Yo y Tecnología. Tecnología y yo

Querida Tecnología,

 

Aunque no haya sido muy consciente de ello o de la importancia que tenía que esto fuese así, siempre has estado a mi lado. Has crecido conmigo a lo largo de estos veintidós años, pero es que también lo has hecho con mi padres y han sido mis abuelos los que te han dado el biberón. Esto quiere decir que tienes muchos más años que yo y sin embargo te encuentras muy lejos de alcanzar la madurez, es más, no sé si se podría decir que algún día lo harás. Durante todos estos años te he visto ofrecer infinitas posibilidades y beneficios a muchas de las personas con las que he convivido, sin embargo aún no tengo muy claro que puedas hacer lo mismo por mi. Cierto es que tonteamos y que en gran medida eres el origen de muchas horas de mi entretenimiento, mas no sé si me gustaría formalizar nuestra relación, pues también he visto tus errores y los problemas que puedes causar. Tomando esta reflexión como punto de partida, creo que haré un balance de puntos positivos y negativos para decidirme a tomar una decisión con respecto a nuestra relación.

 

Los aspectos positivos de nuestra relación acuden a mi pensamiento con facilidad y es que hemos pasado muy buenos momentos y no solo en nuestra intimidad, si no también en compañía. Me has acercado a muchos familiares y amigos, me has ofrecido la posibilidad de mantener un contacto prácticamente cotidiano con ellos, a pesar de la distancia que nos ha podido separar. En los años que corren, uno no sabe donde puede acabar y tenerte cerca para poder mantener estas relaciones es, sin duda, un punto muy fuerte a tu favor.

También me has ofrecido muchas libertades, sobre todo para expresarme. Contigo a mi lado sé que puedo expresar todas mis opiniones y pensamientos sin que me juzgues y lo más importante que tú te vas a encargar de hacerlos llegar lejos y de conseguir que otros los escuchen y puedan tenerlos en cuenta, si así lo desean. Relacionado con esto viene otro de tus puntos a favor y es que a través de ti también accedo a los pensamientos y reflexiones de los demás, es decir, la información fluye libremente a través de ti, el intercambio es recíproco. 

Esto último conforma, quizás, el argumento más importante a tu favor. En la actualidad vivimos en una sociedad en la que el poder y la riqueza se encuentran ligados al conocimiento y la información, sobretodo al acceso a ellos, es decir, vivimos en la sociedad de la información y el conocimiento. Por lo tanto homogeneizar el acceso a esto es algo de vital importancia para tratar de evitar las desigualdades sociales y aquí es donde entras tú! En gran medida tu desarrollo está logrando ofrecer este acceso a una gran parte de la población mundial y eso es un logro que sin duda te puedes atribuir con orgullo.

 

Como no todo pueden ser cosas buenas, al igual que las personas, también tienes defectos y a pesar de tus virtudes, no debo olvidarlos. Así pues comienzo con el apartado crítico, que no debería faltar en ninguna reflexión, inclusive en esta que nos ocupa sobre nuestra relación amor-odio.

Es cierto que acercas a las personas y facilitas que podamos comunicarnos con más asiduidad y con ello nadie se sienta olvidado o poco querido, mas también debemos pensar que, como todas las cosas, en exceso nos perjudica. De esta manera una de las grandes críticas que te hago es que esta conexión 24h que tan útil nos puede resultar en ocasiones, en otros momentos puedo atosigarnos, perjudicarnos o hacernos olvidar a quienes si tenemos cerca. Abusar de ti para comunicarnos puede provocar que olvidemos otras formas de comunicación, a veces lo mejor que puedes hacer es ir a tomar un café con tu amigo a vuestro bar de mano para pasaros un par de horas arreglando el mundo, sin prisas, sin teclas, sin ultimas horas de conexión o más imágenes de por medio que las que vosotros mismos podéis apreciar a vuestro alrededor.

Antes hablábamos de tu gran logro y del gran beneficio que podías aportar a la sociedad en general pero como ya le decía a Spider-man su tío, "un gran poder conlleva una gran responsabilidad" y es que tu mayor orgullo también puede convertirse en tu gran defecto. Ofrecer un acceso homogeneizado a la información puede evitar ciertos aspectos de las desigualdades sociales pero si la sociedad no tiene acceso a ti por igual, tampoco lo tendrá a tu gran beneficio convirtiéndote entonces en una gran causa de desigualdades sociales y no en una herramienta para evitarlas. 

 

Llegados a este punto y tras esta exposición de argumentos, llego a una conclusión. No eres buena ni mala, eres una herramienta y como tal, por ti misma, no puedes beneficiar ni perjudicar a nadie, ni a nada. Lo que importa es como nosotros nos relacionamos contigo y con que intenciones lo hacemos. Esta relación debe estar condicionada a un uso responsable y sobre todo el acceso a ti no debería estar subyugado a factores económicos, aunque en la actualidad así sea.

 

Para finalizar no puedo decir más que a pesar de lo expuesto, no he sido capaz de decidir si nuestra relación tiene futuro o no, simplemente he llegado a la conclusión de que te debo una segunda oportunidad. Así que dejemos ver que pasa durante estos próximos meses y posterguemos esta decisión, pues aunque soy muy impetuoso, no me gustaría precipitarme. Nos vemos por la red. Un abrazo muy fuerte!

 

Siempre indeciso, Carlos.

 

Para finalizar me parece interesante aportar el trailer de una película que me ha recordado mucho a esta actividad inicial y que recomiendo encarecidamente a mis compañeros para que le echen un ojo.