Identidad Digital

La imagen, sus influencias en nuestra forma de concebir el mundo o la identidad digital (ID), fueron temas que de interés tratados en la pasada sesión del 14 de abril.

No cabe duda de que vivimos en una era en la que premia la imagen, y continuamente estas nos invaden a través de diversos medios. No obstante, es necesario destacar que esta situación se ha visto incrementada por causa de la evolución de las nuevas tecnologías, que nos brindan más oportunidades de compartir imágenes y promoverlas con mayor facilidad.

Nos situamos ante un hecho que a su vez, sería el generador de fenómenos como los “selfies” el “lifeloggin” (consiste en grabar nuestra vida el día a día con las cámaras adaptables) o el “sexting” . Una serie de fenómenos para los que también se requiere una educación, ya que la distribución, gestión o visualización de las imágenes que se compartan puede llegar a tener una serie de repercusiones.

La mayoría de las personas no tiene en cuenta que con cada imagen, se está transformando la realidad, y es que detrás de cada una, hay un gran proceso que crea esa historia. En función del encuadre, de la luz, o mismamente con la edición, se puede transformar la misma escena en diversas realidades que se plasman en dichas imágenes. Es necesario hacer especial relevancia a las imágenes en la red, pues aunque nosotros estemos creando nuestro propio perfil personal, la imagen que podemos dar puede ser totalmente diferente a la que se pretende. Así, la representación de las imágenes en función de lo que en verdad somos, se conoce como “Identidad Digital” (ID). A continuación, para explicar lo que es la ID y determinar sus factores relevantes, adjunto una infografía extraída de Pinterest, que se encuentra enlazado “TICs y Formación”, un blog personal del técnico en informática de gestión, Alfredo Vela, en el que podemos encontrar información sobre el Social Media y otros temas, plasmados en formatos de infografías. 

Como bien dice Dussel, “la imagen no es un artefacto puramente visual, puramente icónico, ni un fenómeno físico, sino que es la práctica social material que produce una cierta imagen y que la inscribe en un marco social particular”. (Dussel, 2006:280). Esto siginifica que las imágenes no sólo nos cuentan cosas o nos provocan sensaciones, sino que también colaboran a la hora de construir nuestra visión peculiar del mundo, y de pensar sobre los demás.

Por tanto, considero que se necesita tener un especial cuidado con esta cuestión, y adquirir los conocimientos suficientes al respecto, ya que en función de ello y en función de lo que las imágenes nos provoquen o de lo que las redes nos cuenten, nuestra concepción sobre el entorno o sobre otras personas cambiará, de igual modo que lo hará el de los demás sobre nosotros mismos.