¿Qué opinan los profesores?

Gráfico 1. Porcentaje de respuestas que han dado los profesores en función del sentimiento de satisfacción en función de los años de experiencia.

image

 

Según esta gráfica, se puede observar que los profesores más jóvenes y que tienen menos experiencia en la vida laboral son los más positivos y optimistas en comparación con el resto de los docentes. Un 43,4 % que se encuentran en los primeros años de docencia consideran que su estado de ánimo habitual es el de estar ilusionado, y en los cuales tienen mayor reconocimiento de ser un buen compañero, presentar mayores afectos y apoyo de su grupo de iguales y su equipo de profesionales. Sin embargo, este porcentaje va decreciendo a medida que transcurre el tiempo, reduciéndolo casi a la mitad.

El informe Delors (1996) determina que “para cumplir el conjunto de las misiones que le son propias, la educación debe estructurarse en torno a cuatro aprendizajes fundamentales…. Aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos… y aprender a ser.”

En torno a estos pilares fundamentales, los profesionales de la educación podrán lograr ser buenos profesores, la clave estará en cuatro habilidades:

-          Que el docente se comprometa con el contenido que pretende enseñar a los alumnos aprendan.

-          Relacionar lo que se aprende en el aula con lo que el alumno viva fuera de ella.

-          Ser capaz de facilitar el diálogo, la participación y la colaboración de los alumnos. Pero no únicamente con los alumnos, sino también con el resto de los docentes facilitando el trabajo en equipo. Como señala Perrenoud (1999), la colaboración no es lo mismo que el trabajo en equipo. El primero solo es una forma de resolver el conflicto inmediato, mientras que la segunda conforma una competencia más compleja que exige un proyecto común entre todos sus componentes de forma más integrada.

-          Diseñar alternativas de aprendizaje adaptadas al contexto de cada clase, lo cual exige flexibilidad mental, seguridad emocional y creatividad. En este sentido, el docente deberá tener la capacidad de incorporar las tecnologías a la enseñanza. La OCDE (2005) señaló que las TIC ocupan un eje central en la adquisición de nuevos aprendizajes y mejoras para afrontar la vida adulta.

Sin duda, en este proceso interactivo entre el profesor y el alumno siempre hay que tener en cuenta los procedimientos de evaluación, fomentando esencialmente la autoevaluación.

La evaluación de uno mismo y el desarrollo de las metacognitivas del alumno que ayudan a autorregular sus procesos de aprendizaje  y de evaluación (Marchesi y Martín, 1998).

Hargreaves (1998) afirma que “las emociones están en el corazón de la enseñanza”. Por lo tanto, un profesor que sufre malestar llevará a cabo una mala gestión de su actividad, resultando lo contrario si éste se siente apoyado y apasionado en su profesión.

Bibliografía

Marchesi, A. (2007). Sobre el bienestar de los docentes. Competencias, emociones y valores. Madrid: Alianza Editorial

 

 

Comentarios

  • Isabel Fernandez

    Muy interesante Xeila! en este estudio o gráfico podemos discriminar muy bien como el ser "buen profesor" es más valorado por los noveles mientras que el ser una "persona integra" es más valorado por los más veteranos. Un saludo :)

  • Leticia Gallardo

    Muy interesante Xeila. Ese contraste entre profesores noveles y los que llevan un tiempo mayor en la profesión es bastante significativo y la gráfica ayuda a verlo muy fácilmente. Gracias, un saludo

  • Andrea Antón

    Chamame moito a atención, o distintas que son as fontes de satisfacción dependendo da experiencia do docente, xa comentado polas miñas compañeiras. Pero ademais, gustaríame resaltar que un alto porcentaxe de profesores noveis presentan máis ilusión dentro do seu desempeño profesional, sen emabrgo pouco a pouco esta vaise perdendo, a pesar de afirmar que se siten apoiados e recoñecidos polos compañieros. 

    Unha entrada moi interesante para reflexionar sobre ela. 

    Moitas grazas. Un saúdo XeilaSmile

  • Adriana Mayán

    Interesante entrada Xeila!!!

    O estudio que presentas é moi interesante xa que reflicte unha valoración estadística moi clara sobre as valoracións dos propios profesores en canto ó sentimento de satisfacción e anos de experiencia, sendo esta maior nos inicios da profesión e indo deteriorándose a medida do tempo.

    Grazas e un saúdo Smile

  • Mirian Cortiñas Pérez

    La gráfica y el estudio que presentas me parecen muy interesantes, ya que representan unas actitudes optimistas y positivas por parte del profesorado que acaba de incorporarse a la docencia, en función de la experiencia de los docentes esta gráfica va descendiendo ese optimismo. A pesar de ello, considero que habría que tener en cuenta la muestra que fue seleccionada para realizar este estudio, así como también, tener en cuenta habilidades y responsabilidades profesionales de los docentes ya que "cada escuela es un mundo y cada docente es otro mundo".

    Buena entrada, un saludoSmile!

  • Olaia Gude Urdangarín

    Hola Xeila!

    Una entrada muy interesante y relevadora!

    Parece increíble cómo poco a poco esa ilusion del profesor novel va desapareciendo con el paso de los años, resultado el hecho de ser docente novel directamente proporcional a elementos cruciales para la profesión docente como lo es la ilusión, mayores niveles de afecto, mayor colaboración entre iguales...

    Deberíamos entonces preguntarnos qué suceso/s o situación/es llegan a desencadenar esta gran transformación, qué le ocurre al ilusionado maestro novel con el paso del tiempo? quién o qué le corta "las alas"? me gustaría mucho saberlo la verdad, vosotras qué opináis?

    Un saludo Xeila y muy buena entrada!