Los cuentos en Educación Infantil

En esta entrada me gustaría hablar sobre los cuentos en Educación Infantil ya que el martes pasado recibimos una maravillosa visita de una profesora de Educación Infantil que nos vino a hablar sobre los cuentos y sobre su experiencia con ellos a lo largo de su vida profesional.

Quería empezar diciendo que todo lo que ella nos contó me pareció maravilloso y que a la vez nos sirve de referencia a nosotros para que cuando sea el momento de contar un cuento a nuestros alumnos, no cometamos los mismos fallos iniciales que ella. Yo considero que todos los consejos que nos puedan dar nunca están demás para nuestro futuro y que nos pueden ayudar a no caer en el mismo error que cayeron otros. Pero tengo que decir que lo que más me gustó es que además de contarnos su experiencia y darnos consejos también nos leyó dos cuentos. Los dos me parecieron increíbles, pero ya no sólo el contenido del cuento sino la manera en la que ella los contaba, ese poder que tenía para transmitir, para hacer que nosotros nos sintiéramos protagonistas del cuento,... la verdad es que lo consiguió, porque aunque el primero me gustó mucho, con el segundo consiguió ponerme los pelos de punta y emocionarme.

Como futura maestra considero que los libros son una gran herramienta a la que podemos acceder fácilmente y que tienen una gran utilidad en las aulas de Educación Infantil. Además ayuda al desarrollo psicológico de los niños así como a despertar la afición por la lectura, algo a lo que le doy especial importancia ya que yo no recibí ese estímulo por parte de mi maestra ni en Infantil ni en Primaria, y ahora, al igual que le pasa a otras muchas personas, sentarme  a leer un libro me cuesta un montón. Por esto mismo yo considero que como maestra tengo un papel fundamental en el acercamiento de mis alumnos a la lectura, para que en un futuro, sentarse a leer un poco todos los días sea un momento de diversión y satisfacción, no un castigo y un mal rato. Pero acercar a los niños a la lectura no sólo consiste en leerle un libro todos los días o decirle que cada semana tienen que llevarse uno para casa para leer como hacían varias profesoras mías cuando yo cursaba Primaria, sino que hay que demostrarle a los niños lo divertida que puede ser la lectura, transmitiéndole que tú disfrutas leyendo, que a partir de ella se pueden desarrollar múltiples actividades utilizando su imaginación. Además no podemos hacer que al leer nuestra voz sea monótona, algo que a mí de pequeña me asustaba y conseguía aburrirme muchísimo. Es decir, cuando le leamos cuantos a nuestros alumnos, tenemos que usar cambios de tono, para imitar a los diferentes personajes por ejemplo, debemos hacer pausas cuando las tengamos que hacer, debemos preguntarle a los niños que creen que es lo que va a pasar a continuación y sobretodo antes de comenzar la lectura hacer que el niño esté preparado para ello. Relacionado con esto, tengo que decir que me encanta la manera que tiene Susana de captar el interés de  sus alumnos, que además de como hacen muchos profesores de decir que abran los ojos y cierren la boca, se preocupa de que sus alumnos estén cómodos para que puedan atender durante toda la historia sin estar incómodos.

Ahora también quería hablaros de mi experiencia con la narración de cuentos a los niños, que comenzó hace aproximadamente un año cuando a casa de mis primas llegó una circular del colegio invitando a cualquier familiar a que fuera a la escuela a contarle un cuento a los pequeños con motivo de la celebración de la semana del libro. Asique yo decidí apuntarme para asistir un día al colegio, ya que me parecía una experiencia fantástica para comenzar mi andadura por el mundo de las escuelas. Ese día me lo pasé fantástico, y los niños demostraron que también, ya que cuando acabé me pidieron que se lo volviera a contar. Pero noté que lo que más le había gustado no sólo era la propia historia, sino un miniescenario que preparé yo con los protagonistas de la historia para representar lo que en el cuento se iba diciendo. En ese momento, me dí cuenta de que para los niños es muy importante que las palabras vayan acompañadas de imágenes, por eso cuando estuve cursando el Practicum I, en el que le conté muchos cuentos a los niños,  decidí que sería interesante poder acompañar la narración de los cuentos con imágenes proyectadas en la pantalla digital y se lo propuse a la profesora. Ella aceptó, asique un día puse el vídeo del cuento en la pantalla, y mientras, yo le iba contando la historia. Los niños no parpadeaban, incluso los niños más inquietos no se movían, estaban muy atentos para saber que es lo que iba a pasar a continuación. La verdad es que pude descubrir que contarle cuentos a los niños es algo que me apasiona y que siempre busco mejorar cosas nuevas para que la lectura del cuanto cause mayor impacto en los niños. 

Para acabar decirle a Ana, Almudena y Lucía que me encantó que nos visitara esta profesora y que nos contara su experiencia. Siempre será bienvenido o bienvenida aquel que quiera compartir su experiencia con nosotros en las aulas de infantil ya que nos servirá de gran soporte el día de mañana para no empezar desde cero. Lo peor es que esa profe no se pudiera quedar toda la hora en clase para contarnos más anécdotas y darnos más consejos.

 

Pérez Quintela, Natalia

Comentarios

  • Almudena Alonso

    Natalia me ha encantado la sinceridad de tu entrada cuando comentas que te "cuesta un montón" sentarte a leer un libro, y por ello creo que tiene mucho valor cómo expones que quieres superarte a ti misma para cambiar este sentimiento que ahora tienes sobre esta actividad (la lectura); para que pueda emocionarte de nuevo cuando estás con los niños y niñas de infantil, y transmitirles a ellos la ilusión por la lectura que no tuviste la suerte de que te trasmitieran a ti.