El mundo no-tan-ficticio del cine.

Películas. ¿Qué sería de nosotros sin ellas? La de cosas que aprendemos viendo toda clase de cine: dramas, comedias, terror, documentales, ciencia-ficción y mucho más. En clase, como bien hemos visto todos, “Her” de Spike Jonze y “Men, women & childen” de Jason Reitman, son dos películas actuales que nos dejan una visión de lo que la tecnología de nuestro tiempo está haciendo con nosotros (que no lo que estamos haciendo nosotros con la tecnología).

Theodore Twombly, interpretado por Joaquin Phoenix en Her, comienza a tener sentimientos reales por un sistema operativo capaz de adaptarse a todas las características de aquel que lo posea. “Samantha” conoce a Theodore como si de un humano se tratara. En la película, escuchamos una voz sin ver el cuerpo de la actriz que se encarga de ella. Y decimos “eso no puede pasar”. Nuestras conversaciones actuales con muchas (demasiadas a mi pesar) personas son así: leemos y escuchamos sin ver, sin tocar, sin sentir físicamente al que está al otro lado, surgiendo así otra vez la gran polémica de “Virtual VS. Real”. Me pregunto si de verdad podemos llegar a querer de esta forma, de amar bien sea dicho, a un dispositivo electrónico. ¿Será más fácil que entender la complejidad de una persona de carne y hueso?

En el caso del tráiler de “Men, women & children”, que no he tenido oportunidad de ver aún, se nos enseña cómo el exceso de las NTICs no siempre nos lleva al lado positivo de la vida: personas que muestran a través de las redes sociales SÓLO lo que quieren que las demás piensen sobre ellas, los problemas derivados por el exceso de información, etc. Nos hemos lanzado de cabeza en estas últimas décadas a un nivel de sobreexposición tan desconcertante como peligroso. Nuestras fotos, nuestras conversaciones, nuestros gustos, nuestra vida. ¿Cuán seguros estamos? ¿Cuánta gente conocerá aspectos nuestros sin ni siquiera saber en realidad que lo saben?

En la mayoría de las películas futuristas que he visto, la tecnologia manejada en ellas se vuelve en contra los humanos: Terminator, Minority Report, Yo Robot, Demolition Man... Es decir, no sé si estaréis de acuerdo conmigo, pero aún tratándose de películas, me llama la atención la dirección que toman de descontrol y abuso de la innovación. [Me gustaría debatir más a fondo sobre ello].

Miedo es lo que me ha creado esta asignatura. Miedo "positivo" por un lado, por saber que se puede aprender a controlar estos excesos y estas fugas de información personal. Espero poder volver a tener esa privacidad que alguna vez se podía tener.

Comentarios

  • Carla Vázquez Formoso

    A túa primeira observación, do que a tecnoloxía está facendo con nos, e non nos con ela non a vexo de todo acertada. Centras todo o post, creo eu, ao redor da maldade da tecnoloxía, de cómo nos cambia e inflúe, pero non nomeaches nin unha soa vez o positivo que podemos facer, e facemos con ela día a día; e se o facemos agora non me quero imaxinar nuns anos. Pero, tal e como dis, tódalas películas, ou case todas, mostran un abuso desa tecnoloxía, que a larga, vólvese contra nos. De verdade consideras esto como unha posibilidade real? Non contemplas que a tecnoloxía poida darnos máis alegrías que tristezas nun futuro?  

  • Ludmila Rajoy

    Puede que tengas razón en mi visión negativista del mundo tecnológico, por lo que en ese sentido no te lo discuto, porque es cierto que los avances (en la ciencia y la salud, por ejemplo) son uno de los puntos más fuertes y positivos de nuestra sociedad. Pero en realidad, el post va dirigido a las películas a las que me estoy refiriendo. No sé yo cuál podría ser, además de aspectos como la comunicación instantánea, rapidez y comodidad, la parte realmente no-maliciosa de toda red social o tecnología de este palo. Me refiero, no digo que no esté a favor de la tecnología, pero pienso que nos está absorbiendo, vamos, que estamos siendo absorbidos sin casi querer darnos cuenta. Supongo que me decanté por el lado oscuro del tema por lo que me refiero al final: el miedo (aunque tener miedo no sea siempre algo malo).

  • Carla Vázquez Formoso

    Eu, igual que ti tamén teño medo, de feito nomeeino na miña primerira carta á tecnoloxía. Ese medo deberíamos de telo todas as persoas, polo menos un pouco, porque, se o tivésemos, non creo que chegasen a ocorrer cousas como as que dis nesas películas. O problema, penso eu, é que máis que o medo conta o orgullo e o de eu vou ser o mellor. Non pretendo con isto poñerme en contra da comunidade científica, pero moitas voltas de tuerca desas películas, da tecnoloxía volvéndose contra nos, a culpa realmente tena alguén que levou, sen querelo posiblemente, demasiado lonxe as súas posibilidades. 

    Por outra banda, e como comentei anteriormente tamén nun post meu (será que me poño positivista no tema tecnolóxico) tamén hai películas que mostran avances incríbles, aínda que un exemplo tonto para iso sea o patín voador de Regreso al futuro

    E en canto ó tema educativo, tamén te pos na visión negativista? Porque nese caso terei que volver a poñerme en contra túa, e dicirche que, mentres que non se intente que os novos rapaces deixen de aprender a escribir (como se dixo nun bulo que pasaría en Finlandia hai un par de meses), todo o uso BO que se lle poida dar á tecnoloxía para mellorar o campo educativo, benvido sexa!

  • Ludmila Rajoy

    A ver, voy por partes: 

    1. No entendí el "conta o orgullo e o de eu vou ser o mellor". ¿Te refieres a creerse mejor en el sentido personal de "crecer" gracias a la tecnología? No, no lo entendí (perdón Frown)

    2. Reitero, me baso en el texto según las películas nombradas. Obviamente hay películas con un enfoque muy positivo (El hombre bicentenario, por ejemplo). Me parece que hay formas y formas de usar la tecnología y que diversas películas las recogen de forma diferente. Mira Interstellar; a mi gusto una película muy buena que utiliza los métodos más avanzados para la implatación de vida en el espacio para salvarnos de los males y del fin de la Tierra (Ojalá algún día alguien lo consiga, pero ¿ves? También pienso en la forma destructiva que vamos a encontrar para arruinarlos. O sea, no me malinterpretes, sabes que yo veo primero lo negro pero tampoco omito por completo lo blanco del asunto).

    3. Lo de la educación, me parece un tema muy ambivalente lo de las TIC en las escuelas. Bien lo dicen los capítulos del libro de Burbules y Callister: "todo depende del uso que hagan de ellas las personas sensatas". Anoto que no digo para nada que es mejor que dejen de aprender a escribir por usar una tablet. OH, DIOS, CLARO QUE NO. Pero dime, frente a las veces que hemos usado el ordenador o el móvil para trabajos o buscar informaciones, ¿cuántas clases hemos (sí, tú y yo) perdido por estar usando mal el ordenador en clase? (y no vale la excusa de que no interesaba o no servía para nada Foot in Mouth).

  • Carla Vázquez Formoso

    Por partes tamén: 

    1. En canto ó punto un, refírome a que se un científico se quere superar a sí mesmo, vaino facer a costa do resultado que poidan ter as innovacións que esté facendo, sean boas ou malas. Refírome que non vai parar ata conseguir o que quere, aínda que iso implique resultados moi malos. Perdón por explicarme mal, é o furor do momento! Tongue Out

    3. Clases enteiras non muller, non te poñas melodramática ahora! Surprised Son pequenos momentos de lapsus nos que o teu cerebro viaxa á Facebook ou Instagram, incluso a Stellae se o tivésemos nunha APP! Pero sí, douche a razón no tema ambivalente, todo depende do uso que se lles de! Precisamente por eso, porque nos pecamos de mirar o móbil na clase cando non deberiamos, a educación ten que axudar a que nun futuro non se den estas situacións, porque nun futuro supoño que as tecnoloxías estarán o triple de arraigadas e presentes nas escolas xa dende niveis moi baixos. É igual que cando vas a autoescuela, non aprobas o carnet de conducir se tes malos hábitos ó volante. Nas futuras xeracións escolares, como educadoras e pedagogas, estes malos hábitos que nos temos, deberiamos intentar que se produzan nas novas xeracións. 

  • Ludmila Rajoy

    Totalmente de acuerdo. Wink