Socialización e Identidad

“Es como lo que dijo un tal Journey: no dejes de creer… a menos que tu sueño sea estúpido, entonces debes conseguir un sueño mejor”.

A Pep talk from Kid President to You

(

)

A diferencia de otros animales, el ser humano nace desprovisto de, por ejemplo, valores o estilos de vida innatos, ahí nace la importancia de la educación y nuestro papel como profesionales de la educación. Y es que esa educación, como dice Kant, no puede recibirse más que de otros hombres, que a su vez la hayan recibido también.

La educación es parte del proceso de socialización de la persona, de introducción en su comunidad, basándose en la relación entre el sujeto y el mundo humano que lo acoge. Por ello, una de sus funciones es permitirle construirse a sí mismo como “sujeto del mundo”. La socialización tiene como objetivo la adaptación de la Persona a su medio social y cultural. Hace referencia a cómo se van adquiriendo las creencias, normas, valores, costumbres de los grupos, etc. Diferenciando entre dos tipos de socialización, la primaria y la secundaria. La Socialización Primaria se da a lo largo de la Infancia; en ella se adquieren contenidos de carácter general, como: elementos simbólicos, normas y el valor del grupo. Por otro lado, la Socialización Secundaria se produce en los grupos secundarios, con la adquisición de conocimientos, de estilos y redes sociales específicas. Ambos procesos son los que configuran la Identidad Personal del individuo, formada a su vez de identidades pasadas y presentes (Dubar, 2002).

En todo este camino, nos vamos construyendo como sujetos capaces de desarrollar nuestro proyecto de vida en los ámbitos personal y comunitario.  Escogemos qué queremos ser, qué queremos hacer, al igual que aprendemos que debemos hacer para lograr ser, para conseguir nuestras metas, nuestros sueños. Sin olvidarnos de que vivimos en una comunidad y, por ello, también es necesario preguntarse acerca de los demás, conocer, convivir y aprender entre personas.

La identidad no es estable ni permanente, sino que se construye y reconstruye a lo largo de la vida personal y profesional. Es un proceso continuo que nos da la posibilidad de ser mejor o distintos de lo que somos, combinando elementos cognitivos, afectivos y éticos a través de la reflexión. Esto nos ayuda a repensar nuestra propia identidad, así como a introducir cambios que nos ayuden a fortalecer una identidad positiva. Por ejemplo, una de las elecciones en nuestra vida es la profesión ¿Qué queremos ser? y ¿Por qué? A medida que pasan los años a pesar de pensar en un principio que queríamos ser astronautas, veterinarios, arqueólogos… llegamos a decir: quiero ser pedagoga/o. Así que seguimos nuestro camino, “no dejamos de creer”, tal y como dijo un tal Journey, reforzando nuestra identidad profesional.

Comentarios

  • Lucía

    Un vídeo moi motivante e emotivo Ana! Wink

    En relación co post que nos presentas gustaríame engadir ao que ti nos comentas sobre os dous tipos de socialización a importancia que o profesorado posúe nas mesmas e no seu obxectivo, pois unha das finalidades da educación e polo tanto tamén dos docentes é a que ti ben dis: adaptar á persoa ao seu medio social e cultural. Para isto é preciso que os educadores, e tamén o resto da sociedade, comprendan e interioricen para ser conscientes do papel fundamental que éstes posúen nas vidas dos seus alumnos; pois a súa función non é so a de transmitir coñecementos senón tamén a de educar en valores, fomentando determinadas actitudes e habilidades, etc que nun futuro os alumnos poidan aplicar nos diversos ámbitos das súas vidas. 

    Por outra parte gustaríame dicir que estou completamente de acordo contigo co que comentas sobre a relevancia da reflexión para a formación da identidade, pois esta debe ser o eixo da mesma. E, falando da identidade do profesorado creo de gran interese que a miúdo sometan as súas prácticas, ideas, concepcións e demais a unha profunda reflexión persoal, pero tamén é importante que escoite e aprenda dos seus compañeiros de profesión, polo que supoño preciso para a creación e reconstrución da identidade profesional deste colectivo o coñecemento compartido.

    Un saúdo Smile

  • Olaia Gude Urdangarín

    Hola Ana!

    Una reflexión muy interesante sobre la identidad y la socialización, que, desde mi punto de vista, ambas están estrechamente relacionadas, pues la identidad se construye en parte a raíz de nuestras interacciones sociales con los demás, pues somos seres puramente sociales.

    Como bien dices, la identidad es sumamente versátil, y lo que somos hoy, mañana será "microscópicamente" modificado, haciendo que esta identidad cambie sustancialmente a lo largo del tiempo, de un modo continuo y permanente. Por ello debemos realizar procesos de autoreflexión que nos proporcionen un feedback sobre nuestra identidad y la construcción de la misma.

    Un saludo!Wink