• Blogs
  • ALBA
  • Aprendizaje cooperativo ¿a favor o en contra?

Aprendizaje cooperativo ¿a favor o en contra?

Hola, chicos! Hoy y tras haber finalizado ya nuestro período de prácticas, os quería compartir parte de lo que he averiguado sobre la teoría acerca del aprendizaje cooperativo, puesto que he tenido que incluirlo en mi memoria de Practicum III, y ya que en nuestras últimas sesiones de clase ha sido un tema que ha estado presente.

Para hablar de aprendizaje cooperativo es necesario hablar del concepto andamiaje que aparece por primera vez en un trabajo de varios autores entre los que se encontraba Bruner y que data del año 1976. Ellos dejaron establecidos los rasgos que caracterizan al andamiaje: atraer la atención del niño hacia la tarea a realizar, simplificar la tarea para resumirla en unos pasos fáciles de seguir dónde es el tutor el que permite y deja que sea el alumno el que vaya completando por sí mismo la actividad.

La eficacia de este proceso radica en que el docente sirve de guía u orientador interviniendo en caso de tener que hacerlo, y son los alumnos los que van explorando y probando por sí mismo las distintas opciones: aprendizaje por descubrimiento. Para que esto se cumpla, el docente debe dejar muy claros los objetivos y las actitudes que espera se cumplan con la realización de la actividad.

Este andamiaje entre pares nos lleva al aprendizaje cooperativo: en el que el docente debe dividir la clase en grupos de trabajo. Así, en mi clase de prácticas se encontraban los veinte alumnos que la conformaban, divididos en cinco grupos de cuatro miembros cada uno. Lo que propiciaba un trabajo muy interactivo y daba grandes facilidades a la hora de llevar a cabo tareas de investigación. El propio grupo se responsabilizaba del aprendizaje tanto individual como de todo el equipo. Se trabajaba una mayor autonomía y la capacidad de aprender a aprender estaba muy presente.

Este método de trabajo traía consigo también, una mayor curiosidad y motivación hacia querer conocer e investigar sobre numerosos aspectos, conceptos o ideas que surgían en clase. La interacción como he dicho era prácticamente total, y se realizaba una ayuda mutua y continua entre los compañeros.

Pero, esta metodología trae consigo la inversión de un gran trabajo en dónde el profesor y yo tuvimos que fomentar técnicas de comunicación y de evaluación a nivel grupal, para comprobar cuando existen errores en qué se ha fallado y aprender para modificarlos en el futuro.

Es cierto, que al principio parece difícil y que depende en gran medida de cómo sepas organizar los recursos y transmitir tu idea al alumnado, pero en este caso concreto, la clase se sentía realmente integrada, cómoda y efectiva en este tipo de aprendizaje. Y aunque no era llevado a cabo en todas las materias, sí se encontraban sentados y ubicados siempre por equipos, por lo que aunque hubiese tareas a nivel más individual siempre existía un compañerismo y ayuda mutua.

Creo que es una buena metodología, que se debe trabajar en cursos quizás más elevados, como en el caso del tercer ciclo y que la interacción entre compañeros como forma de construcción del conocimiento es realmente eficaz y genera experiencias muy positivas en cuanto a la calidad del proceso enseñanza-aprendizaje, tal y como he podido comprobar por mí misma.

¿Qué os parece esta metodología de trabajo? ¿Os parece factible en el aula? ¿A favor o en contra?


 

Bibliografía:

García, J.M (2013-2014). El andamiaje de Bruner en el proceso didáctico. En García, J.M. Interculturalidad y Estereotipos en la clase de EL2. Un proyecto de centro cultural. (pp.44-58). (En línea). Extraído el 8 de noviembre de 2014 de: http://www.mecd.gob.es/dctm/redele/Material-RedEle/Biblioteca/2014bv15/2014-BV-15-06GarciaIbanez.pdf?documentId=0901e72b818c6c79 

Comentarios

  • Natalia Fdez Montero
    Boas, Alba! Wink

    En primeiro lugar, quero felicitarte por levar esta metodoloxía á aula durante as prácticas. Dende o meu punto de vista, a aprendizaxe cooperativa trae consigo miles de vantaxes, xa que, como todos/-as sabemos, cooperar consiste en traballar xuntos/-as para conseguir uns obxectivos comúns, polo tanto, os individuos procuran obter resultados beneficiosos, tanto para eles/-as mesmos/-as, como para o resto do grupo.

    Ademais disto, con este tipo de aprendizaxe, os/as alumnos/as axúdanse e anímanse uns/unhas aos/ás outros/as, e, deste xeito, poden nutrirse uns/unhas dos/das outros/as; é dicir, aprenden todos/as de todos/as. Cómpre destacar outro tipo de vantaxes, como por exemplo a responsabilidade individual que ten que ter cada un/unha dos/das nenas/os para que o grupo funcione correctamente; o/a líder non recae nunha soa persoa, xa que todos/as deben repartirse as obligacións; todos/as os/as membros do equipo deben contribuír, etc.

    Na miña opinión, si é factible levar isto a cabo nunha aula, de feito, creo que sería interesante traballar con varias metodoloxías, e logo, que os/as propios/as alumnos/as fixesen unha avaliación cos pros e cos contras do que lle supuxo, por exemplo, o aprendizaxe cooperativo e o competitivo, e, segundo os datos obtidos, facelos/-as reflexionar sobre isto.

    Un saúdo, Natalia! Smile

  • ALBA

    Gracias, Natalia :)

    Me alegro que te haya interesado el tema y que también estés a favor de este tipo de metodología en el aula. La verdad es que yo he tenido una gran suerte en este Practicum, pues he comprobado que a través de un entorno de aprendizaje adecuado se puede alcanzar un clima de trabajo y aprendizaje tan provechoso como lo es el del cooperativismo.

    Espero que podamos seguir ampliando este tema  y vincularlo con las teorías que estamos viendo en clase.

    Un saludo Wink