos en realidad qué función tiene; las Cookies.

La realidad es que, o bien por falta de información o bien por falta de interés, los usuarios de Internet no conocemos qué es lo que pasa cuando visitamos una página web o simplemente creamos una cuenta de correo en Gmail. En esta entrada quiero hacer un pequeño resumen para la gente de “a pie” sobre cómo se utiliza nuestra navegación y nuestros datos en ese mundo digital llamado Web 2.0.

¿Alguna vez habéis entrado en un bar y el camarero ya sabía lo que queríais tomar? Pues bien, así funciona la Web 2.0, una web que sabe que páginas visitáis y las utiliza para conseguir financiación a través de la publicidad. La idea es simple, utilizo tu navegación para saber lo que te interesa y dejo que invadan mi página de anuncios hechos a tu medida a cambio de dinero, así mantengo mi página web a flote. Quién recauda toda esa información? Aquí es donde entran en juego nuestras ya conocidas, de nombre, Cookies.

Según la Wikipedia una Cookie es “una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que el sitio web puede consultar la actividad previa del usuario.” Si hacemos la traducción con respecto a lo que trato de explicar; una Cookie es la encargada de almacenar la información sobre tus navegaciones a través de la Red, información que luego se puede utilizar. Utilizar para qué? La idea es conocer nuestros gustos en red, páginas que visitamos, búsquedas que hacemos y crear un perfil sobre nuestras navegaciones. Este perfil puede ser  utilizado luego por las empresas para “bombardearnos” con publicidad, publicidad que financia otros sitios web. Es un NEGOCIO!

Donde está Wally? Os preguntareis el por qué de esta pregunta pero rápidamente vais a conocer la respuesta. Habéis oído hablar de las direcciones IPs? Lo que viene a continuación puede sonar un poco fuerte. Cuando te conectas a Internet se le asigna a tu equipo una dirección de este tipo, lo que implica que cuando te conectas a la Red se sabe desde que zona lo estás haciendo. No os parece increíble? A mí sí, puesto que no tenía de esto. Los sitios web pueden usar estos datos de geolocalización para saber más sobre cada uno de nosotros y ofrecernos contenidos y anuncios que encajen en nuestro perfil de navegación.

Todo esto que explico en los párrafos anteriores tiene una gran ventaja, probablemente la mayor de las ventajas en la Web 2.0, y es que podemos disfrutar de todos los servicios que nos ofrece de forma gratuita, al menos en lo que a dinero se refiere. El negocio subyacente a todo esto permite que las webs no cobren a sus usuarios por utilizar sus productos, a cambio de utilizar cierta información para ganar dinero mediante la publicidad.

Qué hay de las políticas de privacidad? La responsabilidad de facilitar a determinados sitios web datos personales es solamente nuestra. Leerse las políticas de privacidad de los sitios web es importante para saber, realmente, qué va a pasar con la información que nosotros compartamos. Quisiera ilustraros con un ejemplo práctico:

Aceptar que tu información sea pública, hablo de Facebook en este caso, implica varias cosas. La información que tú compartas puede asociarse contigo incluso fuera de la página web, puede mostrarse si alguien realiza una búsqueda sobre ti en un motor de búsqueda público y por ejemplo hay información que es pública por “naturaleza” como tu nombre, tus fotos de perfil y tus fotos de portada.

Recordáis ese cuadradito al registraros en Facebook, que os decía que debíais leer y aceptar las políticas “noseque” del sitio para poder registraros, y que en realidad no leísteis? Pues bien, lo que antes he mencionada han sido sólo algunas cosas que habéis aceptado que hagan con vuestros datos.

La ideas no es alarmar al personal con estas cosas que ya hemos tratado en clase y que a todos nos chocaron tanto, a mí el primero, pero no es menos cierto de que la realidad es la que es. Bajo mi punto de vista la palabra clave para todo esto es; RESPONSABILIDAD.

La Web 2.0 nos ofrece un servicio increíble, pero es nuestra RESPONSABILIDAD utilizar esos servicios de forma adecuada. Nadie te obliga a registrarte en Facebook, o a crear una cuenta en Gmail pero si lo haces, sería bueno que “leyeses” la letra pequeña porque si no, todo lo que pueda pasar después será bajo tu RESPONSABILIDAD.  Hablábamos en clase de juicio crítico en torno a la Web 2.0 y sus herramientas, hablábamos de la necesidad de estar informados de cómo funcionan las cosas en esta “nueva” Red, de garantizar una educación completa sobre todo esto que he tratado de explicar y todas esas cosas de las que hablábamos serán las que nos hagan RESPONSABLES.

Un saludo a todas/os Smile

Comentarios

  • Adelaida Carballude Losada

    Hola, Eloy. 

    En el post hablas de RESPONSABILIDAD, bajo mi punto de vista algo que nos importa poco, ya que por el momento no hemos tenido ningún problema grave, o por lo menos en mi caso.

    Como ya he explicado  en mi pequeña aportación al blog "¿Alergia a la privacidad?", pensamos que un amigo jamás colgaría una foto nuestra, en una página que probablemente no vayamos a visitar nunca.

    Pero, los verdaderos amigos, son aquellos a los que le contamos cosas y nos dan toda la ayuda que necesitamos y que esté a su alcance. Pues si, quizás muchos de nosotros tenemos un gran amigo en común, GOOGLE, y debe de ser especial porque le hacemos visitas y pedimos información casi a diario. ¿Verdad?

    Ojo!! No confiemos porque de forma indirecta nos está diciendo que todo CLICK y búsqueda que realizamos en cualquier buscador la almacena en forma de información valiosísima, haciendo un perfil sobre nosotros completísimo y nos proporciona publicidad casi acosadora relacioanda con todo aquello que buscamos.

    Coincido cuando dices, que muchas de las cosas que nos han explicado en clase eran totalmente desconocidas.

    Bien, ahora ya tenemos ciertos conocimientos sobre los riesgos de la web 2.0, ¿seguiremos haciendo lo mismo?

    Una vez echa esta reflexión, aconsejo entre otras cosas: borrar las cookies del navegador día a día, controlar aquello que publicamos en las redes sociales y como GRAN CONSEJO: LEER, LEER Y LEER.  

    Buen post. 


  • Eloy Muñiz Romero

    Gracias por el comentario Aida!

    La verdad es que, yo el primero, desconocía muchas de estas cosas relacionadas con la privacidad, las cookies, direcciones IP, en fin, que muy informado no es que estuviese. Ahora, sin ser un gran experto ni mucho menos, tengo cierta idea de cómo nuestros datos se utilizan en la web y es evidente que, probablemente, he tenido demasiada fe ciega en las plataformas de la Web 2.0

    Seguiremos haciendo lo mismo? Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra no? Pero oye, si sabes a lo que te expones y no te importa, la culpa es tuya y sólo tuya. 

  • Zoraida Golobardas Magdalena

    Hola chicos! 

    Estoy con vosotros en todo lo que decís, creo que el problema va mucho mas allá de leer las políticas de privacidad que presentan nuestras "queridas" redes sociales. Tal y como apuntaba Aida, Google, nuestro buscador por excelencia, examina todos y cada uno de nuestros "click". 

    ¿Por qué tenemos que resignarnos a aceptar esto, o pensar que la culpa es nuestra por aceptar algo cuando "sabemos" lo que hay  detrás ? 

    Es cierto, necesitamos de ellos en nuestro día a día, pero ellos también necesitan de nosotros para seguir ahí.

    Un saludo y muy buen postSmile