La elección de ser docente

     El pasado miércoles realizamos una técnica de grupo: el seminario.

     En esta ocasión, se nos dividió en grupos de 4-5 personas (con lo que quedó en 3 grupos). Cada grupo trabajaría un documento sobre los profesores y su situación tanto en el inicio de su formación como en su espacio de trabajo.

     En el caso de mi grupo, nos tocó trabajar un texto perteneciente a la revista Cuadernos de Pedagogía correspondiente al número 436. El documento corre a cargo de Sandra Martínez Perez y Luispe Gutiérrez.

     Analizaré seguidamente la estructura del texto y cómo exponen sus redactores el artículo:

     En primer lugar nos encontramos con una breve introducción, en la cual acercan al lector a la temática y a la forma en la que exponen dicha temática (dentro del artículo). Vemos que es, como lo denominan ellos, un "diálogo a tres bandas", siendo los puntos de vista principales los de : en primer ligar , los sujetos que pertenecieron a la investigación, aportando sus puntos de vista y sus experiencias personales, dando a entender que el artículo tiene una variable subjetiva bastante influyente; en segundo lugar nos encontramos con que los redactores del texto se basan también en acercamientos de profesionales en la materia, indagando en la teoría para poder apoyar los supuestos personales de los sujetos que anteriormente citábamos; finalmente, el tercer factor que configura el artículo, no es más que las personas que lo construyen ( entendemos que son Sandra y Luispe), que resaltan la idea de que serán la "voz en off" y que explicarán mayormente lo que han investigado.

     La introducción , a su vez, nos acerca a que lo que pretende mayormente es centrarse y dar respuesta a la pregunta de que : ¿Qué lleva a las personas a ser docentes de Infantil y Primaria?

     A continuación ya nos sumergimos dentro del texto, en el cuerpo central , en el apartado que habla sobre la vocación y sobre si esta es un tópico muy extendido. Sandra y Luispe nos dan una visión teórica de mano de varios autores, como por ejemplo Meirieu , que define la vocación como "una dimensión oculta" de carácter "personal y universal" y que es una "vibración particular" que no se puede reducir a una "lista de competencias". Es una definición muy interesante y pone en relieve el factor subjetivo y motivacional de cada persona. Me gusta especialmente que se refiera a vibración, ya que ello implica energía, actividad y vitalidad.

     También expone las ideas del sociólogo Dubet, quien explica que la profesión docente tiene una idea de vocación encaminada al sacrificio por unos principios. Esta idea es apoyada por Jon, uno de los maestros de la investigación con los que han trabajado, que habla sobre que el profesorado tiene un compromiso personal, en búsqueda de un sistema más justo y solidario y formar otro tipo de personas para el futuro. Jon también culpa que muchas veces se escoja la profesión de maestro por sus "ventajas" salariales y de horarios, que condena que ello pueda acarrear problemas en el aula. Esto remarca la "paradoja" profesional de la formación del profesorado, donde existe más incremento de estudiantes por vocación a pesar de que la precariedad laboral en este campo es creciente. Sandra y Luispe promueven la reflexión sobre qué clas de vocación tiene cada persona.

      Asi mismo, incluyen otra reflexión de Dubet donde habla de que la profesión docente debe ir más allá de un trabajo romántico e ideal. Los docentes no son sujetos heróicos , si no más bien protestantes. No es tanto un profesador de ciertos valores como la búsqueda de la razón absoluta o de si Dios existe, si no si es un transmisor apto de conocimientos, si está a gusto con el oficio al que quiere dedicarse y con el que puede recrearse. En esta idea también encontramos argumentos de la filósofa Zambrano, ya que considera esa motivación la que promueve una realización personal plena.

      Meirieu apunta que existe una progresiva "banalización del oficio", restándole el caracter vocacional del que antes hablábamos. Añade que esto puede traer cosas malas: como eliminar el ideal de la enseñanza ; pero puede traer a su vez buenas opciones: como por ejemplo tratar los problemas de una forma mucho más práctica y plausible.

      Dentro de este apartado nos hablan de las experiencias de varias personas: dos mujeres, Laia y Montse, quienes su vocación proviene de sus más tempranos años; y también de Ainara y Carlos, los cuales sintieron la necesidad y la "llamada" de una forma "tardía".

    El texto incluye un apartado, del que vamos a hablar ahora, que alude a la influencia externa de las personas con vocación. Se refieren "la palabra del Otro" a las valoraciones, tanto positivas como negativas, que acaban provocando modificaciones en la conducta. Es decir, son las experiencias con los demás los que acaban por determinar las decisiones personales. Normalmente estas influencias están relacionadas con el contexto educativo como la relación de la familia con el mundo del profesorado y las vivencias escolares de los propios sujetos. Esto determina que empleen sus experiencias como referencias y apoyos, o realidades que les disuaden de escoger ese "camino" profesional.

     Dentro de las posibilidades de la vocación se encuentra el sempiterno argumento de "Me gustan los niños". Nadie niega que es importante que te gusten las personas con las que vas a trabajar. Pero en el texto también incluye la necesidad de hacer frente a las distintas facetas de, en este caso, los niños. No todos son como se espera ni como uno quiere, de hecho se tiende a trabajar más con aquellos pequeños que tienen problemas, problemas de aprendizaje, problemas físicos, problemas para con los demás niños... Si ello no se prevée puede derivar a descontento e incluso a "crisis vocacionales". Meirieu completa esta idea con que se tiene creido que impera más socialmente la idea de que los futuros pofesores se hacen profesores por su amor al alumnado y no por el amor al conocimiento.

     En este punto ya hemos llegado a la conclusión de este artículo. Tiene un título en el que nos da a entender que la profesión docente está cambiando, y está cambiando la visión de la misma. Ya no es una profesión con los mismos ideales de hace años, tiene otro caracter, tiene otras inspiraciones motivacionales, tiene diferentes germinales vocacionales. Buscan más una responsabilidad ética y mayor pragmatismo, promoviendo la sensibilización social. Buscan, ya no solo la formación de las personas en sí , si no que también tienen en cuenta los 4 pilares de la educación ( como exponía el informe Delors), saber conocer, saber hacer, saber ser,y saber convivir con los demás. 

     El documento finaliza con una frase que, a mi parecer, substrae perfectamente la esencia del texto :

" Y dando paso a una profesión docente más allá de la pasión por los niños, de la "llamada" de los Otros y de la "transformación" de sus almas."

 

  CONCLUSIONES PERSONALES

   Este artículo tiene varias ideas que me han parecido muy atractivas e interesantes. Como hemos visto y debatido en clase, la idea de la vocación no deja de ser algo necesario para la elección del futuro profesional. Pero este texto advierte la inevitable subjetividad que tiene para cada persona. También existen 2 variables importantes dentro de la vocación : la personal y la ambiental. Dentro de la personal existen las intuiciones de cada ente, sus gustos y sus vivencias. Dentro de las ambientales están los factores externos al individuo, como son las demás personas y las futuras personas con las que va a trabajar, particularmente, en este caso, hablamos de niños. Me parece muy importante entender la vocación como algo que es atemporal y que corresponde a una reflexión profunda del individuo. Ello promueve que sea o no una elección adecuada para sí mismo y para las personas con las que va a tratar. 

    Es importante entender la complejidad de la vocación y de que la profesión del profesorado no es una elección a la ligera. Normalmente los trabajos que están relacionados con el trabajo social implican una mayor implicación personal del trabajador. Como dice Novoa en su libro "O regresso dos professores": " (...)que o professor é a pessoa, e a pessoa é o professor". Creo que deja muy claro la delgada línea que existe entre lo personal y lo profesional en este oficio, y lo que implica ejercerlo por vocación y no por otra clase de motivaciones.

    

 

 

 

 

Comentarios

  • Olaia Gude Urdangarín

    Hola Raquel! me ha gustado mucho tu última reflexión en torno a la cita de A. Nóvoa, en la que relacionas la vocación docente con lo que somos a partir de todas nuestras experiencias con otras personas, lo que en líneas anteriores denominas a partir del texto "la palabra del Otro".

    Está claro que los profesores no se construyen sólo a partir de conocimientos téoricos pedagógicos, sino que son mucho más, y por tanto, su identidad está constituida por otros muchos más factores interrelacionados, que tienen que ver con esa vibración propia.

    Buena síntesis del texto, especialmente útil para aquellos que en clase manejamos otro.

    Un saludo!