Una semana sin tecnología

Siguiendo la propuesta de nuestra compañera Laura voy a relatar cómo sería una semana de mi vida sin nuevas tecnología.

El día empezaría a la hora que mi cuerpo quisiera levantarse ya que me despertador del móvil no podría hacerlo. Seguidamente desayunaría en silencio ya que no coincido con nadie por las mañanas,  sin música ni televisión que mi hiciera compañía.  

Al acabar de desayunar y vestirme saldría de casa para ir a clase. Tendría que ir sola ya que no tendría teléfono para poder avisar a la compañera con la que voy a clase de la hora a la que saldría  de casa y donde quedaríamos. Solo podría quedar con ella en el caso de haberla visto el día anterior y concertar el sitio para quedar.

Una vez en clase tendría que anotar todo lo que se dice ya que no podría completar la información en casa a través de página web. Para elaborar mis apuntes tendría que desplazarme a la biblioteca a por libros y buscarlos manualmente sin ayuda de ninguna base de datos virtual.

Todas los días al mediodía mis compañeros de piso y yo compramos una barra de pan. Nunca decidimos quien en la compra sino que lo hace el primero que salga de clase y se lo comunica al resto por teléfono para que no la compren. Sin nuevas tecnologías todos los días tendría tres barras de pan en casa. Tampoco podría hablar con mis compañeros de piso para decidir qué vamos a comer a última hora o para pedirle que compren algo que hará falta para comer de paso que viene de camino a casa.

La ausencia de las tecnologías también me provocaría inseguridad ya que cuando salgo sola de casa el teléfono móvil es muy importante para mí. Puede suceder cualquier cosa y siempre es bueno tenerlo a mano. También las echaría de menos en los momentos de espera en la consulta del médico, o de este tipo, ya que no podría coger el teléfono para mirar las redes sociales o jugar para no aburrirme mientras espero.

Además de esto también estaría incomunicada. Por una parte no podría hablar con mi familia en toda la semana ya que no tendría teléfono para hacerlo. Y para informarme de lo que sucede en el resto del mundo tendría que bajar a comprar el periódico en vez de informarme tan tranquilamente desde el portátil o la televisión en el sofá.

Mi vida sin tecnología sería posible pero mucho más complicada, la tecnología pasa  desapercibida en nuestro día a día pero sin ella nuestra vida cambiaria mucho. 

Comentarios

  • Silvia

    Vexo que non só eu me sinto "dependente" das tecnoloxías, non no sentido de estar enganchada ó whatsapp ou as redes sociais, se non para levar o día a día da maneira máis sinxela e comoda

    todos temos mil grupos de whatsap cada un para coordinarnos nun traballo diferente de calquera materia, que sería de nos se non puideramos coordinarnos así

    resulta preocupante saber que a nosa comodidade depende tanto de un factor que non podemos controlar (por exemplo que pasaría se o mobil se nos apaga e non soa a alarma?)

     

  • sandra picos sanisidro

    si, esta claro que la tecnología nos hace la vida mucho más facil 

  • Ana Morala Escobar

    Una buena propuesta la de plantearse cómo sería nuestro día a día sin tecnología! La verdad es que pocas veces nos paramos a pensar lo importante que es la tecnología en nuestra vida, en detalles tan insignificantes como ponerse de acuerdo para hacer la compra. Qué mal acostumbrados estamos al relacionar, única y exclusivamente, las nuevas tecnologías a sus consecuencias negativas a nivel social!