Mi pequeña reflexión sobre "Profesores en Guerra".

Es curioso (a la par qe preocupante) la poca importancia que le damos en la vida a los conflictos que verdaderamente tendrían que quitarnos el sueño. Conocer ayer un poco más la situación de los sirios me hace pensar en: 

  • Lo desagradecida que soy.
  • Lo cínico que es el mundo en el que vivo.
  • Lo mucho que me queda por aprender.

¿Que qué puedo responder a la pregunta de Nusa? ¿Cómo responder a algo así si hasta ayer no se me había pasado por la cabeza? El problema de los profesores de nuestros país suele versar o en los bajos salarios o en el poco reconocimiento en el mundo laboral, al igual que la carrera para llegar a serlo algún día... No es que le quite importancia a estos hechos, pero... En fin, ahora pensar en todos los profesores que voluntariamente sacan tiempo, "recursos" y ganas para que algunos, y sólo algunos, niños tengan la posibilidad de tener la mínima educación posible porque sus colegios fueron bombardeados, creo que tiene más peso moral que un poco de reconocimiento social. Por lo tanto, considero que esos profesores con verdadera dedicación y con ganas de sacar a esos niños adelante, son los que merecen mucho más reconocimiento y ovación porque necesitan levantarse cada día en un mundo inmerso en conflictos de calibres tan grandes como la guerra para hacer que los niños y niñas tengan lo que les pertenece como derecho humano: educación.

Buscando información sobre la Educación actual en Siria para aumentar mi conocimiento sobre un tema totalmente desconocido para mí, he encontrado un artículo de La Internacional de la Educación del año 2012, donde se muestra una cifra increíblemente desmesurada de un total de 28 millones de niños que no se encuentran en la situación de escolaridad de la etapa primaria que deberían. Los Gobiernos consideran "no vital" la educación en tiempos de guerra, siendo la falta de la misma la que ha llevado al ser humano a esta situación desastrosa. Os dejo el link de dicho artículo: http://www.ei-ie.org/spa/news/news_details/2125

El deseo de Nusa de ayudar a todos esos niños que no tienen ni papel ni lápices, como ella comentaba en la clase pasada, con la idea de los "e-books" como herramienta multifuncional, demuestra que la Tecnología puede ser uno de los muchos recursos útiles a la hora de hablar de educación. Sin embargo, se necesitarían los profesionales adecuados para que el uso de estos instrumentos pueda tener el mayor aprovechamiento posible.

Gracias a experiencias como esta y con todas las clases que llevamos de la asignatura, considero que mi proceso de aprendizaje ha ido avanzando, no tanto en contenidos, sino en nuevas perspectivas y nuevos sentimientos morales, donde la educación ha pasado una frontera más profunda, vista ya como imprescindible para aprender a moverme/movernos en el mundo de las nuevas tecnologías, cuando antes me creía una "hackerdel mundo tecnológico. 

Comentarios

  • Andrea Iglesias Morenza

    Desde luego coincido contigo Ludmi! Creo que no nos damos cuenta de todo lo que tenemos, y lo desagradecidos que somos. Si que es verdad eso que comentas que los profesores están muy poco valorados,así como todas las profesiones y carreras en relación con la educación, eso lo sabemos todos. Pero de verdad, la labor que hacen esos profesores valientes es admirable, esas personas que de verdad lo dan todo por la educación de los niños. Esos si que se merecen un reconomiento a nivel global. Que de verdad se sepa en todos los rincones del mundo lo que consiguen esos profesores, y como dices tu "considero que esos profesores con verdadera dedicación y con ganas de sacar a esos niños adelante, son los que merecen mucho más reconocimiento y ovación..."

    Opino igual que tú en lo relacionado a lo último que dices. Yo nunca me consideré una "manitas" en la tecnología, pero pensé que sabía mucho más. Eso sí, algo que me ha quedado claro despues de todas estas clases en tecnología educativa es la importancia de la educación dentro de este ámbito, así como lo importante que es la educación en sí para todos y para todo.

     

  • Ludmila Rajoy

    ¡Cuánta razón, Andre, cuánta razón!

  • Isabel Gulías Sieiro

    A veces se necesita un contacto tan directo con estas realidades para empezar a valorar las cosas. Creo que no somos conscientes de lo afortundos que somos por vivir en dónde vivimos y por todas las oprtunidades que se nos ofrecen ; sin embargo, nos empeñamos en quejarnos por tonterías que al lado de situaciones como la que se viven en Siria , rozan lo absurdo. 

  • Ana Morala Escobar

    Qué buena entrada Ludmi. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, ya que creo que sólo nos planteamos estas cuestiones cuando alguien nos abre los ojos a estas realidades (Como ayer Nusa), y muchas veces no porque no sepamos que están ahí, sino porque decidimos ignorarlas y preocuparnos de nuestras grandes desgracias; De problemas del primer mundo. 

    Sin duda alguna la profesión docente en este país no tiene demasiado reconocimiento a nivel social (Que tampoco tiene excusa), pero me quedo, al igual que Andre, con tu frase "considero que esos profesores con verdadera dedicación y con ganas de sacar a esos niños adelante, son los que merecen mucho más reconocimiento y ovación...".

    Por otra parte, al igual que tú, considero que esta asignatura me ha hecho crecer en muchos aspectos que, en un principio, pensé inimaginables, no sólo a nivel del dominio de las nuevas tecnologías (Que dejaba bastante que desear), si no a nivel de conciencia y preocupación a nivel social y educativo - pedagógico (Muy tocante con la moral y la ética de cada uno), ayudándome a reflexionar sobre cosas que antes ni se me pasaban por la cabeza, y sobretodo, haciéndo que sienta la ''necesidad'' de compartirlo con los demás por medio del blog.

     

     

  • Belén Quintana Río

    Totalmente de acuerdo con todo lo que dices y las opiniones de mis compañeras. La mayoría de las veces no somos conscientes de todas las libertades, derechos y privilegios de los que gozamos en nuestro país, siempre hay que protestar o quejarse por algo. Tocante a la educación, no es que seamos uno de los países que estén en la cima de los informes internacionales, pero por lo menos es un derecho que el Gobierno respeta y lo pone como principal y primordial.Creo que aunque no es una profesión reconocida a nivel social como de las más importantes, la gente en su interior sabe que sin un profesor de Primaria o Secundaria no hay una base para enfrentarse a la vida, aunque como ya he dicho cueste reconcerlo.

    A veces, pienso que es un poco triste que nos demos cuenta de todo con lo que contamos solo cuando se ponen ejemplos de realidades tan trágicas como la de Siria, pero bueno, así somos.

    Muy buena entrada Lu!:)

  • Carla Vázquez Formoso

    Leín xa varias entradas con respecto a este tema, ademais de escribir a miña, e en cada unha as opinións e visións, aínda que se parecen, son distintas. Que razón tes, non valoramos o que temos, pero tampouco nunca nos vimos na situación (a nosa xeración) como para ter que facelo. Tal e como dis ti, teño novas perspectivas e sentimentos do que pasa ó meu arredor, pero aínda me falta un pouco de sentido da empatía, sendo sincera. 

    Comentas que os gobernos non consideran a educación un ben primordial en tempos de guerra, e non o fan realmente. Pero, se isto é asi, que pasa con esas xeracións perdidas? Tal e como dicía Nusa son xeracións inservibles, marcadas de por vida por situacións extremas, pero sen un futuro certo. 

    Gran entrada Ludmi!

  • Rocío Rodríguez Estévez

    Tenía pensado redactar una opinión hoy mismo, y la tuya me ha parecido sin duda BRILLANTE, tengo que decirte que para mi siempre serás una super hacker

    Bueno, respecto a todo lo que has escrito estoy completamente de acuerdo, ha sido necesaria una charla como esta para darnos cuenta de que la profesión del profesor, o en nuestro caso del pedagogo, implica un compromiso, pero un compromiso completamente voluntario, que tiene que salir de dentro. La valentía y empatía que demuestran estos maestros después de todo lo sucedido nos da una lección sobre lo que significa verdaderamente educar, mantener la pasión por la educación independientemente de las condiciones en las que se de la misma y sobre la importancia de la figura del educador.

    Como futuros profesionales deberíamos ser más conscientes de la realidad y de las desigualdades que esta presenta, tener en cuenta la suerte que tenemos, dentro de lo que cabe, y apreciarla, pero hacerlo aprovechando todas las facilidades que tenemos a mano y explotándo las mismas.