Mi experiencia en el efímero PRACTICUM III.

Hola a todos/-as!

En mi última entrada referente al practicum expongo una serie de ejercicios que mi tutor de prácticas estaba llevando a cabo y los que implicaban un uso de los ordenadores ABALAR.  Y como ya dije en ese post, desde la observación me parecía un auténtico caos.

Imaginaos cuando yo llevé a cabo mi proyecto (desde mi inexperiencia) el cual requería también un gran uso de esas infraestructuras.

Os cuento a grandes rasgos mis reflexiones durante este período.

Según iban trascurriendo las semanas mi concepción de las nuevas tecnologías se fue modificando. Si en un primer momento, me pareció necesario potenciar su uso, de ahí la decisión de este proyecto, en cuanto empecé a llevarlo a cabo comprendí el motivo por el que los profesores tenían esos recursos infrautilizados ya que las primeras sesiones fueron un desorden, tanto por los propios ordenadores como por los fallos de internet, por los escasos conocimientos de los alumnos o por su excesiva dependencia entre otros motivos. (Requerían mi atención incluso para informarme de que ya habían hecho clic en el lugar correspondiente y que su ordenador estaba cargando).  Esta situación me provocó un gran desaliento. Me surgieron grandes y serias dudas acerca de si había elegido bien en qué invertir este tiempo de prácticas,  si con el proyecto se produciría una mejora en los alumnos o por el contrario era una total pérdida de tiempo, entre otras. En definitiva, por momentos cuestioné mi trabajo.

Sin embargo, al final, después de todo el sufrimiento y los esfuerzos (os aseguro que los quebraderos de cabeza no fueron pocos) logré volver a mi concepción inicial y me sentí satisfecha. Los problemas se redujeron y el trabajo se llevó a cabo con éxito. En las 3-4 últimas sesiones,  llegaba a clase, repartía los ordenadores y cada niño de manera independiente se ponía a trabajar porque ya sabían lo que tenían que hacer.

Pude observar un gran avance en lo que a su autonomía se refiere. El trabajo consistía a muy grandes rasgos en trabajar la expresión escrita y pude ver como ellos mismos desenvolvieron determinadas estrategias para ni siquiera tener que esperar a que yo pudiera atenderlos y preguntarme acerca de la ortografía pudiendo así continuar y avanzar individualmente su trabajo. Una de ellas era, por ejemplo, buscar en google la palabra que les hacía dudar, como si la escribían mal, este se la corregía, a la hora de escribirla, lo hacían correctamente.

Por lo que mi conclusión final es que aunque hay determinadas tareas que de antemano ya presupongas que van a ser muy costosas, y es que ningún inicio es fácil, eso no debe ser un hándicap ni un obstáculo, sino un impulso y un aliciente que te anime a enfrentarlas. En esta línea creo que están las actitudes de muchos maestros, el uso de nuevas tecnologías les produce miedo y pavor por lo tanto ni siquiera se proponen emplearlas ni darles una oportunidad. Yo, personalmente, aunque por momentos me dieran ganas de desistir, me alegro de no haberlo hecho, porque los resultados me dejaron más que satisfecha.

Un saludo!Smile