Principios de la formación del profesorado.

La aproximación a la adecuada formación del profesorado presenta diversos enfoques. Por ejemplo:

Berbaum (1982) concibe la acción de formación como “aquella en la que el cambio se consigue a través de una intervención a la que se consagra un tiempo determinado, por la cual hay participación consciente del formado, en la que existe voluntad explícita a la vez del formado y formador de conseguir un objetivo explicitado”.

Ferry (1991) entiende la formación como “un proceso de desarrollo individual tendente a adquirir o perfeccionar capacidades”.

González (1995) dice que se puede hablar de formación del profesorado como “una acción o conjunto de actividades que se desarrollan en contextos organizados e institucionales a través de las cuales las personas adultas interaccionan e interiorizan conceptos, procedimientos y actitudes que les capacitan para intervenir en la enseñanza”.

Para que la formación del profesorado se efectiva, se debe desarrollar una planificación que contenga distintas estrategias para que el proceso formativo mejore las competencias profesionales docentes.

Grau (1995) presenta un esquema adaptado de Marcelo (1994) que conforma una serie de principios, que se presentan a continuación, los cuales deben tenerse en cuenta en el proceso formativo de los docentes:

  1. La formación del profesorado se debe concebir como un continuo. La formación del profesorado es un proceso que, aunque compuesto por fases claramente diferenciadas por su contenido curricular, ha de mantener unos principios éticos, didácticos y pedagógicos comunes independientemente del nivel de formación del profesorado a que nos refiramos.
  2. Integrar la formación del profesorado con los procesos de cambio, innovación y desarrollo curricular. La formación del profesorado debe contemplarse como una estrategia para facilitar la mejora de la enseñanza.
  3. Conectar los procesos de formación del profesorado con las demandas del profesorado. Es necesario adoptar una perspectiva organizativa en los procesos de desarrollo profesional de los docentes. Es evidente la potencialidad que posee el centro educativo como entorno favorable para el aprendizaje de los profesores.
  4. Integración entre la formación del profesorado respecto de los contenidos propiamente académicos y disciplinares, y la formación pedagógica de los profesores. Este conocimiento didáctico del contenido debe ser destacado por su importancia como estructurador del pensamiento pedagógico del profesor.
  5. Necesidad de integración entre la teoría y la práctica. La formación del profesorado, tanto inicial como permanente ha de tener en cuenta el discurso de la epistemología de la práctica, de forma que aprender a enseñar se realice mediante un proceso en el que conocimiento práctico y conocimiento teórico puedan integrarse en un currículum orientado a la acción.
  6. Buscar el isomorfismo entre la formación recibida por el profesor y el tipo de educación que posteriormente se le pedirá que desarrolle. En la formación del profesorado resulta de gran importancia la congruencia entre el conocimiento didáctico del contenido y el conocimiento pedagógico transmitido, y la forma cómo ese conocimiento se transmite.
  7. Principio de la individualización. Conecta con la idea de la formación clínica de los profesores, entendiendo que la formación del profesorado debe estar basada en las necesidades e intereses de los participantes, debe estar adaptada al contexto en el que estos trabajan, y fomentar la participación y reflexión.

¿Creéis que alguno de estos principios podría suprimirse de un proceso formativo? ¿Cuál de ellos os parece imprescindible?

Como conclusión cabe decir que se debe alimentar el aprendizaje a base de un continuo contacto con la sociedad, lo cual estimulará la creatividad, innovación e iniciativa en todos los ámbitos. El profesorado debe estar preparado para fomentar la participación del alumnado en la sociedad y desarrollarse tanto personal como profesionalmente. Y añadiría una definición de formación del profesorado que vimos en clase y me parece adecuada para el cierre de esta entrada.

“Por formación del profesorado, inicial y continua, se entiende aquí el conjunto de actuaciones y medidas diversas para contribuir al continuo desarrollo personal y profesional de todos los profesores, a lo largo y ancho de las distintas etapas de su carrera docente; dentro de ella se incluyen tanto las actuaciones y medidas intencionalmente diseñadas por una determinada institución, cuanto aquellas situaciones sentidas como oportunidades para el aprendizaje.” (Montero, 2002).

 

Recuperado de:

http://www.luiscarro.es/inclusion/Formacion_Profesorado/formacion.htm

http://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/13199/1/PROPUESTAS%20CAP.%201.pdf

Comentarios

  • Angela Rodriguez

    Interesante información María!

    En cuanto a tu pregunta, me parece imprescindible que la formación sea un proceso continúo que se ha de cuidar durante toda nuestra vida, lilfe long learning. También me parece imprescindible la premisa dos, ya que si buscamos un cambio en la educación, este precisamente, se conseguira a través de una innovación de una reestructuración y reformulación de la organización de las escuelas. En general, me parece que todos los principios que expones son importantes para crear un concepto de formación completo y no suprimiría ninguno de ellos.

    Un saludo Smile

  • Ana María Rey Calvo

    Boas Maria,

    Paréceme interesante as visións que aportas dos distintos autores acerca da súa concepción sobre a formación do profesorado. É importante coñecer diferentes puntos de vista para realizar a nosa propia interpetación.

    Con respecto a pregunta que plantexas, todos os principios qe citas parécenme de suma importancia no tocante a formación do profesorado. Sen embargo, resaltaría o número 4 xa que moitas veces e sobre todo, na formacion do profesorado da ESO dase unha prepración escasa no referente ós contidos pedagóxicos os cales son igual de importantes cosacadémicos ou disciplinares.

    Gracias pola aportación. Un saúdo Smile 

  • Olaia Gude Urdangarín

    Hola María!

    Desde mi punto de vista todos los enunciados son sumamente importantes para una buena formación del profesorado, pero, coincidiendo con mi compañera Ángela, que ésta posea un carácter continuo es imprescindible, pues su esencia reside en el aprendizaje a lo largo de la vida (life-long-learning).

    Una entrada muy interesante! Un saludo!