Reseña "O regresso dos professores"

        A pesar de haber leído el libro durante el mes de octubre, sorprendentemente no había subido una reseña o una reflexión al respecto. Aquí podéis encontrar el enlace Red Social del Grupo de Investigación Stellae: Nóvoa (2011): O regresso dos professores

       Podemos introducir el libro desde una prespectiva algo más técnica. El libro está escrito con un vocabulario muy accesible y sencillo al alcance de todos. Es esa universalidad la que me ha cautivado, ya que expone la realidad de los profesores de una manera cercana. El estar en portugués no supone en absoluto ninguna dificultad, pero tengo que admitir que saber gallego facilita mucho la lectura.

       Sin más dilación, pasemos a comentar el libro.

       Las ideas que muestra Novoa a lo largo del escrito son diversas y convergen en el epicentro de su narrativa : El profesor. Pero no solo del profesor como un trabajador, si no del profesor como la unicón de dos ideas aparentemente diferenciadas: el profesor como persona y la persona como profesor ( ideas que encuadra a lo largo de la redacción, en los diferentes capítulos). Personalmente veo esa unión, la del individuo como ente racional ( la parte más teórica y técnica de ser profesor) y emocional ( la personalidad, la motivación y la vocación, como dice Meireu la "vibración particular") el tema principal de este libro. Por supuesto, no es el único.

        Vemos que a lo largo del libro, Novoa nos expresa sus impresiones con respecto a la situación actual del profesorado, dejando claro que deben volver a representar un tema central dentro de las políticas educativas. Los docentes se convierten, hoy en día más que nunca, en un elemento insustituible dentro de la educación de los jóvenes. Mas vemos al profesor entre la espada y la pared. La espada es la exigencia social-histórica ( la actualidad tecnológica, valores multiculturales e interculturales, dificultades de aprendizaje de alumnos, ...) y la pared los recursos de los que dispone ( la formación, la libertad en la escuela, la falta de colaboración entre profesionales, la escaseza comunicativa con la sociedad ...). 

        Ante este panorama ciertamente desolador, Antonio Novoa propone varias líneas de acción, las cuales vemos:

  • La formación del profesorado debe ser parte de la profesión docente, dejando claro que dicha formación debe cobrar un sentido práctico y transferible a las funciones reales del profesor, no ser un elemento ajeno y distante. 
  • Promover nuevos modos de organización docente, enmarcando la profesión docente dentro de una realidad autónoma y abierta, enfatizando la identidad profesional, fruto de una reflexión colectiva mediante colaboración, ayuda mutua y cooperación.
  • Es necesario reforzar la dimensión personal y la presencia pública de los profesores, buscando comunicación entre los profesores y la sociedad, dejando espacio para la formación a lo largo de la vida, tan necesaria actualmente.
        Estas propuestas estarán abaladas por los diferentes capítulos que componen el libro.
        Referenciando al pasado con la "Escuela Nueva" , haciendo paralelismos entre qué ocurría con la pedagogía y la educación hace cien años , cuales eran los objetivos y las expectativas. Dejando claro que el tiempo pasa y que las demandas sociales van variando dependiendo de los tiempos que corren. Temas como las competencias de la escuela; los niños como el centro para la valorización de la cultura y de los conocimientos; la metodología activa; y la importancia de la diversidad dentro del diálogo educativo.
        Nos sumerje dentro de la formación del profesorado como la base de la profesión docente, configurándola como una línea continua, que no es "formación" desligado de "trabajo". Responde a la pregunta de ¿Qué es un buen profesor? con una serie de características que se generan gracias a las sociedades contemporáneas , tales como: El conocimiento, como la transmisión de competencias a los alumnos ; La cultura profesional como tener una visión holística de lo que es la institución escolar ; El trato pedagógico, como el respeto hacia los alumnos; El trabajo en equipo, reforzando las dimensiones colectivas ( el trabajo entre pares); Y el compromiso social, facilitando a los pequeños su introducción dentro de la sociedad el día que salgan en la escuela.
         Por ello, Novoa nos acerca a las 5Ps, las cuales son elementos que construyen la identidad del profesor. Las prácticas como métodos de enseñanza-aprendizaje; la profesión como adquisición de la cultura profesional; la persona como el canalizador de la teoría y la práctica pedagógica; la "pandilla" de profesionales, como la compenetración y la colaboración entre profesionales ; el público , como el objetivo de llevar a cabo las responsabilidades que el maestro tiene para con la sociedad.
         Finalmente , en el último capítulo, dedica sus páginas al trato de la formación de los profesores apoyados en un trípode, el cual cede cada "pata" a un elemento que debe ser visto y analizado para darle sentido a la docencia. Estos elementos no son otros que: la persona como la base del profesional; el grupo de maestros como el trabajo colaborativo; y , finalmente, la prudencia compuesta por un doble sentido social  y científico.
         Con estas reflexiones , da término al libro con dos frases que me parecieron brillantes:
       "É o díalogo com os outros que nos faz pessoas. É o diálogo com os colegas que nos faz professores".
 
          A mi parecer, ha sido una lectura imprescindible para la asignatura de "Formación e desenvolvemento profesnioal do profesorado". Me ha acercado a muchos conceptos que, a pesar de no ser novedosos, si han sido tratados con realismo y empatía, tanto con los profesores como con el lector. He podido ver analizaday argumentada una situación que mantiene a los profesores en un ángulo oculto dentro de las instituciones educativas ( la libertad del profesorado para la toma de decisiones) o las políticas educativas ( como podemos ver en leyes como la LOMCE). Por ello, es necesario volver a tener ilusión y ganas de mejorar dentro de la profesión. Nosotros como (futuros, en mi caso, y esperando a ser) pedagogos tenemos un papel importante en esta renovación de la figura del profesor, como una figura de importancia superlativa cuando hablamos del aprendizaje, del conocimiento y del saber. Tenemos que ser condescendientes y empáticos, y , sobretodo, colaborar, cooperar y interacturar con ellos, como dice Novoa. Pero es un proceso en el que tenemos que intervenir, ya no solo los pedagogos, ni los educadores sociales, ni los directores de los centros, ni solo las familias... si no toda la sociedad debe aunarse y aupar a los docentes. Solo de esa manera conseguiremos lo que Novoa nos dice en el título de su libro.
¡El regreso de los profesores!

 

 

       

Comentarios

  • Olaia Gude Urdangarín

    Hola Raquel,

    Está claro que este es el momento ideal para lo que Nóvoa llama "El Regreso de los Profesores", es totalmente necesario que la figura del maestro se torne realmente protagonista en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

    Me encanta la frase de "el profesor como persona y la persona como profesor", y aquí está muy bien traída!

    Un saludo Raquel!