• Blogs
  • Sandra
  • ¿Cuándo nos volveremos a mirar a los ojos?

¿Cuándo nos volveremos a mirar a los ojos?

Por Sandra

En una de las páginas que sigo en Facebook, me encontré con el siguiente corto: Consecuencias del uso Obsesivo de celulares “Olvidé mi celular”.

Recuerdo cuando nos lo pusieron en la clase de “Procesos de Mejora y Uso de las TIC”.  A pesar de que la obsesión que tienen las personas por sus teléfonos no es un tema que me sorprenda, el corto no dejó de llamar mi atención, pues visto desde fuera es una realidad totalmente distinta.

Me hizo recordar la asignatura de Sociología, que tuvimos el primer año de carrera, y a la propuesta del profesor para estar una temporada sin el uso de los teléfonos. De esta manera, podríamos redactar todo lo que sentíamos, que extrañábamos… Aunque yo no realicé ese trabajo, sí que experimente que era estar varias semanas sin el móvil ya que lo estuvieron arreglando. Pese a que no me considero una persona muy centrada en las tecnologías, si he de decir que al principio, lo pasé realmente mal. No porque tuviese la necesidad de tener el teléfono al lado, sino porque no estaba acostumbrada a no enviar mensajes, buscar información en las diferentes páginas o simplemente sacar un par de fotos. Fue una experiencia extraña pero a la vez, muy enriquecedora, no sólo por ser consciente del mal uso que, de forma inconsciente, hacemos de las tecnologías sino por apreciar las cosas que nos perdemos al estar atentos a una pantalla. Una conversación interesante, el olor de un buen café por la mañana, el paisaje que se nos presenta cada día… Puede sonar muy filosófico y quizás un poco exagerado pero, bajo mi punto de vista, no lo es. No nos damos cuenta de las cosas que suceden a nuestro alrededor hasta que decidimos prestar atención.

Con esta reflexión no estoy tratando de transmitir un mensaje negativo sobre las tecnologías, pero si ser conscientes del uso que hagamos de las mismas ya que luego, pueden presentarse algunos de los problemas presentados en una de las clases expositivas de la materia. Podemos destacar, por ejemplo, la tecnoadicción.

Finalmente, me gustaría terminar mi aportación recalcando la gran influencia que tienen los progenitores sobre los niños y niñas. No podemos recriminarle el uso abusivo que hacen de las tecnologías, cuando nosotros somos los primeros que no les damos un buen ejemplo. Para modificar las concepciones que tenemos sobre las TIC, primero tendremos que empezar con la puesta en práctica.

A continuación, os dejo el vídeo del que hablé: