Sociedad de la información

            En la pasada sesión de tecnología educativa se nos presentó un video titulado: “sociedad de la información” que mostraba el rápido avance que están teniendo las nuevas tecnologías en nuestra sociedad. Lo primero que se destacaba en el video es la revolución económica y social que ha tenido lugar en las últimas décadas, donde la antigua relación tierra-capital-trabajo ha sido alterada por un nuevo elemento: la red de la información. En la economía actual, el recurso más importante es el conocimiento hasta el punto de que  a día de hoy existe la división entre trabajadores del conocimiento (encargados de la innovación) y trabajadores de servicios. Esto es el eje que maneja nuestra nueva estructura social. Por conocimiento entendemos la facultad del ser humano para comprender por medio de la razón la naturaleza, cualidades y relaciones de las cosas; y por información un conjunto de datos que están manipulados y que se ofrecen para su consumo. Para alcanzar el conocimiento, por lo tanto, en primer lugar deberemos de acceder a información, interpretarla e integrarla. Cabe preguntarse, ¿qué tipo de información nos suministra la red?, ¿cuándo accedemos a ella lo hacemos conscientes de que puede ser falsa?, ¿es posible que lo que para nosotros es un medio “veraz” del que rescatar información esté controlado por un grupo de personas que verdaderamente sepan cómo manipular a los consumidores de Internet? Cuantas veces nos hemos encontrado algún post en Facebook alertando sobre x producto que es consumido frecuentemente y que, según la información proporcionada, se descubre que es nocivo para la salud. Aunque existen personas que son conscientes de que ese tipo de anuncios en cadena tienden a ser publicados por fuentes nada veraces y que probablemente estén llevadas por la marca competencia del producto, hay otras que se lo creen plenamente y comienzan de esta forma a propagarse mitos como que si no te bebes rápido el zumo por la mañana se pierden las vitaminas.