Primer contacto con la materia

Las impresiones que yo tenía sobre esta asignatura previas a mi primer contacto con ella estaban bastante desencaminadas, tal y como lo pude deducir desde el momento en que tuve conocimiento del programa de la materia, mostrado durante aquella primera sesión. Mi visión sobre el significado del término TIC y de sus implicaciones educativas era sumamente limitado debido a que nunca me había informado sobre esta cuestión, a pesar de que era consciente de que podía guardar una relación con la implementación de las nuevas tecnologías en las vidas de las personas con el propósito de mejorar la calidad de las mismas. Estaba relativamente interesado por conocer con mayor exactitud el significado de la materia, interés que se vio incrementado al poder comprobar que las tres profesoras que iban a impartirla eran jóvenes y se mostraban, ante todo, cercanas en el trato. Esa primera idea que me transmitieron condicionó considerable y positivamente el modo en que a partir de ese instante me centré en atender al significado y composición temática de la materia, la cual ha medida que se iba revelando en sus líneas generales me resultaba más y más interesante.

 Me sentí tranquilo, relajado, a gusto y gradualmente menos tenso y preocupado por la carga de trabajo que las profesoras de la asignatura podían exigirnos fuera de las horas lectivas. Todo lo que guardaba relación con la materia parecía haber sido organizado con mucha mayor planificación y consideración hacia el alumnado que en buena parte de las asignaturas previamente cursadas en la carrera. Volviendo sobre el temario, me sorprendió el amplio número de temas aparentemente distintos que se podían extraer de la materia, y me agradó especialmente el contenido de uno de las últimos, relativo a la situación de las TIC en el sistema educativo antes y después de la guerra en Siria. Ese es el tema por el que, desde mi ignorancia hacia buena parte del temario de la materia que todavía no he tratado en el aula, siento mayor predilección puesto que con gran acierto conecta con un tema de relativa actualidad y que en mayor o menor medida nos puede resultar familiar a todos o a casi todos nosotros. Por otro lado, a mí me gusta la Historia, por lo que a nivel personal me parece todo un acierto el enfoque de este apartado al cuál, insisto, desearía llegar en algún momento durante el transcurso de este cuatrimestre.

Si hubo algo que no me gustó fue lo relativo a la intervención exigida al alumnado en el blog y en el twitter de la asignatura, pues no tengo predilección por este tipo de plataformas virtuales y me resultaron siempre tediosas y poco motivadoras. Creo que la asignatura podría funcionar sin problemas prescindiendo de estas dos herramientas. Con el tiempo, aunque lo dudo, es posible que mi punto de vista sobre este aspecto se vea modificado, por lo que no me niego a aprovechar mínimamente las posibilidades de enriquecimiento personal que esta dinámica pudiese aportarme. Con todo, he de reconocer que mi primera impresión general de la materia es, como se puede apreciar en casi todo lo que he expuesto hasta aquí, es positiva.