Finlandia vs España

Sé que las comparaciones muchas veces resultan odiosas, sin embargo, es necesario hacerlas para poder establecer las diferencias que existen entre los sistemas educativos. Por ello, he decidido, mostrar el sistema educativo que es antagónico al nuestro, y que por lo tanto tiene éxito, el Finlandés. Es curioso, que aunque los alumnos finlandeses empiecen la escolaridad obligatoria a los siete años (un año después que los españoles) se considere estos como modelo de excelencia a seguir para el resto de países europeos. Quizás, uno de los grandes éxitos por los cuales Finlandia adquiere los mejores resultados en el Informe Pisa, sea porque ha desarrollado la igualdad en todas sus vertientes, “especialmente en el estado de Bienestar”, determina Javier Melgarejo (licenciado en Psicología y Doctor en Pedagogía). Basando su modelo de escuela en ser comprensiva, universal y pública para todos los ciudadanos.

Sin embargo, lo que aquí nos interesa particularmente es cómo influye la formación de los profesores en la excelencia del sistema educativo de Finlandia.

En el caso de primaria:

 image

Se escogen a partir de: una entrevista, un resumen de una lectura de un libro, una explicación ante una pequeña clase de un tema, demostrar aptitudes artísticas (dibujar o pruebas de dominio de un instrumento musical).

Para ser profesor en Finlandia deben tener expedientes de media superior a 9 sobre 10. Ya vemos en España donde está la media…

Finlandia se considera uno de los países que más exige a los funcionarios docentes según la OCDE. En el proceso de formación los estimulan para que integren propiedades que deben aprender para desarrollar la función docente con éxito (actitudes y aptitudes). En la formación teórica, la didáctica ocupa el eje principal en el currículum, mientras que en España no existe en la LOMCE ninguna competencia que debe desarrollar el docente, ni tan siquiera cuales son los contenidos que deberá aglutinar.

Metodológicamente, las clases en Finlandia se realizan predominantemente en pequeños grupos, y hay un gran interés por fomentar estrategias de activación de mecanismos de auto – evaluación (portafolios). Los docentes realizan su práctica con un aprendizaje activo, empleando el paradigma positivista, de corte cualitativo.

Este sistema está operativo desde 1970 (cuadrando con la implementación de la Ley General de Educación nuestra), y el proceso de selección de personal no ha mudado, puesto que las evaluaciones realizadas sobre el proceso de formación del profesorado confirman los efectos positivos. Los resultados en PISA confirman un nivel de competencia matemática excelente. Por otra parte, la tasa de cambio de especialidad y de abandono universitario no asciende del 17% de media en todos los estudios. En España, estas tasas ascienden a más del 50% de los estudiantes.

Nuestro sistema educativo ha mudado desde la LGE en 1970 una cantidad de seis veces, tantas como partido político se haya establecido en el momento. Podemos observar, que no siempre el cambio es sinónimo de eficacia, puesto que Finlandia lleva 44 años con el mismo sistema, y es pionero en el ámbito de la educación.

Tal es la eficacia en los docentes de la educación, que en Finlandia no existe un cuerpo de inspección educativa. El Estado central controla la calidad del sistema fundamentalmente a partir del proceso de selección. Su poder adquisitivo es medio alto para su país, y en referencia al malestar docente hablado en clase, apenas presentan síntomas de ansiedad o malestar. A pesar de que el sistema educativo finlandés es muy exigente, el profesor deberá llevar al día todas sus acciones, pero como he revelado en una entrada anterior, estos docentes sufren un estrés positivo, necesario para darte actividad y fuerza al trabajo, el cual los estimula para realizar con eficacia su labor.

Además, los profesores finlandeses gozan de un alto prestigio entre la comunidad educativa y social. También se preocupan mucho por la educación familiar y opor mantener una relación fluida con los mismos, para entender mejor el contexto y las necesidades de cada alumno.

Como podéis ver, no se necesitan grandes leyes de la educación, sino una buena formación y preocupación por los docentes para que integren una educación basada en valores y conocimientos trascendentales. Quizás, ya es hora de hacer menos comparaciones, y que nuestros políticos vean dónde es que nuestro sistema hace mella.

¿Qué opináis vosotros?

Os dejo esta viñeta para que reflexionéis acerca de nuestro sistema en comparación al finlandés. 

image

 

Webgrafía

http://www.revistaeducacion.mec.es/re2006/re2006_14.pdf

Imagen recuperada de

https://www.google.es/search?q=la+eleccion+de+ser+docente&espv=2&biw=1242&bih=545&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ei=bSdeVK-CEcHxas6MgYgB&ved=0CAYQ_AUoAQ#facrc=_&imgdii=_&imgrc=A5x-P_fKuqMxyM%253A%3B7N5GSHYFnL9BLM%3Bhttp%253A%252F%252Fwww.accionmagistral.org%252Fblogs%252Fintegracion-interculturalidad-y-atencion-a-la-diversidad%252Ffiles%252F2013%252F07%252F130208.educacion.finlandia.secreto.guinda.pastel.jpg%3Bhttp%253A%252F%252Fstellae.usc.es%252Fred%252Fblog%252Fview%252F47586%252Fa-eleccin-de-ser-docente%3B866%3B577