Libertad ¿condicionada? en la educación

La última semana se habló del temor del profesorado acerca de la pérdida de control del grupo – clase. ¿Qué pasaría si un profesor pierde totalmente el control de la clase? ¿Qué pasaría si un profesor controla tanto que les niega un papel activo a los alumnos? Son dos caras en las que, para caer, creo que hay que esforzarse mucho para conseguirlo (y no precisamente en un sentido bueno).

Está claro que el maestro es un agente principal, al igual que los alumnos y alumnas. Opino que el maestro siempre va a ser una figura de autoridad, en el sentido de que facilita las dinámicas, es el motor de los procesos de enseñanza y aprendizaje. Antes de que se lleve a la práctica una actividad, el profesor ya la ha planificado, experimentado o pensado. Es como un pentagrama, en el que las notas son los alumnos y al final son ellos los que consiguen una melodía.         

Creo que es posible una autoridad positiva que respete la libertad de los alumnos, como en la frase de Montessori que publicó Raquel Domínguez "La primera tarea de la educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle". Ahí está el gran dilema, porque no existe ninguna receta mágica, sino un camino que tenemos que recorrer paso a paso y que a medida que avanzamos lo vamos “creando”.

Caminante no hay camino se hace camino al andar…

Antonio Machado

En el libro de Philippe Meirieu “Frankenstein educador” hace referencia a la pérdida de la libertad del alumnado debido al excesivo control y al mito de la “creación” del alumnado. Aportando ideas como el “hacerse obra de uno mismo” de Pestalozzi evitando la “educación como fabricación” y posicionándose en la Pedagogía contra Frankenstein. Meirieu defiende que el maestro no “hace”, “crea” o “manipula”. El profesor acerca las realidades al alumno, le abre ventanas hacia el conocimiento de las verdades que le rodean, favorece la actitud crítica del alumnado respetando su libertad, su papel activo.

Así como el profesor tiene miedo a perder el control de la clase, también está (o debería estar) el miedo a negarle la libertad a los alumnos y alumnas. Sin olvidarnos nunca que el miedo nos da la oportunidad de ser valientes.

02

Comentarios

  • Raquel Dominguez Arines

    Esta reflexión es muy bella. Coincido contigo de que el profesor debe ser el "agitador" no el "constructor". No obstante , el término "pedagogía" significa explícitamente "guiar al niño". Guiar, que no moldear. Y sin duda el verso de Machado recoge la esencia de, ya no solo enseñar, si no de vivir. No hay caminos preestablecidos, ni atajos. El proceso es el que deliberará, y dentro de ese proceso está el maestro como una gran piedra angular ( y más dentro de la socedad del conocimiento).

    ¡Muchas gracias por compartir con nosotros esta reflexión Ana!