Carta

Los nacidos a comienzos de los 90 tuvimos la suerte de vivir una época única en la historia y que ha marcado un antes y un después, aunque muchos no sean conscientes de ello. Esa época corresponde al cambio completo de analógico a digital, y viene acompañado por uno de los saltos tecnológicos más grandes que se recuerdan.

Muchos recordaremos aquella época en la que las películas venian en cintas de video, la música en cassetes e internet era algo extraño que pocos habían usado.

Ahora esos tiempos se ven muy lejanos y cuando echamos la vista atrás parece mentira que pudiéramos vivir sin lo que ahora tenemos. La tecnología se ha integrado por completo en nuestras vidas y prácticamente en todo lo que hacemos la necesitamos para algo. Es esto bueno? Pues sí y no, por una parte nos ha facilitado mucho la vida. Hace años si necesitábamos algún tipo de información debíamos de acudir a una biblioteca a consultar cientos de libros, ahora mismo toda esa información se encuentra con dos clicks de ratón y unas pocas palabras tecleadas en tu pc.

Sin embargo es cierto que esto nos ha hecho dependientes de esta tecnología, muchos nos encontramos perdidos si por algún motivo nos falta, y actualmente todo quedaría paralizado de no tenerla.

Esta dependencia es natural cuando vemos las ventajas que nos ofrece y al pensar en las que nos va a ofrecer, ya que cada día avanza más rápido. Hace unos años era inimaginable algún avance con el que contamos ahora, y en este momento tampoco podemos imaginar con lo que contaremos dentro de 10 años.

Comentarios

  • Paula Álvarez González

    Parece mentira que en tan pocos años hayamos pasado de ver una película en cintas a poder verla hasta en un móvil. Muchas cosas que serían impensables se han convertido en una realidad y a pasos agigantados. Creo que como bien dices, esto crea en nosotros cierta dependencia al ver que se nos ofrecen una serie de ventajas y comodidades de las que antes no disponíamos. Considero que debemos tratar a la tecnología como una buena ayuda y no convertirnos en sus "exclavos".

  • Olegario Aguiar Ballesteros

    Vexo moi acertada esta reflexión ao recoñecer como as tecnoloxías aparecen modifican as nosas vidas para fugazmente desaparecer por outras máis actuais.

    Sempre que botamos a mirada ao pasado caemos na nostalxia de recordar os bos momentos que a "vella tecnoloxía" permitiunos desfrutar. Cintas de vídeos e cartuchos de 8 bits déronos centos de horas de felicidade, circunstancia que as empresas coñecen e nos queren facer revivir para sacarnos os cartos. Xa é raro que unha compañía de videoxogos non reedite os seus vellos clásicos e explote as sagas ate a saciedade.

    Máis todas as novidades pódenos facer crer unha reflexión completamente errónea. O coñecemento non está total e completamente online, hai moita información moi interesante e importante lonxe das computadoras. Información que se adica a coller po nas bibliotecas ou coñecementos que as persoas non poden ou queren dixitalizar.

    Un saúdo. Wink