El malestar docente

La situación de la educación ha cambiado radicalmente en los últimos años hasta darse la circunstancia de que hoy en día se habla de malestar docente. En la actualidad hay muchos docentes, profesores de instituto o de Universidad, maestros, con muchos años de experiencia que desean que llegue el momento de su jubilación, lo cual es signo de que el sistema educativo los ha defraudado.

La expresión malestar docente es ambigua. La palabra malestar según la Real Academia Española hace referencia a una desazón o incomodidad indefinible. Cuando se utiliza la palabra malestar nos estamos refiriendo a algo que no anda bien, pero no somos capaces de definir qué es lo que no marcha y por qué.

El malestar laboral o burnout o “síndrome del trabajador quemado” es un síndrome, esto es, un conjunto de síntomas similares que aparecen a raíz de la vivencia por parte del trabajador de unas condiciones negativas en su puesto de trabajo. 

Blase (1982), habla del estrés de los profesores distinguiendo factores de primer orden y de segundo orden. Los primeros son los que inciden sobre la acción del profesor generando sentimientos y emociones de carácter negativo, y los de segundo orden son los que tienen relación con el contexto en que se ejerce la docencia. Es importante señalar que dichos factores por sí solos no influyen directamente ni de manera influyente, pero si se unen sucede todo lo contrario, esto es, influyen sobre el autoconcepto del docente y la imagen que éste tiene de su trabajo.

Siguiendo estas líneas, cuando se ve afectado el autoconcepto que los profesores tienen sobre sí mismos se provoca en ellos un sentimiento de falta de autoestima, inseguridad y una deficiencia en su identidad personal.

Algunos de los factores que inciden en el malestar docente son:

  • Los cambios sociales: en los últimos cuarenta años se han dado numerosos cambios sociales en nuestro país, como son la dictadura de los años 60, el paso de una unidad nacional identificada con el Estado a un conjunto de nacionalidades y regiones con su propia autonomía, el desarrollo de una economía consumista y la aparición de dos fenómenos que han modificado la organización de todo el planeta como son la globalización mundial y la inmigración. Además de estos cambios sociales hay otros muchos que también ejercen una notable influencia en la institución escolar, como por ejemplo, las características de las nuevas familias. Es decir, se ha pasado de un tipo de familia rural a menudo conviviendo tres y cuatro generaciones en un mismo domicilio a un sinnúmero de tipos de familias. Hoy en día hay muchos alumnos que son atendidos por cuidadores particulares o por familiares como son los abuelos.
  • Los cambios culturales, entre Europa y los mass media: los cambios culturales guardan una estrecha relación con la incorporación a Europa y con los medios de comunicación y la informática. La incorporación de España a Europa ha supuesto cambios en la manera de comportarnos tales como la música, el deporte, la uniformidad en el vestir, la aparición de los centros comerciales y de ocio…, todo esto tiene una notable influencia en la conducta y en el pensamiento del alumnado. Así mismo, es muy importante el peso de los aparatos electrónicos (móvil, ordenador, DVD, vídeo…) sobre los jóvenes y adolescentes. Ligado a lo expuesto en las anteriores líneas está la aparición de las nuevas tecnologías de la información y comunicación, lo cual supuso la expansión de la cultura para toda la población.
  • Los cambios educativos: el concepto de educación es uno de los cambios educativos más importantes debido al debate existente entre una educación formal frente a una educación no formal. Los cambios económicos, culturales y sociales han afectado considerablemente al sistema educativo, siendo el principal fenómeno en estas últimas décadas la universalización de la educación obligatoria. Otro acontecimiento importante dentro del ámbito educativo fueron la extensión universitaria en lo que se refiere al aumento del alumnado y a la ampliación y a creación de nuevas universidades. Por últimos, es importante señalar dentro de este factor la relación de la sociedad y os jóvenes lo que viene predeterminado de la influencia que ejercen los cambios sociales sobre los educativos; de esta manera en los últimos años cobra más importancia las expresiones de maltrato entre iguales y maltrato a docentes, por lo cual, para paliar este déficit educativo, las administraciones educativas han diseñado la asignatura Educación para la Ciudadanía.

En definitiva, estos cambios sociales, culturales y educativos inciden en la definición profesional de los docentes.

 

Algunas de las causas del malestar docente son:

- Escasa valoración de la labor docente.

- Progresiva complejización de la organización educativa.

- Exigencia constante de altos niveles de atención, concentración y precisión.

- Implicación emocional con alumnos, padres y compañeros, que desemboca muchas veces en relaciones conflictivas

- La indisciplina de los estudiantes.

- La falta de recursos para poder hacer frente a las nuevas exigencias del sistema de enseñanza.

 

Por tanto, las principales consecuencias de dicho problema según Esteve (1994) son:

- Agotamiento emocional y ansiedad.

- Despersonalización y falta de realización personal (depreciación del yo).

- Sentimientos de desconcierto e insatisfacción ante los problemas de la práctica docente.

- Peticiones de traslado como forma de huir de situaciones conflictivas.

- Deseo de abandonar la docencia.

- Absentismo laboral.

- Estrés.

- Autoculpabilización ante la incapacidad para tener éxito en la profesión docente.

- Enfermedades físicas (ansiedad, depresión, dolores músculo-esqueléticos, hipertensión, problemas cardiovasculares, etc.).

Para finalizar, mencionaré la definición dada por Esteve (1987) acerca del concepto de “malestar docente”: “requiere a los efectos permanentes de carácter negativo que afectan la personalidad del profesor como resultado de las condiciones psicológicas y sociales en que se ejerce la docencia; este malestar docente trae múltiples consecuencias: ausentismo laboral, abandono de la profesión, enfermedades propias del profesorado, etc.”.


 

Bibliografía y webgrafía:

Esteve, José M. (1994). El malestar docente. Barcelona: Papeles de Pedagogía. Paidós.

Hué, Carlos (2008). Bienestar docente y pensamiento emocional. Madrid: Wolters Kluwer.

http://www.rae.es/

http://www.estres.edusanluis.com.ar/

Comentarios

  • Lourdes Montero

    ¿Y los factores que favorecen el bienestar? ¿Cómo contrarrestar los factores negativos? ¿Qué hacer para fortalecer las capacidades docentes ante las adversidades?

    Exprimir las fuentes que manejas...

    Saludos

    Lourdes