Cultura de la participación

En esta era de continuos cambios se está originando una transformación en el papel que el usuario desempeña frente a las tecnologías de la información y de la comunicación.

Ha sido la explosión de los medios digitales y, con ellos, las plataformas de redes sociales, los que han transformado a los usuarios. Los ciudadanos son ahora creadores de producciones y de contenidos que son distribuidos de muy diversos modos, contribuyendo así a la construcción colectiva de conocimiento. De este modo, el papel que desempeñaba hasta ahora el consumidor como usuario es transformado por el de coproductor de contenidos.

De esta premisa surge el concepto de cultura de la participación como aquella en la que los miembros creen en la importancia de sus contribuciones, por lo que no se sienten renuentes a compartirlas. Asimismo una de las características de las culturas participativas más destacables sea la conexión social que sus miembros experimentan. Según Henry Jenkins et al. (2006), esta cultura de la participación se manifiesta de diversos modos: registro en redes y comunidades, nuevas formas de creación multimedia, colaboración en resolución de problemas, desarrollo de tareas y nuevo conocimiento y canales de información dinámica. Henry Jenkins trata el concepto de cultura de la participación en un momento de transición en el que los sistemas de medios están cambiando, dejando atrás el concepto de cultura del espectador y dirigiéndose hacia una cultura en la que los individuos tienen la posibilidad de interrumpir en el control de los medios. De este modo los individuos están empleando la variedad de plataformas que tienen a su alcance para innovar, experimentar y recontextualizar de forma novedosa. Asimismo cada vez más se están desarrollando tecnologías alrededor de la inteligencia colectiva, fomentando de este modo la cultura participativa.

Por medio del término acuñado por el americano Dale Dougherty “Web 2.0.” surgió una nueva generación en la historia de los sitios webs basada en el modelo de una comunidad de usuarios. La Web 2.0. abarca a un gran número de personas colaborando y participando a través de una amplia variedad de redes sociales, blogs, wikis (sitios webs colaborativos que pueden ser editados por los usuarios) y servicios multimedia interconectados con el objeto de intercambiar información y colaborar en la producción de contenidos. Todos estos sitios emplean la inteligencia colectiva para proporcionar sitios interactivos en la red donde los usuarios compartan recursos y habilidades. De este modo, la web se emplea como plataforma donde los usuarios intercambian conocimientos teniendo control para publicar datos y compartirlos con los demás, originándose las denominadas convergencia mediática (flujo de contenidos a través de las múltiples plataformas) y la  participación colectiva.

A partir de este flujo de contenidos es necesario educar a los usuarios mediante la denominada alfabetización mediática con el objeto de que estos los evalúen críticamente y tomen decisiones fundamentadas como usuarios y productores de información y de contenido mediático. Por tanto, mediante la educación los individuos deberán ser capaces de analizar y tomar decisiones, dominando nuevos ámbitos del conocimiento. En esta era digitalizada cada vez convergen más medios y lenguajes, conviviendo una amplia variedad de tecnologías, por ello es primordial que los usuarios adquieran las habilidades y destrezas necesarias para  emplear de modo efectivo los diversos sistemas de representación y de comunicación del conocimiento.