Redescubriendo Wikipedia

            En la anterior sesión interactiva del 14 de abril, las wikis, la determinación de cuál es nuestra situación ante la web 2.0 y la Wikipedia, se convertirían en el tema principal a tratar en el aula.

            Somos creadores de nuestro propio conocimiento, utilizando blogs, foros y otros métodos para plasmarlo. Pero ¿en qué medida tenemos acceso total a estos? La mayoría de las páginas contaron con un software privado hasta el año 1984, momento en el que Richard Stallman, un programador estadounidense fundador del movimiento por el software libre en el mundo, crea el proyecto GNU. Este nos proporcionaba un libre uso del programa con cualquier propósito, facilitando su adaptación a nuestras necesidades y brindándonos la posibilidad de tomar las riendas y poder mejorar el programa, de forma que toda la comunidad se viera beneficiada. En la actualidad, contamos con una variante de este proyecto, la cual se corresponde con los sistemas basados en Kernel Linux, constituyente a su vez, del GNU/Linux.

            Años después, en marzo del 2000 nace Nupedia, un proyecto de enciclopedia libre creado por Jim Wales, empresario de Internet estadounidense, que finalmente no tendría mucho éxito. Justo un año después, de la mano de esta misma figura junto al filósofo estadounidense Larry Sanger, nace una wiki asociada para la colaboración masiva: la Wikipedia. Se trataría de una enciclopedia donde cualquiera pudiese editar, a diferencia de Nupedia, ya que aquí solo lo podrían hacer aquellos que tuviesen una formación mínima. Además, este nuevo proyecto se caracterizaría por su contenido libre y por la facilidad de colaboración. Nacería así, con el objetivo de recopilar todo el conocimiento humano y ponerlo al alcance de todos sin limitaciones.

            Lo que diferencia a la Wikipedia de otras enciclopedias o sitios web, es que nosotros como usuarios tenemos acceso al software, de modo que no sólo podemos hacer uso de ella, sino que también modificarla. Algo que muy pocos espacios nos permiten, ya que a pesar de que sí nos garantizan su uso ilimitado, el software sigue estando en su poder.

            A diferencia de lo que muchas personas creíamos, la Wikipedia es algo más complejo de lo que en un primer momento parece. Se trata de una enciclopedia basada en el trabajo voluntario de muchos, donde el proceso de edición está regulado por unos requisitos establecidos previamente. Parte del principio de que varios ojos ven más que solo dos, y nos permite saber que todo el mundo puede aportar algo.

            En la mayoría de los casos, se dan situaciones en las que profesores no admiten trabajos donde la información haya sido extraída de esta fuente. Esto se debe a que en numerosas ocasiones sí se dan casos en los que la información presentada es errónea o no está completa. Sin embargo, ¿por qué sigue siendo el primero en las listas de búsqueda? Si algo aprenderíamos con esto, es a no rechazar lo que esta enciclopedia libre nos pueda aportar, sino a contrastar la información con la de otras fuentes.

            Finalmente, para crear la experiencia de ser un editor más de la Wikipedia, en este caso la versión gallega menos desarrollada, la Galipedia, el docente nos encomendaría la tarea de escoger un artículo de los figurantes en una lista, y proceder a su (re)edición. Algo que resultaría nuevo para mí, ya que hasta el día de hoy, mi paso por esta enciclopedia fue para la obtención de información, y no para su modificación. Se trataría de un proceso interesante, iniciado a través de nuestro registro como usuarios, en el que buscaríamos datos en diversas fuentes con el fin de completar y ampliar los distintos temas.       

            Sin embargo, nuestro papel como editores crecería en la siguiente sesión interactiva del pasado día 21 de abril, donde tendríamos que revisar los artículos de los demás compañeros, visualizando las diversas actualizaciones partiendo del día de inicio de esta práctica, y modificándolas en la medida de lo posible, o aportando indicaciones a través de comentarios para que aquellos que realizaron la edición, pudiesen valorar la opción de reedición.

            Considero que a través de esta actividad, aprenderíamos a valorar las fuentes de las que extraemos la información, y  a considerarlas desde otra perspectiva dentro del proceso educativo. Una perspectiva en la que todos podemos ser portadores de información, realizando un trabajo en equipo, donde las revisiones o las modificaciones, así como la interacción entre los diversos usuarios, enriquecerán nuestro aprendizaje.