La inteligencia emocional en los docentes

Presento este vídeo por que me ha parecido muy interesante y que aportaba una serie de puntos clave para esta profesión en la que estamos formándonos. En él se trata la inteligencia emocional de los docentes y, después de ver las aportaciones de las distintos profesionales que participan en el vídeo, donde se presenta este concepto como un elemento clave que debe tener un docente. Siguiendo estas líneas podemos afirmar que hoy en día se necesitan docentes que no sólo ofrenzcan a sus alumnos contenidos académicos, como sucedía años atrás, sino que también favorezcan “el pleno desarrollo de la personalidad y de las capacidades de los alumnos”, LOE (2006). Esto, exige un cambio de rol en las funciones docentes, el cual debe actuar como un potenciador del desarrollo integral del alumnado. Para ello, la inteligencia emocional juega un papel muy importante como recoge Bizquerra, quien define este conccepto siguiendo las líneas de Mayer y Salovey (1997: 10) la inteligencia emocional incluye la habilidad de percibir con precisión, valorar y expresar emoción; la habilidad de acceder y/o generar sentimientos cuando facilitan pensamientos; la habilidad de comprender la emoción y el conocimiento emocional; y la habilidad para regular las emociones para promover crecimiento emocional e intelectual”.

Como consecuencia de las aportaciones tan positivas que puede tener para nuestra práctica profesional el desarrollo de este tipo de inteligencia, creo que el docente no sólo debe transmitir a sus alumnos las cualidades propias de esta inteligencia, sino que estas cualidades deben estar presentes de manera sistemática en su labor profesional y en su día a día, favoreciendo así las capacidades emocionales que el alumnado pueda desarrollar, es decir, el profesorado debe tener enormemente interiorizada este tipo de inteligencia para poder transmitírsela a sus alumnos y, que estos a su vez, también la interioricen. Para ello como bien dice en el vídeo Cristobal Guitierrez Navas (Fundación Cai), es imposible que cambiemos algo si mantenemos lo que creemos y, por consiguiente, debemos ser nosotros como futuros educadores los que trabajemos este tipo de inteligencia para poder transmitírsela a nuestro alumnado y que estos lo asuman como algo propio.

Me parece que la inteligencia emocional se presenta como una perspectiva muy interesante para potenciar el aprendizaje de los alumnos y que realmente puede favorecer ese desarrollo integral del alumno, es decir, al desarrollo emocional e intelectual al que hacen alusión Mayer y Salovey. Ahora, me parecería interesante conocer vuestra opinión sobre este tipo de inteligencia, ¿pensais que este tipo de inteligencia puede favorecer nuestra práctica profesional o simplemente es otra de las cualidades que nos dicen que “debemos tener” para ser buenos docentes? y ¿pensáis que fomentando este tipo de inteligencia en las aulas puede ser más fácil que el alumnado tenga un aprendizaje significativo?

WEBGRAFÍA

http://www.rafaelbisquerra.com/es/inteligencia-emocional/inteligencia-emocional-segun-salovey-mayer.html

 

Comentarios

  • Olaia Gude Urdangarín

    Hola Noelia!

    Creo que es muy interesante todo tu discurso, ya que, en el contexto en el que estamos inmersos, es decir, la sociedad del conocimiento, las exigencias al profesorado son mucho mayores, y una de esas características o saberes con los que antaño los maestros no contaban y hoy deberían, es, sin duda alguna, la inteligencia emocional.

    Un saludo!

  • Gabriela Díaz Rodríguez

    Hola Noelia! creo que el tema que tratas es sumamete interesante, pues como bien indicas en tu entrada debe permitir al profesorado guiar al alumno en lo que se refiere a su desarrollo de la personalidad y sus capacidades. Creo sinceramente, que es un aspecto que favorece a nuestra profesión ya que nos permitirá expresar nuestras emociones y percibir como tambien indicas, percibir con precisión, las mismas. Es un elemento esencial para todo proceso, ya que además nos permitirá desarrollar la empatía y conocer así como se siente cada alumno/a. Creo además, con respecto a la última pregunta que nos lanzas, que el aprendizaje siempre puede ser más significativo, ya que se puede crear un vínculo afectivo entre los distintos roles que participan en este proceso educativo. Un saludo

  • Ana Fernández Cid

    Hola Noelia!

    Respondiendo a tu pregunta, no creo que la inteligencia emocional sea una cualidad más a sumar a un “tipo ideal” de profesor, sino que es parte de la naturaleza misma de la educación, tal y como es conocida hoy en día en nuestro contexto. Sin emoción, no hay aprendizaje significativo, no hay un desarrollo integral. Si nos olvidamos de algo tan importante, la educación se vuelve vacía y falta de sentido para la vida y el desarrollo personal.

    Por ello, debe de implicar todas las dimensiones de la persona, atendiendo a habilidades esencialmente humanas, como defendía David Goleman en su libro Inteligencia emocional (1995) tales como “el autoconocimiento, el autocontrol, la empatía, el arte de escuchar, resolver conflictos y colaborar con las demás personas” para llegar a una educación integral. Fomentar un aprendizaje social y emocional implica ayudar a los alumnos y alumnas a tener una vida plena, significa incluso RESPETARLOS como personas y no “como números”, tal y como se recoge en el video. Es aceptar y reconocer la riqueza del ser humano, facilitándoles las herramientas necesarias para desenvolverse a lo largo vida.

    Muy bueno el video! Saludos!

  • Carla Deira Noya

    Muy buena entrada Noe! La verdad pienso que la inteligencia emocional es un elemento en muchas profesiones, pero en la profesión docente es un elemento imprescindible e indispensable, ya que sin la emoción no se puede llegar al aprendizaje. un besito