Libro de texto, único material didáctico

En esta entrada del blog me gustaría ligar dos materias que algunos alumnos/as de 4º Grado en Pedagogia, cursamos: Diseño y evaluación de materiales didácticos y Formación y desarrollo profesional del profesorado.

En la actualidad vivimos una realidad que está fuertemente influenciada por las tecnologías de la comunicación. Por ello y como en todo, surge un amplio abánico de debates, como por ejemplo sobre las ventajas e inconvenientes de las mismas. En esta línea, me gustaría hacer mención de cómo el profesorado hace frente al uso de estas nuevas tecnologías en el aula, de su formación y de su capacidad de innovación en la enseñanza.

Para todo esto, creo conveniente que el docente debe tener una capacidad reflexiva acerca de los recursos que se emplean en el aula, es decir, que sea capaz de tomar decisiones sobre dichas herramientas, a la vez que piensa si son facilitadoras para la construcción del conocimiento de sus educandos. 

En la página web que he encontrado para buscar información sobre dicho aspecto, Moreno Herrero (1996) establece una serie de criterios de funcionalidad que todo material didáctico debe poseer: 

• Deben ser una herramienta de apoyo o ayuda para nuestro aprendizaje.

• Deben ser útiles y funcionales.

• Nunca deben sustituir al profesorado en su tarea de enseñar, ni al  alumnado en su tarea de aprender. 

• Su utilización y selección deben responder al principio de racionalidad.

• Se deben establecer criterios de selección.

• Desde una perspectiva crítica, se deben ir construyendo entre todas las  personas implicadas en el proceso de aprendizaje.

Además serán Cook y Reichardt (1986) los que desarrollen las dos formas báscias de entender el currículum:

  • Cerrada: perteneciente a una corriente racionalista o cuantitativa
  • Abierta: inspirada en tendencias naturalistas o cualitativas. 

Por ello, es necesario también establecer las principales diferencias de aquellos materiales didácticos que entran en estas dos tipologías de currículum. La primera de ellas, en la cerrada, los materiales didácticos son estandarizados y uniformes, que no contemplan la realidad y fomentan un saber único, así como también el aprendizaje memorístico. La segunda, la abierta, los materiales didácticos son diversificadores y diferenciadores, adaptándose a la realidad actual y potenciando un aprendizaje constructivista.

Además es necesario también hacer una agrupación distintiva de los distintos materiales didácticos que hoy en día nos podemos encontrar en los centros educativos:

  • Soporte papel: libros de texto, enciclopedias, folletos, actividades diversas, etc.
  • Técnicas blandas: pizarras, carteles, etc.
  • Audiovisuales y medios de comunicación:

          - Sistemas de audio: reproducción, grabación, radio, televisión, vídeo.
          - Imagen: fotografía, diapositivas, retroproyección, vídeo, televisión, cine.
          - Sistemas mixtos: prensa escrita, fotonovelas, fotorrelatos, tebeos, carteles,
          diaporamas.

  • Sistemas informáticos: hipertextos e hipermedia, internet, redes, etc.

Después de esta información adjuntada me gustaría lanzar dos cuestiones acerca de este aspecto: ¿Creéis que el profesorado se ve capacitado para desarrollar en el aula el uso de algunos de los materiales didácticos citados anteriormente? ¿Consideráis que tienen una mentalidad abierta o cerrada sobre dicha temática?

Desde mi parecer, me gustaría destacar que una mayor parte del profesorado integra en sus pensamientos una mentalidad cerrada, en materia del uso de los recursos didácticos en el aula. Creo especialmente que se debe a la falta de información que se les adjunta en los centros educativos sobre herramientas que potencien un aprendizaje constructivista. Además, creo también que muchos de los docentes que llevan más de dos décadas,por ejemplo, dedicándose a la enseñanza, no potencia esta actividad innovadora, fomentando el libro de texto como único recurso en el aula. Esto se puede dar por distintas razones como que no se vean capacitados para desarrollar tareas distintas que les modifique su método de enseñanza, además de considerar que no necesitan más formación para desarrollar técnicas o actividades que construyan otro tipo de proceso de enseñanza, pues el memorístico, les resultan más "sencillo" a la hora de organizar el proceso de enseñanza-aprendizaje. No quiero decir con esto que sea peor profesorado, ni tampoco que no existan profesionales de mentalidad abierta y que desarrollen otro tipo de material en el aula. Simplemente creo que abunda más el profesorado que prefiere desarrollar en sus aulas métodos de enseñanza más tradicionales, y que por otro lado, hay escasez de aquellos docentes que lleven a cabo la innovación en sus aulas, fomentando el uso de otros materiales didácticos que son igual de válidos o más, que los libros de texto y que además a su vez, presentan una gran variedad de posibilidades didácticas, siendo también un recurso de expresión y comunicación. 


Webgrafía:


Moreno Herrero, I. (2004). La utilización de medios y recursos didácticos en el aula. Recuperado de: http://pendientedemigracion.ucm.es/info/doe/profe/isidro/merecur.pdf

Comentarios

  • Noelia Diéguez

    Estou totalmente de acordo co teu punto de vista, Grabiela! Pois penso que a maioría do profesorado adopta unha tipoloxía cerrada, na cal optan por permanecer desenvolvendo as mesmas metodoloxías das que facían uso fai varias décadas, principalmente pola falta de formación ó respecto así como polo medo que supón implementar un novo plantexamento de ensinanza. Polo tanto, isto provoca que non conten coa capacitación necesaria para desenvolver as súas clases e rematen por desempeñar un papel de meros reproductores do libro de texto. Este funciona como un instrumento que lles limita a súa práctica docente, impoñéndolle os obxectivos, actividades... que deben levar a cabo durante as súas sesións e en todo caso rematando por extraerlle a súa capacidade de reflexión e de planificación da súa actividade.

    Un saúdo Smile

  • Ana María Rey Calvo

    Ola Gabriela. En refrencia as cuestións que plantexas, na miña opinión considero que unha boa parte do profesorado non está capacitado para empegar certos materias nas súas aula porque non contan con fomación. Neste sentido, contan cunha mentalidade cerrada xa que apenas mostran unha actitude innovadora e crítica nos seus métodos de ensinanza e en moitas ocasións nin teñen interese pola formación, neste caso permanente, que os capacite para utilizar métodos e ferramentas innovadoras no proceso de ensino-aprendizaxe. Recorren xeralmente o material tradicional que é o que mellor saben manexar limitando as posibilidades de empregar novos materiais.

    Un saúdo!

  • Andrea Antón

    Ola Gabriela, con respecto as cuestións que nos lanzas eu quixera dicir que o certo é que non coñezo dende a miña experiencia cal é a actitude do profesorado con respecto á utilización destes recursos didácticos, pero teño unha certa inclinación a pensar que non están a ser moi empregados nas aulas hoxe en día, pero eu achacaría esta situación á falta de aopio, motivación e autonestima que teñen algúns profesionais para atreverse a introducir estes elementos nas súas prácticas diarias. Neste sentido, creo que o profesorado debería atopar en nós, os pedagogos, unha figura de apoio e motivación que lle axude a iniciarse nas innovacións. 

    Moi boa entrada Gabriela, un saúdoSmile

  • Angela Rodriguez

    Buenas Gabriela! Yo al igual que mis compañeras pienso que los docentes no están lo suficientemente formados para aplicar estos recursos en sus aulas. Vivimos en la sociedad de la información y los profesores han de adaptarse a este hecho al igual que los alumnos, por ello han de integrarse en el aula con las nuevas tecnologías. El profesor debe enseñar a los alumnos a transformar la información en conocimiento ya que tener acceso a la información a través de las TIC no significa tener conocimiento. Un saludo!

  • Isabel Fernandez

    Falta mucha formación por delante para que la gran mayoría de los profesores dominen estos aspectos. Realmente es un punto importante a trabajar. Desde mi propia experiencia personal tan sólo uno de cada diez profesores integraba la tecnología en el aula; el resto todavía confiaban más en el libro o en su propio conocimiento (cosa perfectamente legítica). Buena entrada Gabriela! un saludo 

  • Olaia Gude Urdangarín

    Hola Gabriela!

    Estoy totalmente de acuerdo con la reflexión final que has hecho. Desde mi punto de vista la mayor parte de los docentes no se animan a desarrollar materiales didácticos alternativos al libro de texto principalmente debido a dos motivos: 

    1. Por comodidad: Es mucho más sencillo recurrir a un material como es el libro de texto en el que nos dan todo "masticado" y no "perdemos" tiempo en su elaboración, cuando, a mi parecer, esto más que una pérdida de tiempo sería una inversión a largo plazo.

    2. Por desconocimiento: Muchos docentes, como vimos en la asignatura "Diseño y evaluación de materiales didácticos", no sabían elaborar o dónde encontrar información para crear materiales alternativos. Desde esta perspectiva, creo que sería interesante implementar una asignatura en la carrera de magisterio en la que se enseñara a los futuros docentes cómo valorar diferentes materiales o cómo elaborarlos. Del mismo modo, sería interesante ofrecer diferentes modalidades de formación permanente del profesorado con este tipo de información.

    Para finalizar, decir, que desde mi punto de vista, la elaboración por parte del profesor de materiales didácticos es sumamente interesante, pues éstos estarían totalmente adecuados a las necesidades de su grupo-clase y del contexto en el que se desarrolla esa actividad educativa.

    Buen post Gabriela! Un saludo!!

  • Gabriela Díaz Rodríguez

    Gracias por las aportaciones chicas! Me gusta que todas tengamos la misma opinión, pues como futuras pedagogas, y no en un tiempo muy lejano que se diga, debemos intentar remediar esta situación! un saludo y gracias de nuevo!