El envejecimiento de las aulas

http://www.elmundo.es/espana/2014/12/01/547b56b7ca47413d3f8b457d.html

Ayer venía en el periódico “El Mundo” una noticia que me llamó especialmente la atención y, no por que no me lo esperara sino porque se demuestra lo que los futuros maestros llevamos años temiendo: uno de cada tres docentes tiene más de 50 años, lo cual implica el envejecimiento de las aulas, dicultando la incorporación de numerosos jóvenes formados a la labor docente. Otro dato que aparece en esta noticia y que me parece destacable, es que sólo el 8% del profesorado tiene menos de 30 años, lo cual tiene grandes consecuencias en las prácticas docentes, ya que todas las innovaciones que los jóvenes docentes podrían aportar al sistema educativo no son factibles porque resulta realmente difícil que les contraten en centros escolares, a no ser que tengan las oposiciones lo que a día de hoy tampoco es ninguna garantía. Esto sumado a la reducción de profesorado y aumento del alumnado y, en consecuencia, el aumento del ratio profesor-alumno da como resultado una realidad: el deterioro de la calidad educativa, una realidad en la que los docentes de mayor edad, en la mayoría de los casos, están poco actualizados con respecto a todo lo que tiene que ver con la educación y el sistema educativo, empleando métodos tradicionales de enseñanza-aprendizaje.

Así mismo, también destaco un enlace que me ha parecido realmente interesante, en el que dos docentes, uno más joven y otro de más edad, que hablan sobre las ventajas e inconvenientes de la edad en este ámbito, el educativo. Me ha parecido un vídeo muy sugestivo, ya que se ven dos generaciones diferentes debatiendo sobre una misma cuestión. Después de ver el video, podemos deducir que no todo es blanco o negro, es decir, que todo tiene sus ventajas e inconvenientes y, que como bien dice, el docente más joven, Francisco Serrano: “hay jóvenes viejos y viejos jóvenes”. 

WEBGRAFÍA

http://www.elmundo.es/espana/2014/12/01/547b56b7ca47413d3f8b457d.html

 

Comentarios

  • Isabel Fernandez

    Hola Noelia, el envejecimiento de las aulas tiene su parte negativa y su parte positiva desde mi punto de vista. De esta manera, puede que sea positivo a la hora de acumular experiencia, de haberse consolidado como docente tanto en conocimientos, habilidades y actitudes. Por otro lado, esto puede ser perjudicial a la hora de innovar (por las mayores probabilidades de innovación por parte de los jóvenes docentes) o en lo que respecta a las enfermedades de los profesores que ya hemos tratado. De todos modos, no siempre tiene que ver la edad con ser o no un profesor/ innovador, sino a otros factores. Un saludo. 

  • Olaia Gude Urdangarín

    Hola Noelia

    Al igual que Isa, yo tambien creo que la calidad del profesorado no reside en su edad. La pregunta es, este profesorado puede/quiere continuar innovando, investigando, enseñando y aprendiendo? Pues habrá muchos que sí y otros muchos que no, al igual que los propios jóvenes.

    Un saludo

  • xeila raposo rodríguez

    Tu entrada, está estrechamente relacionada a la mía sobre el malestar. Ese aumento de los alumnos, y escasez de profesorado, provoca como bien dices un deterioro, una brecha en el sistema educativo actual. Hemos observado en clase que sigue prevaleciendo la vocación por ser maestro, esencialmente infantil, sin embargo, ¿a qué precio? Puesto que, la esperanza es el último que se pierde, pero en este contexto, que están poniendo trabas todo el rato para que no escales en tu posición laboral y personal, la sociedad ya no sabe como actuar. 

    Un besito Kiss