¡Mi vida sin nuevas tecnologías!

Me parece muy original la idea propuesta por mi compañera de clase Laura Fernández de contar cómo sería una semana de nuestras vidas sin nuevas tecnologías, y considero que es un trabajo que nos permitirá reflexionar sobre la dependencia que tenemos cada uno de nosotros de estas. 

Para comenzar, por las mañanas ya no me despertaría con mi teléfono móvil, sino que tendría que utilizar un despertador normal. Utilizamos el móvil incluso para las cosas más básicas, ¿verdad?. A lo largo de la mañana quizás no necesitaría el móvil demasiado, lo único que no podría hacer sería hablar vía Whatsaap o Facebook con otras personas a cada poco tiempo, y en cuanto al ordenador, no podría tomar apuntes con él en clase. Nada que me supusiese un gran esfuerzo. El problema para mí aparecería a la hora de realizar un trabajo de clase. Para empezar tendría que acudir a una biblioteca en busca de la información necesaria para llevar a cabo ese trabajo, después de documentarme lo suficiente me dispondría a realizarlo, pero ojo, a mano. ¿Cuánto tiempo necesitaría?. 

A la hora de la comida, en vez de ver la televisión, quizás me pondría la radio o algo de música. Y las tardes las pasaría leyendo, hablando con mis compañeras de piso y bajando a dar un paseo. He de decir que esto lo llevo a cabo de igual forma en mi vida diaria, pero quizás ahora lo realizaría con muchísima más frecuencia, y parece que no estaría nada mal. A la hora de quedar con mis amig@s, nada de estar debatiendo durante una hora por Whatsaap en qué sitio y a qué hora, sino que se fijaría en persona el día anterior, sin posibilidad de cambios (qué recuerdos me trae esto a mi infancia, cuando quedaba con mis amigas en el parque).

En cuanto a las noches, creo que sentiría una sensación de desconexióinmensa. A lo largo del día, entre las clases, los trabajos, y otras actividades, no estoy demasiado pendiente de otras cosas, entonces considero que mi necesidad del móvil, ordenador, televisión... aparecería, sobre todo, en este momento. 

Con esta reflexión me doy cuenta de que sí que me resultaría difícil llevar a cabo ciertos hábitos de mi vida diaria sin las nuevas tecnologías, pero también considero que habría otros muy positivos. Dedicaría más tiempo a hablar con mis amig@s, a leer, a dar paseos... ocuparía mi vida con otras cosas que quizás me enriquecerían más a nivel personal. 

 

Comentarios

  • Laura Fernández Rivero

    La verdad es que hasta en las cosas más simples utilizamos en teléfono móvil, como tú dices. Cuando hablas de esa sensación de desconexión, creo en muchas ocasiones todos necesitamos desconectar por un momento del mundo en el que vivimos.

    Me gustó mucho tu reflexión Yai! Smile