LA ERA DE LAS FOTOGRAFIAS

Ojeando un libro para un trabajo, llamado "Internet, videojuegos, television...Manual para padres preocupados" encontre dos capitulos que me parecio bastante interesante analizar.

Por una parte, el primero se llama "¿Que consecuencias tiene para el niño que sus padres lo fotografien sin cesar? y habla de algo de lo que nunca me habia dado cuenta. Los padres en la actualidad tienen miles de fotos de sus hijos cada dia, puesto que las nuevas tecnologias nos permiten tener instantaneas muy facilmente y siempre tenemos los moviles en la mano para poder realizarlas. Los padres de los bebes y niños de hoy en dia tienen cada dia mas y mas fotografias de los niños, algo que justifican (y creo que es una buena justificacion) como que son recuerdos que nos quedan para siempre y ahora tenemos la oportunidad de dejar constancia de como los niños van creciendo, sus avances, sonrisas, travesuras, etc. mediante fotografias.

Pero el libro acerca otra postura: aquella persona (en este caso, los padres) que saca fotografias se queda apartado de la situacion en ese momento para plagiarla. Y no solo a nivel fisico, sino tambien emocional. Esta claro que esta postura dura unos segundos y no es preocupante. No es preocupante si dura poco. Pero, a dia de hoy, los niños sonrien a pantallas, enseñan sus juegos a pantallas y hacen representaciones en las escuelas para flashes. Y aqui viene el problema que se plantea en estas lineas. Cuando este hecho se generaliza a todos los aspectos de la vida del niño, se obvian otras cosas: si el niño consigue hacer la torre mas alta que ha hecho nunca, espera que su padre le ayude a conseguirla aun mas alta. Pero, esta su padre disponible o esta ocupado plagiando este momento? Creo que es una postura bastante extremista, pero es uno de los miles detalles que hacen que las tecnologias usadas de forma abusiva (como se utilizan en la actualidad) nos alejen de nuestra propia realidad. Puede que si le preguntaramos a un niño de unos 3 años si prefiere tener "fotos bonitas" o que su padre juegue con el, preferiria la segunda opcion.

Por lo tanto, desde mi punto de vista es un aspecto muy interesante a analizar como padres, educadores, y como miembros de la sociedad en general. Porque este aspecto podemos llevarlo a cualquier ambito de nuestra vida, y pasaria probablemente lo mismo.

Por otra parte, el segundo capitulo al que quiero hacer referencia se llama "¿Cuando y como mirar las fotografias de la familia con los niños?. En el se explica la importancia que tiene enseñarles fotografias a los niños desde pequeños de la familia, ya que introducen en el niño la idea del tiempo y de las generaciones. Por otra parte, tambien comentan que los albumes de fotos pueden servir de soportes para relatos e historias sobre la familia, las cuales pueden resultar muy interesantes para los niños. Sin duda, las imagenes son soportes muy buenos para la memoria. Y habla de la importancia que los albumes de la familia puede adquirir para que los niños seleccionen momentos que han disfrutado y poder guardarlos para volver a ellos posteriormente.

Y aunque este capitulo no me hizo reflexionar como el anterior, creo que se puede enlazar perfectamente con un recurso que muchos padres utilizan hoy en dia: cuando el album familiar pasa de ser un gran recuerdo para toda la familia, y pasa a ser parte de un album dentro de una red social en la que ni el niño disfruta de esos recuerdos, ni es seguro que permanezcan a lo largo del tiempo, y mucho menos solo para uso y disfruto de la familia u amigos.

Buscando en internet, encontre algunos consejos sobre como manejar las fotografias de tus hijos en internet, o sobre el peligro que tiene colgarlas. Pero no me parece esto lo mas relevante, puesto que creo que los padres deben ser quienes conozcan los peligros de esta practica y como deben hacerlo de la mejor forma. Lo que realmente me parece interesante es lo que puede llegar a desencadenar el uso excesivo de las fotografias, puesto que los niños no son modelos; y por otra parte, algo que estamos perdiendo, aquellos maravillosos momentos en los que abrias un album de fotos de cuando eras pequeño, o incluso de tu familia antes de que tu hubieras nacido.