• Blogs
  • ALBA
  • Realidad de la tecnología educativa en nuestro país.

Realidad de la tecnología educativa en nuestro país.

Después de la visita que realizamos el pasado martes a un centro que cuenta con aulas inmersas en el Proyecto Abalar, y del debate que se sigue generando a través de los distintos blogs sobre las TICs, he querido investigar un poco más sobre la presencia de la tecnología en la educación de nuestro país.

Para ello me he servido del Informe de Tecnología Educativa 2011, realizado por la Confederación de Centros de Enseñanza, que: “lleva desde hace 15 años estudiando el fenómeno de introducción de los ordenadores en las aulas, su uso, distribución, los problemas que tenían los centros, las conexiones y la formación docente en las TIC´S” (CECE, 2012, p.4).

 

Este informe comienza haciendo hincapié en la importancia del aumento del uso de las TICS en el ámbito educativo, indicador del aprovechamiento pedagógico de los recursos, puesto que se supone que el docente parte de un proyecto pedagógico y que ha adaptado las herramientas a ese fin. Pero, también suscita la idea de la falta de datos acerca de si el docente hace o no un buen empleo de estas herramientas para el fin esperado, o que acierte a la hora de integrarlas en dicho proyecto pedagógico.

 

En el se apunta como datos más reseñables, que un 35% del profesorado no utiliza ningún tipo de tecnología en el aula, por falta de formación y seguridad, a pesar de que les gustaría hacerlo.

Se aprecia que a pesar de que seis de cada diez profesores utiliza tecnologías en el aula, más de un tercio no se atreve y un 5% no está dispuesto a usarlas. El propio director del Instituto de Técnicas Educativas critica que se hayan repartidos ordenadores a los alumnos sin atender a las necesidades formativas TIC de los profesores.

 

Con respecto a estos último datos, me parece incluso más preocupante que estas formaciones que se han impartido al profesorado hayan sido de tipo mayormente técnico, que aunque también necesario, no es lo único que se precisa para poder integrar este tipo de recursos hacia un aprendizaje eficiente y constructivo. Puesto que la perspectiva didáctica o pedagógica no están presentes en ningún momento.

 

Otro aspecto importante, a pesar de que este estudio tiene tres años, es el que apunta Del Castillo sobre la apreciación de “no hay ningún estudio serio que demuestre que la tecnología ayuda al aprendizaje”. Relacionado muy de cerca con lo que hablamos en clase acerca de que tecnología en el aula no es igual a un mejor o más eficiente aprendizaje.

 

El informe también refleja otro aspecto de interés que ha salido a debate en clase el pasado martes, y es el problema de la seguridad en Internet y de las redes sociales. El 82 por ciento de los centros educativos admiten tener ningún tipo de filtro en sus dispositivos, pero sólo el 62 % tiene instaurada algún tipo de seguridad integral y un 42 % cuenta con un protocolo específico sobre el uso de internet.

Además, se abarca la desinformación que pueden sufrir las familias del alumnado, llegando a ser un 52% los centros que no cuentan con instrucciones para los padres sobre privacidad, redes sociales, o percances que se suceden con este tipo de tecnología, alcanzando en un casi 73% los colegios que presentan una falta de consenso acerca de las medidas que se deben tomar en estos casos con las familias.

Las conclusiones que se alcanzan son:

  • Un crecimiento del equipamiento de los centros en los último tres años y el mayor abastecimiento se da dentro de los centros públicos.

  • Necesidad de impulsar la cultura de la informatización desde un proyecto de centro que abarque las distintas dimensiones.

  • Los docentes son la clave de la informatización.

  • La cultura de Internet y sobre las redes sociales debe mejorarse en los centros.

 

Para finalizar, pienso que aunque este informe ha sido realizado hace tres años, sí muestra ciertos aspectos y problemas de la digitalización en el aula que hoy en día siguen vigentes. Como futuros docentes no podemos mantenernos al margen de esta realidad que se incluye dentro del modelo educativo y que ha venido para quedarse. Y creo, sinceramente, que la formación tanto técnica, pero sobre todo didáctica que recibimos dentro de esta campo debería ser más amplia. No solamente en nuestra carrera universitaria, sino también ampliándola fuera de la misma.

Os dejo el enlace por si queréis hacer un visionado del informe. Un saludo, chicos.

http://www.red2001.com/docs/tecnologia/informe_tecnologia_educativa_2011.pdf

 

Bibliografía: